Cuatro generaciones disfrutaron de las Flaviadas

Desde su inicio, en 1938, se estima que se han realizado 3.500 audiciones sabatinas, a las que asistieron más de 50.000 personas.
miércoles, 07 de enero de 2015 · 19:12
Daniel Hinojosa / La Paz
 La pasión por la música y la experiencia en el extranjero que tenía Flavio Machicado Viscarra (1898-1986) con el pasar de los años se plasmaron en las sesiones musicales conocidas como las Flaviadas. Desde 1938 hasta la fecha, cuatro generaciones apasionadas por el género clásico universal asistieron a su casa ubicada en Sopocachi. Esta tradición que forma parte del patrimonio cultural inmaterial de La Paz fue seguida durante años por  personalidades nacionales y extranjeras.
"Es una tradición paceña que se realiza todos los sábados y consiste en disfrutar durante dos horas música clásica universal. La idea de las Flaviadas es conocer y disfrutar  este tipo de música y encontrarse con uno mismo a través de las melodías”, dice Eduardo Machicado Saravia, quien actualmente organiza y conduce las sesiones musicales.
El autor  de la idea, Flavio Machicado Viscarra, impulsó esta tradición  hasta 1986 y luego sobrevivió gracias a la dedicación y esfuerzo de su hijo Eduardo Machicado Saravia, familiares y amigos cercanos. Una de las últimas voluntades de Don Flavio, como lo conocía la gente común, antes de morir, fue que las Flaviadas continúen realizándose y lleguen a las  nuevas generaciones.
Se estima que se han realizado  3.500 conciertos de música clásica universal y que asistieron más de 50 mil personas a la "Casa de la Amistad”, lugar donde se realizan las Flaviadas. Cada sesión está conformada por alrededor 20 asistentes que se deleitan todos los sábados de 18:30 a 20:30. "Desde 1938 hasta la fecha solamente tres o cuatro sábados no se han realizado las Flaviadas. Fueron casos excepcionales”, asegura.
 Las sesiones musicales fueron bautizadas como las Flaviadas en 1947. "La idea del nombre surgió gracias a Gonzalo Saavedra (…). Él le decía a mi padre Flavius y Saavedra en vez de ponerle Flavius le puso las Flaviadas que desde entonces hasta el día de hoy se llaman así. Es una especie de sinónimo de  escuchar música”, cuenta.
 Mientras sostiene una de las obras de Johann Sebastian Bach, Eduardo Machicado recuerda a su padre como un apasionado de la música clásica, pasión que lo llevó a crear las Flaviadas con la idea de compartir con los demás las obras musicales de su colección, desde música clásica hasta moderna. "El archivo que tenemos es muy variado, se pueden encontrar obras de Beethoven, Bach, Mozart, Wagner, etc., así como autores de música moderna o africana. Incluso tenemos registros históricos como discursos de Juan Lechín (…) Es un espacio único que hay en la ciudad”, explica.
Las Flaviadas se las realiza en una sala que almacena  más de 7.000 discos de vinilo, un equipo Fisher de alta fidelidad, un reproductor de CD y un pick up. Esos elementos son los que alimentan el alma y despejan la mente de los asistentes frente a una chimenea. "Antes de cada pieza menciono el tema y el autor, algunas veces anécdotas que forman parte de la composición y explicaciones complementarias”, señala.
Según las personas que alguna vez asistieron a las Flaviadas, las sesiones musicales son una terapia mental, emocional y espiritual. También, señalan que las melodías del género clásico permiten reflexionar o aprender sobre obras y compositores.
Entre las personalidades  que alguna vez acudieron a las Flaviadas se encuentran  Marina Nuñez del Prado, Jaime Saenz, Marcelo Quiroga, Yolanda Bedregal, Carlos Rosso y Alberto Villarpando, entre otros. "Son cuatro las generaciones que han formado parte de las Flaviadas. La primera generación comenzó en 1938 y concluyó en 1950, la segunda de 1950 a 1970, la tercera de 1970 a 1986 y una cuarta de 1986 a 2006, y esperemos que continúen las por mucho tiempo más”, cuenta Machicado.
También dentro de los personajes  que fueron parte de las Flaviadas se encuentran músicos como: Humberto Viscarra Monje, Jaime Laredo y Ana María Vera, entre los más destacados. En algunas oportunidades junto con las sesiones de música clásica universal se realizaron de forma complementaria conciertos de violín y canto.

   Con casi un siglo de vigencia, las Flaviadas se convirtieron en una institución cultural y como reconocimiento al trabajo realizado el año pasado la comuna paceña declaró a esta tradición Patrimonio Cultural Inmaterial de La Paz. "Se ha gestionado la declaratoria de las Flaviadas como patrimonio inmaterial de la ciudad, reconociendo el valor intangible que se genera en ese barrio, a partir de la actividad cultural”, afirmó la  directora de  Patrimonio de la Alcaldía, Ximena Pacheco.

Sobre las Flaviadas
Dirección y contacto  Avenida Ecuador, entre Rosendo Gutiérrez y Belisario Salinas. Nº 2448. Telf: 2411791.

Red social  www.facebook.com/groups/lasflaviadas/.

Fonoteca Fondo (78 RPM), 1779 unidades, Fondo (33 RPM), 1718 unidades y Fondo (CD), 579 unidades.

Proyecto Las Flaviadas forman parte de la Fundación Eduardo Machicado Viscarra, institutción.

Comentarios