Sin control, en internet ofrecen pastilla para usarla de forma ilegal como abortiva

Según la Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología, desde los 80 se comenzó a emplear el fármaco en “abortos clandestinos”. La secretaria del Comité de Salud de Diputados pide tratar el tema en el Legislativo.
lunes, 18 de julio de 2016 · 00:00
Gabriel Díez Lacunza  / La Paz
 
"Hola, ¿cuánto me salen las pastillas? Tengo 2 semanas de embarazo”. "Hola soy de santa necesito ayuda para interrumpir un embarazo xfavor ejtoy desesperado??? (Sic)”. Esas dos expresiones corresponden a gente que pregunta en un sitio web sobre cómo adquirir la pastilla que, sin control,  se ofrece  a través de internet, para usarla de forma ilegal como abortiva.

"Si tú has tomado la decisión de solucionar tu atraso menstrual, por muchas causas y razones,  deseamos poner en tu conocimiento algunas pautas que serán de ayuda para ti y tu pareja”, es el mensaje que se lee en otro de los portales en que ofrecen ese fármaco.  

En la actualidad, hay más de una decena de páginas web en Bolivia -la mayoría especializada en anuncios comerciales- en las que  se ofrece dicha tableta. En uno de los sitios revisados hay más de 600 preguntas de "usuarios” sobre cómo adquirirla. Además, hay páginas que usuarios crearon en Facebook en las que también se las ofrece.

Según un documento oficial publicado en 2013 por la Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología (FLASOG), el fármaco indicado es de uso "muy frecuente” por médicos ginecólogos y obstetras en todo el mundo.

"Hay suficiente soporte con ensayos clínicos y en la medicina evidencial en los que (esta pastilla) ha sido empleada para diversas indicaciones ginecológicas y obstétricas, como en la inducción del trabajo de parto con feto vivo, inducción del trabajo de parto con feto muerto, hemorragia posparto, aborto terapéutico, manejo del aborto incompleto, manejo del aborto retenido”, indica parte del texto.

La bibliografía sobre el tema indica que en un principio, en los 80,  este medicamento estaba orientado exclusivamente  al tratamiento de úlceras pépticas (llagas estomacales). "Ya desde los años 80 se incrementó su uso para abortos clandestinos en América”, establece el documento de la FLASOG.

Venta fuera de norma 

Por lo general, quienes ofrecen el medicamento sin control en los sitios web y páginas en la red social mencionada  dejan un número de celular para que las personas interesadas se contacten con ellos con una llamada o vía Whatsapp, según una revisión de los portales que se efectuó para elaborar esta nota. El precio de la pastilla oscila entre los 45 y los 50 bolivianos.

En uno de los sitios revisados, incluso quien ofrece este fármaco de forma ilegal da el número de  su cuenta bancaria para que los interesados realicen los depósitos. En otro portal, muestran fotografías de facturas de empresas de transporte interdepartamental para demostrar que realizan los envíos. 

"Nos encontramos en Cochabamba y hacemos envíos seguros y confiables a todo el país. Más información, contáctate por inbox o whatsapp (...). Producto ORIGINAL sellados”, se lee en uno de los anuncios  en la web. "Le Gustaría  Solucionar Su Problema De Atraso Menstrual  En 7 Días  o Menos, Utilizando un Método Muy Simple y Natural, Comprobado Ya Por Miles de Mujeres”, reza otro anuncio. En esas páginas también se incluyen supuestos testimonios de personas que utilizaron de manera "satisfactoria” el producto. 

Los casos y... ¿la solución?

Según el jefe del Servicio de Obstetricia del Hospital Materno Infantil, Jhonny Gonzales Rivera, se registraron casos de pacientes mujeres que llegaron a Emergencias por haber tomado estas pastillas con el fin de interrumpir su embarazo. Cuadros de hemorragia son el común denominador en esas situaciones.

"Muchas veces ya vienen con diagnóstico de aborto incompleto negando haberse administrado (el fármaco indicado). Alguna vez, el médico al momento del examen ha evidenciado (su) presencia en la vagina. Este medicamento se administra tanto por vía oral como vaginal”, explica Gonzales.

Este profesional recomienda que la gente se abstenga de usar este medicamento. "Es un fármaco muy delicado cuyo uso debe administrarse por profesionales de la especialidad y con pacientes hospitalizados cuando hay indicación médica de utilizarlo”, refiere.

Consultado al respecto, el director del Hospital de la Mujer, Daniel Cárdenas, explica que el uso de este producto en centros médicos se da en dos situaciones. La primera es para inducir el trabajo de parto en caso de que la paciente tenga más de nueve meses de gestación. La segunda, cuando  una mujer  llega al centro médico con un "aborto incompleto”, con el fin de evacuar restos placentarios y salvar la vida de la paciente. "Son indicaciones médicas legales. En esas dos situaciones se puede usar, nada más”, afirma.

En abril de  2014 se registró en Santa Cruz el caso de una joven de 19 años que falleció porque se administró la pastilla vía oral y vaginal. Según los resultados de la autopsia se encontraron restos del medicamento en el cuerpo, divulgó el diario El Día. 

"La reacción del (fármaco) le provocó una intoxicación que a la postre le desató una infección incontrolable que la llevó aún con vida hasta un centro hospitalario donde falleció (...). Según la autopsia de ley, en la vagina de la joven se encontró 100 gramos del medicamento”, es el fragmento de una nota publicada el 25 de abril de ese año por aquel matutino.

La diputada Claudia Mallón, secretaria del Comité de Salud, sostiene que este problema debe ser analizado en el Legislativo. "El tema del aborto en este caso que provoca el mal uso de este medicamento debería ser discutido en la Asamblea Legislativa”, sostiene.

El aborto está penado en el país. Las penas, según los artículos 264, 265, 267, 268 y 269 del Código Penal, van desde tres meses hasta nueve años de reclusión, esto último en caso de muerte de la madre.

Bajo ese panorama, en febrero de  2014, el Tribunal Constitucional emitió una Sentencia Constitucional que indica que si el embarazo es producto de una violación, estupro, incesto o cuando está en riesgo la vida de la madre puede hacerse la interrupción legal del embarazo en un centro de salud público o privado, tras presentar la denuncia ante el Ministerio Público.

Según la FLASOG, la incidencia de abortos inseguros es "mucho mayor en los países donde la práctica es ilegal porque esta restricción lleva a las mujeres a recurrir a instancias clandestinas”.

Esa información coincide con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el aborto peligroso. Según una nota de prensa, emitida  en su web, en la OMS se calcula que cada año se realizan al menos 22 millones de abortos peligrosos en todo el mundo y que casi todos éstos se registran en países en desarrollo. 
"El aborto peligroso se produce cuando una persona carente de la capacitación necesaria pone fin a un embarazo, o se hace en un entorno que no cumple las normas médicas mínimas”, dice la OMS.

Durante las últimas dos semanas Página Siete buscó la postura de autoridades del Ministerio de Salud sobre este tema, a través de solicitudes verbales, un correo electrónico y por vía telefónica, pero no obtuvo respuesta.

El fármaco debe ser suministrado por médicos y venderse con receta

Profesionales advierten que aquellas personas que lo ofrecen en internet atentan contra la salud y que eso puede tener consecuencias legales.

 

 
 
El presidente del Colegio Departamental de Bioquímica y Farmacia de La Paz, Jimmy Herrera Paredes, explica que la venta de esta pastilla en farmacias debe hacerse de manera exclusiva con receta médica. Afirma que las personas que ofrecen este medicamento en la web, y aquellas que lo demandan por esa vía, no sólo ponen en riesgo la salud, sino que pueden enfrentar problemas legales.

"Este medicamento tiene que comercializarse a través de farmacias y en la farmacia siempre con una receta totalmente identificada, con el sello del galeno correspondiente. En cambio, cuando hay una comercialización extra en diferentes lugares o a través de internet escapa un poco de la regulación y ése es el mayor problema que existe”, afirma.

A su vez, el jefe del Servicio de Obstetricia del Hospital Materno Infantil, Jhonny Gonzales Rivera, ratifica que este medicamento debe adquirirse sólo por esa vía. "Las farmacias tienen que vender única y exclusivamente cuando lleva el sello del médico ginecólogo obstetra, con matrícula profesional y todo ello”, explica Gonzales.

El uso del medicamento está permitido, según este médico, en caso de inducción de partos; en la "evacuación uterina”, cuando el feto está sin vida y también para el tratamiento de úlceras estomacales. Sin embargo, hay gente que lo ofrece sin control en sitios web y en páginas en Facebook  como abortivo.

"Tanto la persona que ofrece como la que utiliza sin prescripción médica están incurriendo en un riesgo hacia su propia salud y la salud de la población. Es importante esto porque puede ocasionar no sólo problemas en la salud, sino problemas legales a futuro”, explica Herrera.

Medicamentos esenciales
 
El fármaco  está incluido en la Lista Nacional de Medicamentos Esenciales (Liname) 2014 - 2016. Esta nómina se actualiza cada dos años, según la Ley 475 de prestaciones de servicios de salud y su reglamento. 
Reportes periodísticos dan cuenta que la actual Liname contiene 637 fármacos y que se trata de un instrumento mediante el cual el Gobierno avala los medicamentos para su uso en las instituciones públicas, privadas y de la seguridad social.

"Los medicamentos destinados a la atención de los beneficiarios se enmarcarán exclusivamente en la Lista Nacional de Medicamentos Esenciales - Liname, debiendo ser prescritos y dispensados utilizando la Denominación Común Internacional - DCI o nombre genérico”, dice el parágrafo III del artículo 7 del reglamento de la Ley 475.

Sobre la comercialización de este fármaco, el responsable departamental de farmacias del Servicio Departamental de Salud (SEDES) de La Paz, Franklin Canaviri, explica que en la Ley 475 "todos los medicamentos que tienen efectos secundarios colaterales muy fuertes -incluyendo los antibióticos- tienen que venderse con receta médica”.

Además, el jefe de la Unidad de Gestión de Calidad y Servicios Hospitalarios del SEDES, Omar Campuzano, explica que este medicamento es utilizado en hospitales para la inducción de partos "detenidos” o "prolongados” y también cuando una paciente llega a un centro médico con un aborto en curso para continuar el procedimiento "en aras de precautelar la vida de la mamá”.
 
Romero: "Me parece grave”
 
 
 
El ministro de Gobierno, Carlos Romero, afirma que la oferta de este medicamento en diferentes sitios web y en páginas de Facebook es algo "grave”, ya que se atenta contra la salud de las personas que lo puedan consumir. 
En  internet se ofrece este fármaco como abortivo;  entre sus usos está el tratamiento de úlceras y  la inducción del parto en hospitales.
 
En ambos casos son médicos especialistas quienes lo suministran, en caso de ser necesario, a las pacientes.
"Me parece grave, no sólo por un debate acerca de la permisividad legal, moral del aborto, sino porque se compromete a la salud de las personas. Y no sólo la salud de las personas, sino la vida de las personas”, sostiene.
 
La autoridad afirma que transmitirá esta situación a sus colegas del sector de salud para que "tomen cartas en el asunto”.
 
Usos del medicamento  en la práctica médica habitual
  • Usos  Según especialistas del área de ginecología y obstetricia, el medicamento en cuestión tiene dos usos médicos. Uno, referido a la inducción de partos, generalmente cuando la mujer superó los nueve meses de embarazo; y el otro, en casos de que una paciente llegue a un centro médico con un cuadro de aborto incompleto para evacuar aquellos restos fetales que queden en el cuerpo y así precautelar la salud de la mujer.
  • Administración  Dos expertos afirman que el medicamento debe administrarse, si es que el caso lo requiere, únicamente a pacientes internados en centros médicos y por especialistas
  • Inicios   En la década del 80, el uso de este medicamento estaba orientado exclusivamente  al tratamiento de úlceras estomacales. 
  • Clandestino   Según la Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología ya desde los años 80 se lo comenzó a utilizar en América Latina para la práctica de abortos clandestinos.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

60
1

Comentarios