Testimonios de abandono y desprotección

domingo, 29 de septiembre de 2013 · 18:20
VICTORIA CALLIZAYA
 82 años

Cuesta pensar que estamos ya solos en la vida. Tanto que le he dado a mi hijo y él ya ni pregunta por mí. Estoy en la calle y él ni se preocupa de lo que me pase. Lo que me da más pena es que todo les damos a nuestros hijos y al final nos dejan solos y abandonados. Como si fuéramos animales. Me he visto en la necesidad de pedir limosna y hay días que no tengo ni un pan para comer. Lo único que quisiera es descansar de una vez. Apenas con lo de mi renta (Dignidad) puedo pagar el alquiler de un cuarto. Nada más tengo en la vida. Sola una se queda y los hijos viviendo felices de lo que les hemos dejado.

JUSTO CHOQUE
75 años
Mis nietos me dejaron en la calle. Me dijeron que tenía que ir a trabajar para ganar un poco de dinero. Un tiempo trabajé de cargador, pero nosotros los viejos ya no aguantamos cargar tanto peso. Más bien mi hermana me colaboró y me llevó a su casa a vivir, pero todos los días lloro, porque mis nietos han sido malos conmigo, cuando yo los he criado como si fueran mis hijos. Sólo tenía un cuartito y mi terrenito, pero de ahí se han casado y me han dicho que me vaya. Y al sacarme me han buscado para que les firme un papel. Yo no sé leer y mi hermana me ha dicho que no firme nada y no he firmado nada. 

POLICARPIO MAMANI
74 años
En nuestra federación tenemos a compañeros adultos mayores q  ue han sufrido el despojo de lo poco que tenían. Son en su mayoría echados y abandonados por sus mismos familiares. A ellos se les da todo el apoyo legal y social que se pueda, porque son compañeros que han sufrido una gran decepción. Necesitamos más atención; llegado el momento necesitamos también que nuestros hijos nos colaboren y no nos echen de nuestras casas. Hay muchos adultos mayores que andan en las calles en la indigencia. Más bien la Alcaldía nos colabora y apoya ante esta realidad cruel.

 

Auk’i Uta: Proyecto en El Alto para la protección del adulto mayor

La Gobernación de La Paz y la Alcaldía de la ciudad de El Alto financiaron la construcción de  tres instalaciones en esa urbe del denominado proyecto Auk’i Uta (casa del anciano), donde los adultos mayores realizan reuniones constantes para la socialización de sus derechos y la ayuda de trabajadores sociales, abogados y médicos en su respectiva atención y  protección.
"Tenemos muchos compañeras que han sufrido el despojo de sus casas por sus mismos hijos. A la mayoría de ellos les han hecho firmar papeles en blanco”, comentó el dirigente de la Federación del Adulto Mayor de la ciudad de El Alto, Policarpio Mamani.
De igual forma, ambas entidades territoriales autónomas dispusieron un presupuesto de siete millones de dólares para la construcción de un albergue permanente en favor de los adultos mayores abandonados y despojados de las 20 provincias del departamento. Se espera que la construcción se inicie el siguiente año.
 Los resultados del Censo  Nacional de Población y Vivienda 2012  establecen que de los 10.027.254 habitantes en Bolivia, 893.696 son personas adultas mayores (considerados a partir de los 60 años).

 

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios