El amor en tiempos del Twitter

Naira y Sergio seguían en la red social, pero no interactuaban mucho. Un “junte tuitero” hizo que se conozcan en persona, se conviertan en amigos y esposos.
sábado, 26 de noviembre de 2016 · 00:00
Alejandra Pau / La Paz

 No se habían visto nunca, pero sabían que coincidían en algo: ambos tenían un sentido del humor ácido e  irónico, un arma efectiva para lidiar con la cotidianidad. Se seguían en Twitter, pero no interactuaban mucho hasta que un "junte tuitero” provocaría que se conozcan en persona.

La comunicadora social Naira Abal Camargo y el arquitecto Sergio Méndez Tellería se casaron el 1 de octubre de 2016. El  hashtag de su unión #BodaNyDez  fue tendencia en Twitter. 

No podía ser de otra manera.  Fue en esa red social que, siquiera antes de imaginar conocerse en persona, sabían detalles de la personalidad del otro, coincidencias, temas de interés y posiciones frente a la vida, la política y, por qué no, las formas de hacer catarsis frente a lo que les molestaba. Algo que es frecuente con los habitantes de esta red social o tuiteros.  

A diferencia de lo que se  pueda suponer, aquello de que debe existir una distancia entre la persona virtual y persona física no se aplica a  ellos. No hay mucha diferencia entre lo expresan en Twitter y cuando se toman un café con sus amigos. 

"Cuando hicimos el ‘junte tuitero’ ya teníamos una idea de cómo pensaban las personas que íbamos a conocer. Hay un hilo conductor para los temas. Nos quedamos ahí y charlamos un montón, era como encontrarse con gente que te llevas bien”, detalla Sergio.

  #JunteTuitero


"Por lo general, cuando conoces  a alguien y te gusta, estás en plan de conquista; pero eso implica mostrar la parte más bonita de uno como ser humano y creo que este grupo de amigos (con los que interactuaba en Twitter) ya sabían que cuando me molesto ‘rompo todo’”, comenta Naira, nacida de Potosí.    

La idea del hacer el junte surgió porque Naira, a pesar de vivir algún tiempo en La Paz, en mayo de 2015 había terminado una relación que era  demandante. Decidió que sería interesante hacer amistad con personas con las que tenía coincidencias. Sergio también había concluido una relación meses atrás.    
  
Cuando se busca en Google "amor en tiempos de Twitter”, se encuentra un documental,  videos, artículos, noticias desafortunadas, entre otras publicaciones.  

En otros países  conocer personas o entablar algún tipo de  relación con ellas a través de Twitter, u otra red social, no es algo fuera de lo común. Las páginas en internet  específicas para hallar el amor son muy populares.  

Sin embargo, en este caso, Twitter  fue sólo el punto de partida para que ambos se conozcan y sean amigos hasta que la relación evolucione en amor. 

El "junte tuitero”  se dio en el café Rayuela. A ese grupo de cinco personas que se conocieron esa noche,  posteriormente se unieron  algunas más y así empezaron a compartir en otros espacios y salidas. 

"Fue muy natural como se fue dando todo”, concluyen,  y es que se ríen de las mismas cosas. El sentido del humor fue esa sincronía  que allanó su camino.

 #DijoQueSí

Meses después ambos habían trascendido la amistad. Un viaje de Sergio, a su natal Santa Cruz hizo que ambos se dieran cuenta de que se extrañaban más de lo que se animaban a admitir. 

Las llamadas se hicieron frecuentes, el Twitter y sus 140 caracteres  habían dejado de ser suficientes. "No se sentía bien estar lejos de ella”, dice Sergio.  "Regresó y me regaló un disco de Queen y fui la persona más feliz del mundo”, completa Naira. 

En septiembre del año pasado formalizaron su relación. El siguiente paso era decírselo a sus amigos, algo que sucedió sin ningún contratiempo. Pasaron los meses y en febrero de 2016, el compromiso se consolidó con un anillo, el Día de Comadres.

Como  la familia de Naira vive en Cochabamba y la de  Sergio vive en Santa Cruz, además de otros puntos de Bolivia, decidieron hacer la boda en Cochabamba al considerarlo un punto intermedio. 

La ceremonia y la celebración se alejaron  del protocolo. Todo  se realizó en los dominios de la naturaleza y concluyó con un grupo de  saya afroboliviana.

 El boceto del vestido de novia, videos, transmisiones en vivo y fotos fueron algunas publicaciones que conformaron el hashtag #BodaNyDez. 

Eso es lo que pasa cuando gran parte de los invitados son tuiteros, pero además cuando  los que no pudieron asistir, y también  son tuiteros, quisieron formar parte de ese momento aunque sea por la red social, que cuenta con 310 millones de usuarios,    en donde todo se inició.


"Ahí empezó todo, tengo  personas que considero mis amigos en Twitter aunque no los conozca en persona. Y aunque no pudieron ir quería que sean parte de esto”, concluye Naira.

 

310 millones
  • Usuarios Según un artículo publicado este año en www.hipertextual.com, el primer trimestre de 2016 Twitter contaba con 310 millones de usuarios activos, sin contar con los suscriptores por SMS. Sin embargo, la red social debe "crecer en número de usuarios porque de eso dependen las previsiones de  sus ingresos a futuro”.  

 
 
 
 
 
 
 
 
 



AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

73
4