Ciudad de México, una fuente inagotable de atractivos e historia

Desde ayer, los mexicanos celebran los 206 años de su independencia. El Distrito Federal reúne cientos de atractivos turísticos que son testimonio de su historia.
viernes, 16 de septiembre de 2016 · 00:00
Página Siete  / Agencias

El 16 de septiembre de 1810 el cura Miguel Hidalgo llamó a los mexicanos a sublevarse contra la autoridad virreinal de la Nueva España y de esa forma dio inicio a la Guerra de Independencia de México. 

Por ello, desde ayer, sus habitantes iniciaron en todo el país  los  festejos, por los 206 años de su independencia. En el Distrito Federal, desde la noche del 14 de septiembre El Zócalo se pintó con fuegos artificiales y con la música de diversos grupos que participaron en las vísperas  de la celebración. 

  La ciudad de México es  una de las manchas urbanas más grandes del mundo. Está dividida en 16 delegaciones y 300 colonias o barrios que a lo largo del recorrido dan cuenta de su historia con edificios, plazas y museos que son testimonio y  hacen a su identidad. 
El Centro Histórico

La mayor parte de los atractivos turísticos en Distrito Federal se concentran en el Centro Histórico: la Plaza de la Constitución -popularmente conocida como  El Zócalo-, la imponente Catedral Metropolitana, el Palacio Nacional y la zona arqueológica del  Templo Mayor; además de una gran cantidad de museos albergados en casonas coloniales. 

Apenas a unas cuadras de distancia está la Plaza Garibaldi, meca del México profundo rodeado por aromas de tequila y música de mariachi. Una caminata de 20 minutos en dirección al oeste te llevará a la Plaza de la República, que alberga al Monumento a la Revolución, en cuyo subterráneo se encuentra su museo.

El bosque de  Chapultepec, el área verde más grande de la ciudad, está dividido en tres secciones y constituye una de las mayores atracciones, tanto para turistas, como para locales. Ahí se encuentran el Castillo de Chapultepec, un museo y un excelente mirador para fotografiar el poniente de la ciudad; el Museo de Arte Moderno y el imponente Museo de Antropología.

 Su Zona Rosa

Tras un primer acercamiento a la cultura capitalina, se puede visitar la Zona Rosa, donde hay restaurantes y bares de ambiente cuya fiesta termina hasta altas horas de la noche. O, en un plan más enfocado a la cultura y el ambiente bohemio, las colonias Condesa, Roma, Coyoacán y San Ángel, son polos turísticos donde se encuentran acogedores cafés, plazas históricas, las mejores librerías de la ciudad, mercados típicos e interesantes museos, además de los restaurantes y clubes de moda en la ciudad.

Más al sur, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ofrece una arquitectura distintiva e impresionantes murales realizados por los más famosos pintores mexicanos. En sus instalaciones  se llevan a cabo conciertos, funciones teatrales, cinematográficas y de danza, con los mejores artistas nacionales y extranjeros.

Como parte de su  herencia histórica, los aztecas construyeron Tenochtitlan, el antecedente de esta urbe, sobre el antiguo lago de Texcoco. Así, establecieron una intrincada red de canales para navegar la ciudad. 

Tras la llegada de los españoles, esta red fue destruida para dar paso a la pavimentación paulatina de toda el área. Hoy  los remanentes de la vida lacustre se pueden visitar en Xochimilco, en el extremo sureste de la ciudad.