René Zeballos, el técnico forestal que pintó de verde La Paz

Es uno de los que sembró los árboles y plantas en la plaza Villarroel, jardín japonés y laguna de Cota Cota.
martes, 7 de julio de 2015 · 18:44
Daniel Hinojosa / La Paz
Cuando todos los días realizas el trabajo que te apasiona, esa actividad se vuelve un placer del que uno nunca desea desprenderse. Esa es la premisa que define la vida del técnico forestal  René Zeballos, un paceño apasionado por plantar y cuidar árboles y plantas, que hoy se aprecian en la plaza Villarroel, la laguna de Cota Cota y el Jardín Japonés. No asistió a la universidad, pero  el conocimiento que adquirió en los jardines le permitió crear la Dirección de Medio Ambiente y de Forestación de la Alcaldía de El Alto.
 El técnico forestal nació en La Paz  el 16 de agosto de 1938. Sonriente y amable, cuenta que la primera vez que vio una semilla fue hace 60 años y desde entonces nunca dejó de sentir la necesidad de estar en contacto con los árboles y plantas. Desde ese entonces, sus manos comenzaron a guardar las historias de cada árbol y planta que sembró en los jardines y plazas de la urbe paceña.
Cuando se refiere al inicio de esta pasión dispara: "Comencé pintando de verde las pampas y lugares lejanos que eran cafés. A Dios le pido que me dé más días de vida y energía porque me falta mucho por hacer”. Es así que todos los días observa con detenimiento el estado de los árboles y plantas de la ciudad, si alguna necesita ser regada o podada, lo hace sin dudar. "No perdono cuando alguien maltrata a un árbol o planta, soy capaz de darle una paliza”, enfatiza.
 
 Al cumplir 15 años se presentó en el zoológico municipal de La Paz, donde se encontraba el vivero central de la ciudad de La Paz. En poco tiempo lo derivaron a la sección de almácigos, fue ahí donde comenzó su carrera forestal. Luego "por el buen trabajo desempeñado” fue funcionario de la Dirección de Parques y Paseos de la comuna paceña.
"En el vivero había muchos árboles y plantas capaces de cubrir casi toda la ciudad. Pero  lo que hacia falta eran personas especializadas en el tema. Yo estaba comenzando, según lo que se decía de mí es que aprendía muy rápido, gracias a este esfuerzo me convocaron para construir la plaza Villarroel, donde mi tarea fue dar vida a árboles y plantas”, relata.
 La plaza Villarroel
En 1953, en el lugar donde se construyó la plaza Villarroel, el paisaje era de color café, con algunas pinceladas de verde  que, según cuenta Zeballos, había algunas chacras de hortalizas y casas de terratenientes. Eso cambió cuando el técnico forestal y un equipo de la comuna paceña llegaron al lugar para trabajar de forma manual, desde la limpieza hasta el sembrado de árboles, plantas y arbustos.
Semillas y picota en mano comenzó a sembrar "de verde” la plaza Villarroel, indica que en la década del 50  no se conocía con precisión los nombres exactos y científicos de los árboles y plantas. Ese fue uno de los motivos por el que se contrataron los servicios del experto alemán en jardines  Carlos Sommer. También  Zeballos comenzó a estudiar y vincularse al herbario de la Universidad Mayor de San Andrés.
"Con  los estudios realizados  ahora puedo afirmar que desde esos años hasta ahora están plantadas las siguientes especies: Populus balsamífera -que son los árboles más grandes que existen y que se encuentran frente a los jardines al final de la Av. Busch y al ingreso de la plaza-, los Ulmus pumila, Ulmus glabra, Fraxinus excelsior, Fraxinus americana, Cupressus sargenti y Cupressus sp, detalla.

Influenciado y formado por el ecólogo  Sphefan Beck, cuenta que cada árbol de la plaza Villarroel tiene un historia. La mayoría tiene más de 60 años de antigüedad, los más grandes fueron colocados en los extremos y los más pequeños al centro. Los árboles cumplen la función de adornar el lugar, darle un ambiente natural, ser el juguete de los niños y cubrir a las personas que buscan sombra.
"Yo quisiera hacer una recomendación a la Alcaldía de La Paz, lo digo con toda mi experiencia y estudios, que actualmente casi todos los árboles de la plaza Villarroel tienen una plaga. El color negro en el tronco muestra que hay un bicho que segrega líquido y es destructivo. La mejor forma de combatirlo es fumigando”, dice.
 La laguna de Cota Cota
En 1960, entre las calles 28 y 30 de Cota Cota, donde se encuentra la laguna, era una zona desolada, no existía la presencia de casas ni plantaciones. Durante ese año comenzaron a desarrollar los diseños de la actual laguna de Cota Cota con el propósito de construir un lugar destinado a los vecinos y familias del barrio.
"En la laguna de Cota Cota hemos plantado Populus balsamífera y cipreses, acacias y cupreus. Los árboles están ubicados alrededor y al centro, las plantas. Cuando me acerco a alguno para tocarlo, me doy cuenta de la vida que tiene, soy capaz de saber cuando está enfermo o cuando le falta agua y puedo decir que la mayoría está enferma”, indica.
El Jardín Japonés
En 1961, el alcalde de La Paz, Gómez García, entregó el espacio donde se construyó el Jardín Japonés a la municipalidad de Oruro, pero no hicieron ninguna obra durante años. Con el tiempo el lugar fue entregado a la Embajada del Japón y en pocos meses  construyeron un pedazo de Japón en Bolivia, según cuenta Zeballos.
"Yo era uno de los principales responsables en la construcción. Hemos plantado pocos árboles y muchas plantas japonesas como la ligostrun japonius, entre otras. Los japoneses me dijeron que este jardín se lo apreciaría luego de 50 años y así fue. Es un espacio con mucho estilo que sirve para descansar y estar tranquilo, a pesar de que ahora se volvió un negocio”, dice.
El aporte del técnico forestal

Zeballos señala que en 1980 creó la Dirección de Medio Ambiente y Forestación de la Alcaldía de El Alto. "Como reconocimiento de esa iniciativa, en 1985 me  designaron director de Forestación de la Alcaldía de La Paz”, aseguró.

 Escribirá un libro de árboles ornamentales

 

 

El técnico forestal  René Zeballos  aseguró que escribirá un libro acerca de los árboles, plantas, arbustos  y hierbas ornamentales del altiplano boliviano. La obra, que será publicada el próximo año, pretende generar un aporte científico para el país.
"Actualmente estoy recopilando todo mi conocimiento y experiencias para plasmarlas en un libro acerca de todos los tipos de árboles, plantas, arbustos y hierbas del altiplano boliviano. Este trabajo que aún no existe en Bolivia es necesario para entender por completo toda esta variedad”, cuenta el técnico forestal.
Acerca de la publicación, Zeballos indicó que trabaja de forma coordinada con el herbario de la Universidad Mayor de San Andrés. "Es importante coordinar con todas las entidades que trabajan en este tema, especialmente con Sphefan Beck”, añadió,
El técnico forestal dijo que tiene previsto comenzar a editar la publicación en diciembre del presente año y hasta el próximo presentarlo de manera.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

169
94

Comentarios