Un joven líder boliviano en la cumbre sobre seguridad alimentaria

El ingeniero agrónomo Diego Moscoso Balanza propuso un diseño de permacultura.
viernes, 02 de octubre de 2015 · 21:14
Alejandra Pau / La Paz
 Diego Moscoso Balanza fue uno de los más de 100 jóvenes de todo el mundo que    participó en la Cumbre Agrícola Mundial de la Juventud realizada en Australia en agosto pasado. Su propuesta se enfoca en mejorar las condiciones de vida de pequeños productores para que no migren a la ciudad.
   La cumbre tuvo como objetivo el debate y la generación de nuevas alternativas  que coadyuven a la resolución de los problemas que se enfrenta  con respecto a  la agricultura moderna y la seguridad alimentaria. Las propuestas se enfocan en  el  rol que la ciencia y la agricultura moderna juegan para alimentar el  planeta hoy y en las próximas décadas.   
 Este joven paceño de 24 años se graduó en ingeniería agronómica de  la Escuela Agrícola Panamericana El Zamorano de Honduras, a finales de 2013. Su proyecto se denomina  "Diseño funcional para detener la migración de los agricultores” y fue uno de  los 87  elegidos de 2.000    presentados por 87 países.      
 Desde la universidad se inclinó al tema de producción sostenible. Actualmente  trabaja en Microfinanzas para la Adaptación basada en Ecosistemas (MEbA), un programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente y la Frankfurt School.

El proyecto boliviano
  "En nuestro contexto hay una migración impresionante del área rural a la ciudad porque tiene la mala fama de que es un trabajo muy duro con poca remuneración económica. El problema radica en que los pequeños agricultores tienen poco nivel de organización”, explica Moscoso.
   Según el delegado de Bolivia en la cumbre, organizada por Bayer CropScience y la Future Farmers Network, la falta de organización hace que sean los intermediarios quienes al comprar su producción a precios irrisorios la  venden en  mercados de las ciudades a un precio más elevado  obteniendo las ganancias.
  La imposibilidad del pequeño agricultor para   incrementar su  producción y trasladarla al mercado se traduce en pocas   ganancias  que no  compensan el  esfuerzo de su trabajo. Frente a ese panorama  la migración se convierte en la mejor alternativa, según plantea Moscoso.
Son los hijos de los productores que  concluyen que quedarse en sus lugares de origen no les ofrece un cambio de vida en el  futuro.  
El diseño que realizó se enfoca en la permacultura, es un sistema de principios de diseño agrícolas y sociales centrada en la simulación o en el uso de los patrones y las características observadas en los ecosistemas naturales.

 Bosque comestible
Para  elaborar su propuesta el joven profesional eligió una localidad cerca de  Caracato, de la provincia Loayza, en el departamento de La Paz. Un lugar cuya tierra quedó casi desértica después de que una mazamorra  dañó su superficie hace 40 años.  

Según su planteamiento, se  trata  primero de  romper la idea de que los fertilizantes son la solución mágica a la producción, ya que es una alternativa que  dura pocos años y con el tiempo demanda más consumo y gastos.
 La idea se trata de  que durante  tres años se infiltre agua por debajo del  suelo para irrigar el terreno además de establecer reservorios de agua y  poner árboles que rodeen estos reservorios. Luego se establecerán  cultivos de cobertura para que  nutran la tierra.       
 "A partir de ello, se plantea hacer un bosque comestible. Una vez nutrido el suelo se siembran hortalizas, árboles pequeños y después los grandes. Al no ser un monocultivo la productividad puede ser hasta cinco veces mayor por hectárea”, detalla.
En un periodo de cinco años se espera que este terreno  tenga  cítricos, sandía, melón, higos, piñas, palma de dátil, plátano y plantas que servirán para hacer sombra a los frutales.
Una vez que se logren los  resultados  se mostrará la técnica a los productores de la zona para que  puedan aplicarla  en sus terrenos. El objetivo final es que mejoren su calidad de vida y que ni ellos ni sus hijos migren.
 
 Propuestas ante la ONU
A partir de las propuestas planteadas  en la cumbre se estableció que para lograr un cambio en el mundo se debe cumplir cinco objetivos: revalorizar el agro, educar a las sociedades, innovar -a través del intercambio de información sobre necesidades y soluciones agrícolas entre países-, desarrollar una plataforma juvenil mundial para crear un movimiento y desarrollar líderes,  y promover el consumo responsable con una mejor educación y la utilización de recursos naturales.
Los objetivos  forman parte de una Declaración que   será  presentada este mes ante el Comité sobre Seguridad Alimentaria Mundial de la ONU. Cada uno de los objetivos  está  respaldado  por soluciones y acciones, habiendo asignado a los delegados roles específicos para motivar un cambio en la industria.

 

Datos y  detalles
Cumbre La Cumbre Agrícola Mundial de la Juventud es una conferencia internacional que busca inspirar y conectar a la próxima generación de jóvenes líderes en dicho ámbito.   
Comunicación Los delegados continuarán conectados a través de la Youth Ag-Network, una plataforma virtual  exclusiva para los delegados, a fin de ayudar a estos líderes jóvenes a mantenerse en contacto, como también a apoyarse y continuar aprendiendo unos de otros.  
Bayer Bayer es una empresa multinacional con competencias clave en los ámbitos de la salud, la agricultura y los materiales poliméricos de altas prestaciones.

Comentarios