Cinco especies de ranas del Madidi son candidatas a ser nuevas para la ciencia

Los expertos James Aparicio y Mauricio Ocampo investigan a estos anfibios que viven en quebradas sobre los 4.700 metros de altura con el fin de postularlas como nuevas para la ciencia.
domingo, 22 de octubre de 2017 · 01:00
Alejandra Pau / La Paz
 
Entre los 4.700 y 4.800 metros de altura,  donde la escasa vegetación da paso a las piedras y la nieve en el Parque Nacional Madidi, fueron halladas cinco especies de ranas. Hasta ahora no se han encontrado  registros previos de su existencia,   por lo que son potenciales candidatas para ser   postuladas como nuevas para la ciencia.    
 
Según los expertos herpetólogos James Aparicio y Mauricio Ocampo,  que forman parte del equipo de investigación del proyecto Identidad Madidi, las pequeñas ranas pertenecen al género Microkayla,  género recientemente  reconocido  a través de un artículo científico sobre anfibios de Perú.
 
"Decimos que son nuevas porque ya hay varios trabajos que hemos estado publicando con otros investigadores y en otros proyectos, en que cada una de estas especies está restringida a una cabecera de valle, en la parte alta, y se ha visto que cada valle tiene una especie diferente. Entonces son de un rango de distribución muy pequeño”, explica el jefe de Unidad de Zoología del Museo Nacional de Historia Natural, James Aparicio.    
 
El hallazgo de estos anfibios endémicos se produjo   en quebradas cerca de los bosques de polilepis, bofedales y humedales de altura, a varias horas de caminata desde las  comunidades de Keara y Puina, parte alta del Madidi,  cerca de la frontera  con Perú.    
 
Estas pequeñas ranas viven debajo de las rocas, rodeadas de humedad y miden entre dos y dos centímetros y medio. Al ser tan pequeñas  y tener patas cortas,  su estrategia para huir no es saltar, sino volverse una especie de  bolita y rodar hacia donde la gravedad las lleve.  
 
Pequeñas y esquivas  

Las cinco nuevas especies de ranas no habían sido  halladas con anterioridad porque las áreas que habitan no fueron muy exploradas y porque, además, son pequeñas y no se destacan por su colorido,  pueden ser negras con manchas blancas o rojas, según los expertos. 
 
Su canto es sutil , viven cerca de los ríos, pero no son grandes nadadoras. Por  sus características físicas no pueden recorrer grandes distancias y pasan toda su existencia en una cabecera de valle, trasladarse a otra sería como recorrer el mundo entero.
 
Al ser animales nocturnos, para los expertos era más sencillo oír su canto que hallarlas durante sus horas de exploración. Los hallazgos se produjeron en dos viajes después de recorrer kilómetros entre el frío y la humedad.  
 
"Siempre es una emoción para cualquier investigador encontrar un espécimen que realmente no sabe qué es,  inmediatamente en tu mente tratas de buscar si has visto algo similar”, comenta el biólogo e investigador del área de herpetología de la Colección Boliviana de Fauna, Mauricio Ocampo.
 
Identidad Madidi es impulsada por la Red Boliviana de Biodiversidad y por el Viceministerio de Ciencia y Tecnología, con el apoyo de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (WCS).  
 
Una reproducción singular
 
Una de las características   del género Microkayla es su forma de reproducción. A diferencia de otras, no atraviesan la fase de renacuajos,  sino salen de los huevos completamente formadas. 

Generalmente se encuentra a un macho con varios huevos. No obstante,  las hembras no tienen un tamaño muy grande como para producir varios huevos. 
"La postulación es que un macho con su llamado hace que varias hembras depositen sus huevos en un solo lugar, los fecunda cubriéndolos con sus espermatozoides y los cuida”, detalla Ocampo.  

Los anfibios tienen 29 modos reproductivos, es el grupo de animales con mayor cantidad de modos reproductivos del mundo animal. Ellos intentan de todo para sobrevivir.
 
Vitales para el ecosistema
 
Que estas especies halladas por expertos bolivianos sean tan restringidas a un área geográfica    le da un alto valor biológico a todo el ecosistema debido al importante papel que representan en la cadena alimenticia. 
 
Aves, serpientes y arañas, entre otros, se alimentan de las ranas, que son 99% digeribles.
 
 Desde 1980 hay una declinación de la población mundial de anfibios. Se han extinguido especies enteras, lo que ocasionó que muchas especies de vertebrados e invertebrados que se alimentan de ellas estén  desapareciendo. 
 
La postulación científica
 
Actualmente, los investigadores se encuentran en la fase comparativa para ver si existe un registro previo de las especies halladas.
 
De no haber, se elabora un artículo científico para validar la nueva especie. En él debe incluirse su descripción y luego postular el contenido a una revista especializada, en este caso en herpetofauna. 
 
Por lo general tres expertos en el tema revisan el trabajo. Si  se publica es porque la investigación ha sido aprobada y la especie es considerada como nueva para la ciencia, el proceso puede llevar un par de años.    
 
 Especies vulnerables
 
 Ambos expertos consideran que estas especies halladas se encuentran más  vulnerables al cambio climático debido a que viven en una franja altitudinal muy marcada,  las condiciones de humedad que tienen en su hábitat son únicas. 
 
La deforestación de zonas aledañas puede ocasionar  que no llegue suficiente humedad hasta donde viven y  afectar su reproducción.
 
"Actualmente, en Bolivia existen 280 especies. Es maravilloso que en esta crisis mundial se estén encontrando en Bolivia nuevas especies de anfibios”, concluye Aparicio.
 
Oreobates:  la nueva especie
 
 
En 2015 se anunció el descubrimiento de una nueva especie de anfibio  del género Oreobates  de la familia Craugastoridae en el Parque Nacional Madidi. 
 
La rana fue encontrada durante la primera etapa de varias expediciones que son parte del proyecto identidad Madidi por los herpetólogos de la Colección Boliviana de Fauna y del Museo Nacional de Historia Natural, James Aparicio y Mauricio Ocampo.
 
"Un examen posterior de la literatura disponible apoya este descubrimiento como una probable nueva especie para la ciencia, cuya confirmación se realizará luego de los estudios genéticos”, señala el documento que anunció el hallazgo.   
 
La rana tiene un cuerpo de tres centímetros de largo, muslos de color anaranjado intenso y manchas en la zona superior de la cabeza en forma de la letra W.
 
El anfibio endémico fue hallado en las sabanas de altura de Sarayo, que  está entre los 700 y 1.250 metros de
altura.
 
"La postulación es que un macho con su llamado hace que varias hembras depositen sus huevos en un solo lugar,  los fecunda cubriéndolos con sus espermatozoides y los cuida”.
 
Mauricio Ocampo. Herpetólogo
 
 
 
 
 

 

 


Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

29