El terror de Halloween se plasma en el arte

jueves, 30 de octubre de 2014 · 21:12
 Tatiana Sanabria /  La Paz
La inquietud de realizar una propuesta artística recreando personajes de dos películas de terror, llevaron a la fotógrafa Verónica Avendaño, la maquilladora Cinthia Pacheco y al diseñador Gustavo García a navegar por las aguas de la moda, pero con un enfoque distinto y tenebroso que empalme con la fiesta de Halloween.

Inspirados en las películas El silencio del mal (2007) y Annabelle (2014), este colectivo de moda realizó una sesión fotográfica que refleja la relación entre dos muñecos poseídos.

"La verdad la idea nació simplemente del deseo de hacer algo como grupo que no hayamos hecho antes, como el terror enfocado en la moda”, dice Avendaño.

En este proyecto también participaron como modelos Yessica Ibarra y Marco Narvaez, cuyo mayor desafío fue apropiarse del carácter tétrico de los personajes y posar como lo harían los mismos muñecos, en un cuarto de paredes blancas y con una silla como única utilería.

El silencio del mal, o Dead silence, del director James Wan, cuenta la historia de Mary Shaw, una talentosa ventrílocua que por ser acusada de asesinar a un niño, le arrancan la lengua, le quitan la vida y la entierran con su colección de 101 muñecos hechos a mano.

Desde entonces, aquel pueblo fue perseguido por la desventura y los habitantes relacionados con la muerte de Mary Shaw, fueron asesinados de la misma forma durante generaciones.

Mientras que la película Anabelle, dirigida por John R. Leonetti, trata de un hombre que obsequia una hermosa muñeca a su esposa embarazada, sin imaginar que el deleite por este detalle duraría poco tiempo; y que, casualmente, la casa sería asaltada por una secta satánica, que además de atacar violentamente a la pareja, conjuran una entidad malévola en Annabelle.

A partir de estas historias, Pacheco se encargó de realizar el maquillaje en los rostros, cuidando hasta el mínimo detalle, para que los modelos sean tan semejantes a los personajes del film.
 "El mayor desafío fue darles el aspecto de muñecos, fue un reto nuevo para mí, pero un proyecto gratificante”, afirma.

El maquillaje y la elección del vestuario, sin duda, permitieron que los modelos se apropien de los personajes y a la vez dio el pie para que Avendaño capture las tomas que mejor reflejaban las poses de los muñecos, con brazos sueltos y rostros estáticos.

A partir de esta experiencia, Avendaño asegura que "como grupo nos gustaría mostrar a futuro nuevos conceptos que tengan que ver con moda, hacer producciones más frecuentes, y dar a conocer nuestro trabajo”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios