The Bolivian Llama Party: la comida boliviana conquista Nueva York

Los hermanos Oropeza son pioneros de la gastronomía boliviana moderna en la ciudad que nunca duerme. La salteña y el sándwich de chola son las estrellas.
sábado, 03 de enero de 2015 · 19:43

Alejandra Pau / La Paz
El sándwich de chola, la salteña  y el mocochinchi han tomado por asalto el paladar de Nueva York, en Estados Unidos. The Bolivian Llama Party es un emprendimiento, ideado por tres hermanos, que tiene como esencia el sabor de la gastronomía boliviana y la modernidad del siglo XXI que se ofrece en siete puntos de venta ubicados en la ciudad que nunca duerme.
Un helado de crema con sabor a huminta y otro que sabe a api, una salteña de nombre  Cliza, hecha con  quinua y hongos ahumados, y otra de picante de pollo, y  un sándwich de chola con cebollas rojas y zanahorias avinagradas son algunos de los alimentos más populares en The Bolivian Llama Party.
A ello se le suman los refrescos de frutas y mocochinchi, además de un cóctel elaborado con este último que se prepara con licor de aperol y ron picante. 

Álex Oropeza, de 35 años, Patrick Oropeza, de 31 , y David Oropeza, de 24, son los tres hermanos -dos de ellos nacidos en Estados Unidos y uno en Bolivia- hijos de padres cochabambinos, Jorge y Erlinda, que migraron al país del norte en 1977. Ellos son los pioneros de la gastronomía boliviana moderna en los puestos de comida de Nueva York.
 Cada uno estudió y trabajó en diferentes campos profesionales, pero sería la gastronomía, un oficio relacionado a su familia,  que uniría a los tres.
 "Bolivian Llama Party, como su nombre lo indica, ama la comida y la fiesta, así que decidimos combinar ambas pasiones y abrir locaciones en Williamsburg, ubicada en Brooklyn, y Far Rockaway, ubicada en Queens”, cuentan  los hermanos a Página Siete.
El emprendimiento se inició en una de las ferias más conocidas y exclusivas,   denominada Smorgasburg, en la que fueron incluidos en 2012.
Tres son los principios de The Bolivian Llama Party:  comida con buen sabor, ambiente de fiesta divertida y por último, pero no lo menos importante, un servicio al cliente impecable.    
El sabor en la sangre
Ellos tienen la premisa  de que no importa el país de procedencia de las personas o a qué se dedican, cualquiera  puede probar un "pedacito” de Bolivia y sentirse parte de la gran familia boliviana en este lugar  donde  se escucha desde folklore, como el de los Kjarkas,  hasta "chicha”. 
 Su abuela materna tenía un negocio donde se vendía chicha y chicharrón  y actualmente sus tías tienen el restaurante El Herrero y El Jardín, ubicados en Cochabamba.
 "Ninguno de nosotros pensó que vender comida en la calle y en los mercados sería a lo que nos dedicaríamos. Es interesante ver, cómo nuestra historia familiar se enlaza en nuestra vida presente, algo por lo cual estamos muy agradecidos”, explican.
 Bolivia... presente
Han sido entrevistados por varios medios internacionales, ganando reconocimientos por  su sándwich de chola,   sus salteñas y otros productos que han adquirido gran popularidad.
 The Bolivian Llama Party atrae clientes jóvenes y  profesionales, artistas  y turistas de todas partes del mundo que llegan a Nueva York de vacaciones. La comunidad boliviana es pequeña en Nueva York, por ello no representa la mayoría de su clientela.
Cada uno de los hermanos  tiene una especialidad.  Patrick estudió filosofía y mercado en la Northeastern University de Boston.  "Esta carrera le ayudó a cocinar,  enfocando en una manera creativa, así que es nuestro genio de la cocina”, describe Natalia Tamayo, prima de los hermanos Oropeza que colaboró con la entrevista. 
Por su parte, David estudió mercado e inglés en la universidad de Baruch, en Nueva York; él es responsable de mercado y operaciones del negocio.
 Álex estudió economía y finanzas en Boston University, en Massachusetts, y está a cargo de los negocios y finanzas.
  La inspiración y los platos
 Al empezar con el negocio,  cultivaban su propia quirquiña y huacataya,  y también obtenían los ingredientes a través de familiares que llegaban de Bolivia cada cierto tiempo, lo que no duraría mucho ya que los insumos no les alcanzaban. 
Actualmente, usan quirquiña seca, panca, ají colorado molido, orégano seco, locoto en polvo y comino; todos estos ingredientes los obtienen en  sus  viajes a Bolivia, específicamente en "la cancha” en Cochabamba.
Además han encontrado ingredientes para reemplazar algunos de los insumos que no están disponibles en Estados Unidos.
 Los hermanos cuentan que  a pesar de  no haber crecido en Bolivia fueron criados en las mismas tradiciones y costumbres. Desde niños sus platos preferidos fueron los buñuelos, api, silpancho, ají de pollo, chicharrón, humintas, etcétera. Éstos, más las técnicas modernas, inspiraron su menú.
"Ser boliviano en Nueva York y tener un negocio de comida boliviana es muy especial para nosotros porque tenemos la oportunidad de dar a los bolivianos la voz que se merecen en la ciudad más grande en el mundo”, finalizan los hermanos.

De Bolivia con sabor
Internet The Bolivian Llama Party tiene una página en Facebook www.facebook.com/Bolivianllamaparty y también en Twitter: https://twitter.com/llamapartynyc.
    Los  pedidos Cada locación atrae diferentes cantidades de clientes;  en algunas se  reciben 100 órdenes por día, mientras que otras se superan las 700 órdenes por día.
Costos  Los sándwiches de chola tienen un precio de 12 dólares, las salteñas y   las papitas al estilo Bolivian Llama Party cuestan  entre cinco y ocho dólares y los refrescos se venden en cuatro dólares.

6
1

Comentarios