Nace la Escuela Superior de Arte y Música del Chaco Boliviano

La revalorización y enseñanza de la cultura guaraní es la finalidad de un trabajo que lleva décadas.
viernes, 6 de mayo de 2016 · 00:00
Alejandra Pau  / Santa Rosa de Cuevo
 
Los cuervos se apoderaron de un ambiente. En el patio yace una figura humana unida a otras a través de una soga,  cerca de ellas una cadena, hecha con  telas,  se extiende  escaleras arriba. El arte se apropió de   Santa Rosa de Cuevo, en el departamento de Chuquisaca.
 
Instalaciones, murales, cuadros, entre otras  obras hechas por artistas extranjeros y bolivianos,  se presentaron el pasado fin de semana como resultado de una residencia artística realizada junto a niños y jóvenes de la escuela de base de arte y música del Chaco boliviano.  
 
Las piezas se presentaron como  parte del Festival Artístico Santa Rosa 2016 que marcó la inauguración oficial de  la Escuela Superior de Arte y Música del Chaco Boliviano. El evento se realizó a 360 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra,  aproximadamente a una hora de viaje por carretera desde Camiri. 

En 2009 empezó la restauración de los ambientes que pertenecen a la parroquia con recursos italianos.
 
"Entonces pensé  que podíamos  hacer un festival y decidí hacer una residencia de arte plástico y teatro. Este año, durante dos semanas,  los estudiantes pasaron clases con los artistas invitados viendo cómo del material que se encuentra en el lugar se puede hacer arte”, detalló el artista italiano y curador del festival, Mimmo Roselli, poco antes de la inauguración del evento. 
 
Roselli llegó por primera vez a Bolivia en 1985. Al conocer el Chaco se percató  que era necesario revalorizar la herencia cultural guaraní en localidades como la antigua misión franciscana Santa Rosa de Cuevo,  una preocupación  compartida con el padre a cargo de la iglesia, Tarcisio Dino Ciabatti.
 
En 2007, se fundó la Escuela de Arte y Música Guaraní en tres comunidades: Santa Rosa de Cuevo (Chuquisaca),  Palmarito e Ipitacito del Monte (Santa Cruz).

La evolución  que tuvo la formación del coro y orquesta de la Escuela de Música y Arte Guaraní Palmarito-Santa Rosa rindió frutos cuando en  2012 fue invitado por primera vez al Festival Internacional de Música Renacentista y Barroca Americana Misiones de Chiquitos.
 
Sin embargo, fue hasta el pasado fin de semana que por primera vez  realizó una   presentación  en la iglesia de Santa Rosa de Cuevo con el auspicio de la empresa Total E&P Bolivie. 

En  la   escuela superior  los jóvenes podrán educarse para tener una  carrera en  la música, el coro, las artes plásticas, entre otros.  
 
Un festival en Santa Rosa
 
El festival, que se realizó del viernes 29 de abril al 1 de mayo, contó con la presencia de algunos autores de las obras  además de otras personalidades. Piezas de artistas de Granada (país   del Caribe), Brasil, Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, Italia y Bolivia se expusieron en la localidad guaraní.
 
La realización de un festival como el de   Santa Rosa de Cuevo es nada menos que   sorprendente al descubrir   espacios colmados de obras. La filosofía, según detalla Roselli, fue hacer que el arte   se encuentre con la cultura guaraní. Una muestra de ello fueron las obras pictóricas de Ascher Mains (Granada) hechas con tierra, hojas de árboles y rocas. 

Por su parte Sook Jin Jo (Corea del Sur) utilizó botellas de plástico mientras que  Yoko Inoue (Japón) trabajó con un grupo de mujeres de Santa Rosa haciendo una cadena con ropa vieja que representa el  lazo que une a los pueblos, acción que ya se ha hecho en varios países. 

El muralista cruceño Adolfo Torrico  pintó junto a niños de Santa Rosa un ambiente lleno de cuervos que vuelan y se posan en árboles pintados en las paredes  de adobe. Conoció el proyecto gracias a Lorgio Vaca y admite que llegó sin saber mucho de la localidad. 

"Mi idea inicial fue hacer una crítica a la Iglesia (Católica) con la presencia de los cuervos, pero los niños no lo permitieron y salió una especie de representación del día y la noche. Tardamos dos días y Mimmo  le llamó ‘la capilla’ porque pintamos hasta el techo”, comentó Torrico. 

Si hubo algo que llamó su atención fue la  capacidad de atención y concentración que tienen los niños de la antigua misión franciscana. Torrico  e Iván Molina representaron a  Bolivia en la exposición. 

La dramaturga Verónica Armaza, con la producción de Pequeño Teatro,  presentó la obra teatral Estado de Coma que incluyó actores profesionales y alumnos de Santa Rosa de Cuevo. Por otro lado,  el festival contó con la participación del director de cine italiano Fernando Maraghini.  

Obras hechas de materiales naturales y/o reutilizados ubicados en una localidad brindan  una experiencia de descubrimiento. Los espacios son muy diferentes de cualquier sala de exposición por su carácter histórico. Es un lugar rodeado de    un atisbo de  nostalgia   revitalizado gracias al arte y su voluntad de propagación.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

63
1

Comentarios