Martes de Ch’alla, donde el arte se celebra con la Q’oa

Una tienda de arte, artesanía y diseño guarda el sentimiento de agradecimiento a la Pachamama entre sus muros, un concepto pensado por dos artistas plásticas bolivianas.
sábado, 13 de agosto de 2016 · 00:00
Alejandra Pau / La Paz

Aquí las serpentinas, los cuetillos y un ambiente  de celebración están presentes todo el tiempo. El concepto está pensado para evocar  un día  en el que  cada año   una tradición se plasma en una energía única, una esencia que supo sobrevivir en el tiempo y que se ha instalado en un lugar turístico de la ciudad de La Paz para convivir con el arte boliviano. 

Martes de Ch’alla  es una tienda que   abrió este año en la calle Linares; en el interior de ella hay una infinidad de objetos como piezas de arte inéditas, artesanía y accesorios elaborados por  diseñadores. 

Una de sus particularidades es que cada mes se organiza al menos una Q’oa en agradecimiento a la Pachamama, tradición que cobra una relevancia especial en agosto cuando la tierra, según las chifleras de la calle de Las Brujas (Linares),  "está abierta y tiene hambre”. 

"Creemos que el Martes de Ch’alla es una tradición que ha trascendido  el tiempo, pero que se ha fusionado con lo urbano y lo actual. La tienda quiere ser así, mantener las tradiciones pero hacerlas, de alguna forma, actuales, conceptuales y modernas”, manifiesta la artista plástica, Tatiana Mérida que junto a su par Lulhy Cardozo llevan adelante el emprendimiento. 

Grabados y obras pictóricas comparten el espacio con tejidos, joyería, prendas de vestir -en donde se observan detalles como Marilyn Monroe vestida de cholita-, tazas, piezas de cerámica, esculturas, libretas cocidas a mano, accesorios, bolsos con diseños, atrapasueños y caleidoscopios. Probablemente, también sea  uno de los pocos lugares en La Paz que tiene chocolate Baure (Beni) en presentaciones que contienen de  50 a  80% de cacao.

 Los caleidoscopios  han sido elaborados por ambas artistas plásticas y  sus piezas móviles internas son simplemente fascinantes.

Una de las motivaciones principales para abrir un espacio físico, más allá del virtual, es tener la oportunidad de mostrar sus obras como artistas plásticas ya que el mercado laboral es muy reducido, según explican Mérida y Cardozo.
   
 De esta forma, buscan difundir el arte boliviano y las más diversas capacidades  que tiene la artesanía y  el diseño  independiente del país, un trabajo que se preocupa en no copiar sino producir ideas nuevas y, de alguna forma, democratizar la producción artística. 

 "Cuando llevas una obra pictórica a otro soporte como una taza,   una bolsa u otro objeto haces que el arte deje de ser aquello tan de museo o un símbolo de estatus”, comenta Cardozo.      

Movimiento artístico

El olor al incienso, al copal y la Q’oa se apoderan de la Galería El Pueblito, en donde está Martes de Ch’alla. 
La mesa dulce para la Pachamama arde, los sentidos reciben al humo que delata  elixires traducidos  en el agradecimiento  a la tierra,  aquella  reciprocidad por lo recibido. 

   Entre las obras, artesanía y diseños independientes que reúnen el trabajo de entre ocho y diez  proyectos bolivianos, y alguno extranjero, que se sumaron a la iniciativa de sus impulsoras.

Martes de Ch’alla se constituye además  en un taller de arte. Bajo este concepto, Mérida y Cardozo comparten con otros artistas y dan clases como técnicas de grabado, pintura y dibujo. 

 "Creo que, dentro del arte, trabajar en comunidad es mucho más grato y productivo. Hemos dado talleres demostrativos y abiertos a todas las edades”, dice Mérida.    
 
  La premisa de ofrecer espacios abiertos es importante ya que buscan generar lo que ellas no encontraban, un lugar para mostrar, sobre todo al público boliviano, la capacidad de los artistas del país  a costos menores de los que establece una galería de arte.  

Cada  mes se procura que los productos y obras  de la tienda sean cambiados para refrescar la oferta a los visitantes. Para ambas, el público al que está dirigida la tienda es el local; sin embargo, al estar en una zona turística, los  extranjeros se constituyen en el 50% de la clientela.
   
Para ambas impulsoras se trata de que al visitar el espacio las personas no se lleven solamente un producto hecho por artistas y artesanos  bolivianos   sino una tradición como el martes de Ch’alla. Ello se refuerza al  coincidir con una Q’oa, momento en el que las personas que lo deseen, visitantes o compradores,   pueden participar de una ofrenda a la Pachamama. 

"Somos muy temáticas, para nosotros el espacio es un lugar de constante celebración, un espacio que no tiene nada de moderno y recuerda a la tienda de las ‘abuelitas’ de barrio”, concluye Mérida.

Sobre  el espacio
  • Próxima Q’oa El martes  30 de agosto, el último del mes, se realizará una Q’oa en la tienda Martes de Ch’alla alrededor de las 16:00. Todas las personas que quieran participar pueden hacerlo. Para saber más de la actividad se  puede ingresar a su página en Facebook.   
  •  En las redes La tienda cuenta con un perfil en Facebook: Martes de Challa y un correo electrónico: martesdechalla@gmail.com.   
  • Dirección Martes de Ch’alla queda en la calle Linares, entre Sagárnaga y Santa Cruz. Galería El Pueblito.
 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios