Sostienen que la “p a t ro n a ” calma las aguas

Rurre venera a su Virgen con una “procesión náutica

Cada 1 de febrero, los pobladores de este municipio oriental trasladan a su Virgen en un recorrido por el río Ben
domingo, 8 de febrero de 2015 · 19:30
 Yolanda Salazar /  Rurrenabaque, Beni 
"Cuando se mira a la Virgen de la Candelaria y está brava va a haber una desgracia, como las inundaciones del año pasado, pero cuando sale en procesión feliz, riendo, el año será bueno, lleno de bendiciones y no habrá inundaciones”.
La expresión corresponde a  Rosa, una pobladora de Rurrenabaque   que está en el puerto a la espera de ver el semblante de la Virgen, que es transportada por el río Beni,  en un    "recorrido náutico”.
 

Muchos  ciudadanos de este municipio  se aglomeran cada 1 de febrero en el puerto, con el fin de  ver la recreación de la llegada de la "patrona”   a estas tierras. Se comenta que  arribó hace varios años, en una balsa, y que fue el obispo Juan Claudel quien la trajo.

Desde su llegada  -comentan los devotos- la Virgen protegió con su "manto” a  los porteños. "Las personas expresan que la Virgen hace constantemente su gracia”, expresa el párroco del lugar Gonzalo Rodríguez.

El sacerdote cuenta que hace 30 años  se registró una "gran inundación” en el municipio, cuyos efectos causaron enfermedades en la ciudadanía. No obstante, en pleno desastre, cuenta que  llegó una mujer "desconocida”, visitó a varias familias y curó  enfermos. 

A los dos días de la aparición misteriosa, algunos  porteños fueron a la iglesia a agradecer a Dios, por permitir que ellos continuaran con vida. Fue entonces cuando notaron que "los pies y el faldón de la ropa de la Virgen estaban con lodo”. Asociaron de inmediato a la samaritana con la imagen sagrada.
Desde esa ocasión, la devoción de los pobladores aumentó. Sostienen que la Virgen sana y cura, y  que los ampara hasta cuando deben afrontar desastres.  


Y es que "la mamita de las aguas” -como le dicen de cariño- es tan milagrosa que  se cree que hasta baja la intensidad del cauce del río Beni, cuando hay inundaciones; e incluso se cree que cuando se desborda el río, ella es quien puede controlar que las  aguas no hagan estragos.

El alcalde del municipio, Julio César Cavina, comenta que la Virgen siempre hizo milagros y que  incluso "alguna vez ha llorado”. Agrega  que la gente la saca  a la avenida para que "pare las aguas”, cuando hay inundaciones.
"Cuando el río sube y amenaza mucho, se saca a la Virgencita en procesión y milagrosamente empieza a descender. La gente comienza a rezar para que las aguas bajen”, comenta el profesor Eduardo Santos.

La fidelidad

La fe y devoción de los porteños -y sobre todo el agradecimiento- se traduce en una entrada folklórica que le dedican a su Virgen,  en la que participan más de 10  comparsas.

"Me hizo un milagro. Mi padre trabaja en las balsas y se volcó junto a mi madre; al enterarme de esto recé y gracias a ella no les pasó nada. Por eso es que le bailo con toda mi energía y mis fuerzas, por haber cuidado a mis papás”,  cuenta Sergio, quien  baila todos los años, en agradecimiento,  la danza  Los Caimaneros.

El profesor Eduardo Santos manifiesta que su madre estaba desahuciada. Sin embargo,  la "patrona”  la sanó.
 "Tenía cáncer, pero la encomendamos a la Virgen y milagrosamente se curó. Ya pasaron seis años de esto y hasta ahora nos sigue acompañando”, afirma.

Carla Tacushi, Miss Rurrenabaque 2013, comenta que a ella también le consta que la Virgen de la Candelaria es milagrosa, ya que le pidió varias cosas y ésta cumplió. Por ello se declara   una ferviente devota.

El milagro más grande y reconocido que le atribuye  la mayoría de los pobladores es el que ocurrió  el año pasado,  cuando Rurrenabaque se inundó, y decidieron sacar a la Virgen a la plaza para rezar y pedirle que  apacigüe las aguas.
Todos clamaron  que dejara  de llover. Días después -cuentan- las aguas se calmaron.

Pero este año parece que no sucederá lo mismo. Rosa sostiene que vio que la Virgen "está feliz”. Lo afirma  resuelta: "Este año será bueno”. 

La Virgen llega al puerto y la gente se persigna y le ofrenda flores. Atrás parece quedar  el desbordamiento del río del año pasado, que se llevó 11 vidas y afectó a varias casas de este municipio.

 Los deseos
de los porteños
 Los porteños rezan  con mucha fe.  Efectúan  sus peticiones para este año. Algunos le agradecen por seguir vivos y porque lograron "levantarse” después de la inundación de 2014. Otros le piden que ya no haya  más inundaciones.
"Le pido a la Virgencita que cuide a todos los porteños, que siempre nos bendiga, que nos dé paz y felicidad a todo el pueblo, pero sobre todo que ya no haya  más inundaciones”, comenta Sergio, un joven devoto.
La petición del alcalde de Rurrenabaque, Julio César Cavina, es la protección de la Virgen para todos los pobladores; además la autoridad le pide  que todos se puedan recuperar de la inundación pasada, y que este municipio pueda progresar cada vez más.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios