La vuelta a América en bicicleta por los derechos de las niñas

El francés Laurent Simon llegó con su bici a Bolivia para recorrer comunidades y escuelitas con su mensaje de igualdad de oportunidades para las niñas.
sábado, 8 de octubre de 2016 · 00:00
Ivone Juárez  /  La Paz
 
Es la segunda vez que hace parada en Bolivia. En esta oportunidad, sobre su bicicleta de hierro puro (que pesa unos 70 kilos), pasó pedaleando  por decenas de escuelitas que están a  lo largo y ancho de las áreas rurales de Santa Cruz,  Chuquisaca, Potosí y Tarija. Ayer pasó por  La Paz, específicamente por las escuelas de las comunidades de  Colquencha y Calamarca. 
 
¿Cuál es su objetivo? "Promocionar los derechos de las niñas”, responde Lauren Simon con su acento francés.
 
"Es mi sueño desde niño”, añade. "A veces puede representar un sacrificio, pero estoy contento por vivir de esta manera mi sueño de ayudar a los niños”, continúa.
 
Pero su causa no es tan simple, como se empeña en mostrarla. La inició hace cinco años, cuando se sumó a Plan Internacional, ONG que trabaja en el empoderamiento de los derechos de las niñas. Lo hizo a su manera y con lo que sabía hacer: manejar la bicicleta.  A eso sumó su pasión   por la  geografía y la  historia. "Prácticamente nací con una bicicleta entre las piernas y desde la escuela siempre me apasionó la geografía y la historia”, afirma.
 
Sin embargo, la decisión la tomó después de un episodio que vivió hace más de cinco años. 
 
El niño de Nepal
 

Lauren tenía  una vida "normal” en Francia hasta que en 1999, aproximadamente,  mientras esperaba atención en un consultorio médico, comenzó a hojear una especie de boletín de Plan Internacional,  donde    se leía que con 15 euros  al mes (unos 120 bolivianos) se podía  "patrocinar” a un niño en situación de vulnerabilidad. "Esos 15 euros  eran para cubrir los gastos de alimentación y educación. Me sumé”, recuerda.
 
Le tocó patrocinar a un niño de Nepal. Lo hizo durante más de cinco años, hasta que  decidió ir a visitar al pequeño. Lo intentó por primera vez 2006,  cumpliendo todos las condiciones y requisitos de seguridad establecidos, pero el país  vivía una guerra civil, lo que le impidió encontrar la niño. Volvió a intentar en 2009 y el resultado fue nuevamente nulo, acompañado de un desenlace trágico: "En la guerra mataron incluso al funcionario de Plan Internacional”, cuenta el francés.  Afectado por lo ocurrido tomó su bicicleta y se sumó a Plan Internacional.     

La vuelta a América
 
En 2011, Lauren decidió dar una vuelta al continente americano en bicicleta para llevar su mensaje de empoderamiento de los  derechos de las niñas. Desde entonces  recorrió  64.000 kilómetros, lo que implica unos 36 meses sobre su bici. "Conozco todo el continente americano. Desde Canadá y Estados Unidos. Llegué a Haití, Ecuador,  Perú, Chile,  Bolivia”, dice.
 
"Ojos de estrellas y sonrisas de plátano”
 
 
Lauren radica aún en Francia con sus padres porque todavía no se ha casado ni tiene hijos. Pero desde hace cinco años  está fuera de su país ocho meses al año. Cuando regresa se queda unos tres meses para organizar su siguiente travesía. Mientras define su cronograma de viajes visita escuelas para contarles a los niños franceses  lo que vio.
 
"Quiero que  conozcan que existen otras culturas, otros países donde los niños crecen con grandes necesidades en salud, educación y alimentación, pero que, sin embargo, encuentran la felicidad  en cosas simples, cosa que nosotros a veces no logramos”, expresa.
 
Es que cuando se le pregunta a Lauren qué cuenta de los niños de Bolivia, rememora las veces que vio a muchos pequeños corriendo detrás de una pelota vieja, a punto de deshacerse, por canchas de fútbol improvisadas, de  tierra. "Ellos corren felices. Sus ojos brillan como estrellas”, dice. "En mi país no se ve eso”, añade.
 
También recuerda las sonrisas con las  que muchos  lo reciben cuando pasa por alguna comunidad o una  escuela. "Me reciben con sus sonrisas de plátano que llena toda su carita  y eso me da fuerza para seguir luchando a mi manera por sus derechos”, dice el francés.
 
Sin carne, fruta ni verduras
 
 
La expresión de emoción se borra de Lauren Martin cuando se le pregunta por lo que más le impacta de la situación en la que viven los niños en Bolivia. "El abuso sexual a las niñas”, responde.
 
Entonces -dice el francés- ya no ve unos "ojos brillantes como estrellas”, sino llenos de tristeza.
 
"He visto niñas que ya son mamás, que ya no pueden estudiar ni nada; no tienen acceso a ninguna oportunidad”, añade.
 
Es que para Lauren  una igualdad de oportunidades para las niñas con relación a los niños es un factor fundamental para que éstas alcancen un desarrollo integral que les permita enfrentar la vida en mejores condiciones, para alcanzar logros que, hasta ahora, están destinados sólo a los varones. 
 
"Si las niñas tienen igual de oportunidades que los niños en educación, salud e incluso alimentación, porque en muchos lugares he visto que en las familias a ellas  les da hasta  menos comida, podrán empoderarse de sus derechos y  tener un mejor futuro”, afirma el extranjero.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

71
1