La mejor chef de América Latina 2016 está en Gustu

La chef ejecutiva Kamilla Seidler, que dirige uno de los mejores restaurantes del continente, ubicado en La Paz, recibirá el importante premio el 26 de septiembre en México.
viernes, 02 de septiembre de 2016 · 00:00
Alejandra Pau / La Paz

De la joven danesa interesada en la alimentación y el disfrute por la comida han pasado alrededor de 15 años.  Entonces no imaginaba el papel que Bolivia tendría en su carrera y en su vida. Ayer se anunció que la chef ejecutiva del restaurante Gustu, la danesa Kamilla Seidler,  se ha convertido en la Mejor Chef Femenina de América Latina 2016 (Latin America’s Best Female Chef 2016).

"Para mí es un gran orgullo porque hemos logrado comunicar lo que hacemos en Bolivia. Creo que es gracias a todo el  trabajo, que hemos hecho con el equipo, que logramos realmente ser reconocidos en Latinoamérica. El reconocimiento es para una persona, pero ninguna cocina en el mundo es manejada por una persona sino por un equipo”, comenta Seidler.

    La chef recibirá oficialmente  el reconocimiento durante la ceremonia de premiación de los 50 mejores restaurantes de América Latina (Latin America’s 50 Best Restaurants), evento  patrocinado por S. Pellegrino & Acqua Panna, que tendrá lugar el próximo 26 de septiembre en México DF.

Dice que para ella como danesa es un logro muy importante ser reconocida entre colegas latinoamericanos, eso la hace sentir  casi naturalizada como boliviana, "me falta el pasaporte”, bromea.    

"El resultado del trabajo duro”

 Estos días se le hace  difícil calcular cuántas horas pasa dentro de la cocina o el laboratorio de alimentos del restaurante que dirige en La Paz. Últimamente, ha estado en Brasil y México trabajando en diferentes proyectos y conociendo otros tantos que comparten, de alguna forma, la filosofía de Gustu sobre compromiso con el producto local, el respeto por la potencialidad productiva, la riqueza cultural y la diversidad biológica.

El día de la chef premiada cuando está en La Paz comienza a las 7:00. Saca a pasear a sus tres perros, bebe un café porque de otro modo  arrancar el día sería una tarea imposible. 

Define el camino recorrido, desde que empezó a estudiar gastronomía hasta recibir este premio tan significativo, como el resultado del trabajo duro, mucho sacrificio, poner siempre su profesión en primer lugar y ser autocrítica, aunque a veces se le pasa la mano,  admite.

Una de las principales autocríticas, que al iniciar un proyecto es  muy creativa, pero es  al momento de ejecutar las cosas cuando, a veces,   tiene  dificultades. Su solución: contar con un gran equipo. 



Al terminar el colegio contemplaba estudiar arquitectura o derecho. Mientras se decidía  abrió, junto a su madre, una tienda de diseño de interiores en Dinamarca; esa ocupación duró hasta que la gastronomía llegó a su vida. 

Hoy, lejos de su país, admite que una de las cosas más difíciles es  no estar presente en cumpleaños y fechas familiares  importantes.

 En Bolivia

Seidler empezó a estudiar gastronomía en 2001, cuando tenía 21 años. Su vida profesional se desarrolló en algunas de las cocinas más importantes de Europa, como Mugaritz, Manoir Aux ‘Quat Saisons, Paustian y Geist. Fue el empresario gastronómico danés Claus Meyer quien la invitó para establecer una escuela gastronómica y restaurante de alto nivel llamado Gustu en Bolivia.

En 2012, llegó al país con el objetivo de que jóvenes bolivianos puedan acceder a oportunidades, como a las que ella tuvo acceso, a través de su experiencia y conocimientos.  Para esta chef viajar es parte de una apertura mental a nivel personal y gastronómico.
  

Seidler considera que los jóvenes bolivianos en Gustu adquieren una excelente  base para su carrera profesional. Explica que quienes se quedaron en el restaurante son fundamentales para el equipo y los  que se fueron, incluso al exterior, siempre reciben  comentarios positivos sobre su trabajo y están orgullosos de su formación y, por supuesto, de su país.  

     "Todo el equipo clave de Gustu está conformado por bolivianos (...). El propósito siempre ha sido tener un restaurante de bolivianos para bolivianos”, comenta.

Cuando se le consulta por los  tres mejores  chefs, o gastrónomos, de Latinoamérica, contesta que a pesar de que hay muchos, ella admira a doña Cristina que vendiendo por 55 años  el tradicional Sándwich de Chola envió a  sus tres  hijos a la universidad. 

Menciona también a la chef brasileña Roberta Sudbrack, ganadora del mismo galardón que Seidler en 2015, una mujer que motiva e inspira a su equipo. Por último, está  el chef peruano Gastón Acurio, un referente del continente y líder de la gastronomía.      
      
 Si tuviera que irse de  Latinoamérica no  sabe si podría vivir sin anticuchos, salsa, tacos o ceviche. Le gusta  el "caos organizado”, la alegría, la calidez y la cercanía  con las "caseras” en los mercados.  

Dice que si bien el o la chef tiene la fascinación de las personas, es  el personal que recibe, atiende, sonríe a los comensales, quienes hacen de su oficio un arte, algo de lo que se habla muy poco.

Para Seidler la gastronomía es un pasatiempo que se convirtió en su vida,  una pasión; "no me considero ni Picasso ni Gastón Ugalde”, aclara sonriendo. Por ello, cree que  es muy importante no creerse demasiado, mantener el enfoque porque siempre hay alguien mejor. De otro modo, "existe el riesgo de volverse narcisista”, finaliza.

 

Datos y  detalles
  • El restaurante  Gustu es un restaurante de alta cocina que trabaja única y exclusivamente con productos bolivianos, basando su trabajo en la premisa de que la variedad natural, cultural y geográfica de Bolivia es fundamental. 
  •    Reconocimiento En 2015,  Gustu fue seleccionado entre los 20 mejores restaurantes del continente, ocupando el número 17 en la lista.

49
4

Comentarios