Perros que educan a perros

Edu-can rehabilita a canes con malos hábitos para ??oreinsertarlos a la sociedad??? antes de que sean un problema. ??oEl mejor maestro de un perro es otro perro???, dicen.
domingo, 26 de noviembre de 2017 · 01:00

Ivone Juárez /  La Paz

Saset es una cachorra mestiza  con problemas de comportamiento. Cuando sale a la calle  ladra a los niños que corren  y a las mujeres que llevan falda larga;  además,  prácticamente se estrella ladrando contra las puertas donde hay un perro detrás. Fue rescatada de la calle y adoptada. Su nueva  ama  quiere que pierda esas malas costumbres. 

Hace dos semana que  de lunes a viernes, durante una  hora, sale a pasear con Andrés e Ignacio Toranzo,  adiestradores de Edu-can, y sus canes Tron, Italia y Bianca, quienes la ayudan  a “adaptarse a la sociedad”. La ruta del paseo es la plaza Villarroel, de Miraflores, y sus alrededores,  por donde pasea mucha gente y también muchos perros.

  “Saset  es muy miedosa, insegura”, dice Ignacio. Asocia ese temperamento  de la perra a la vida anterior que pudo tener. La recoge a las 13:30 de la avenida Tejada Sorzano. Tron, Italia y Bianca la reciben con unos ladridos.   Ella no quiere separarse de su ama, pero su deseo es ignorado. “Si le hacemos caso, la acariciamos o reñimos,  reforzará esa actitud de desobediencia”, dice el adiestrador, que  toma  a la cachorra por su correa. Enseguida saca otro arnés para tenerla más segura. “Puede correr detrás de su dueña y la calle está llena de movilidades; no queremos que le pase nada”, dice.  Tron y las dos perras van delante con Andrés, padre de Ignacio.

    Mientras camina,  Saset voltea para  ver cómo su dueña se aleja y quiere parar, pero son sólo unos segundos, porque de pronto ya  camina al lado de Ignacio. Es que en las dos semanas de esta especie de terapia de rehabilitación  la cachorra tuvo avances. 

Por su lado pasa una mujer de falda larga y la perra ni se inmuta, pero de pronto salta ladrando contra la puerta de  un garaje cerrado, donde, detrás, hay otro perro. Enseguida se acercan     Tron, Italia y Bianca y Saset deja de ladrar. 

“El mejor maestro de un perro es otro perro. Ellos le transmiten seguridad para que no reaccione agresivamente, muerda a las personas y se convierta en un peligro. Los perros son parte de nuestras sociedad y tienen que integrarse a ella, todos tenemos perros”, afirma Joaquín.

“Enseguida  la vamos a llevar a un lugar donde hay  niños para que   aprenda a socializar con ellos”, añade el joven.

Joaquín y su padre aplican esa metodología de trabajo  en Edu-can para “reahabilitar” canes que tienen problemas de agresividad, ya sea con humanos o con   perros,  son desobedientes, hiperactivos  o tímidos. 

  “En Edu-can prestamos ese servicio. Mucha gente    rescata perros pero no sabe cómo cuidarlos y educarlos adecuadamente, y la mascota termina siendo un problema en la casa”, dice Andrés Toranzo. 

El ejercicio es lo más importante para esta terapia, seguido de un entrenamiento para que los perros aprendan a obedecer. Luego  viene el proceso de  socialización con otros perros, que no necesariamente pueden ser conocidos.

En esa etapa de  rehabilitación, Jaoquín y Andrés llevan a los canes  que están con la terapia a lugares concurridos por gente y también por perros,  no sólo con dueños, sino callejeros. La plaza Villarroel es un espacio adecuado.

En el lugar vive  más de una jauría de perros callejeros que se han adueñado del lugar sutilmente. En el día duermen a pierna suelta en las jardineras, sin molestar a nadie; excepto cuando se sienten amenazados. Entonces aparece ladrando uno de ellos, de color blanco y negro. “Ese es el sargento, alerta a la jauría”, dice  Joaquín, que conoce a cada uno de los callejeros.

   “Este es el abuelo, el macho alfa”, añade mientras un can viejo se acerca a él, a Tron, Italia y Bianca. El can le entrega el rostro, marcado por decenas de cicatrices.  En el encuentro no se escucha ni un ladrido  ni un gruñido; todos se huelen entre sí. “Se están saludando”, asegura. 

  “Nuestras mascotas tienen que salir a pasear sin pelear con ningún perro. Lo que pasa es que ellos quieren protegernos y en ese deseo se enfrentan con otros perros o quieren atacar a la gente”, añade Joaquín. 

El joven asegura que es importante aprender a conocer a las mascotas , su lenguaje corporal y los sonidos que emiten cuando están enojadas o están felices. “Cada perro es distinto y con cada uno aprendemos formas de adiestrar para socializarlos”, afirma, mientras se aleja con sus canes de la jauría sin el menor inconveniente. 

“El poderoso Tor es el alfa de este grupo y no pasó nada”, comenta mientras mira al enorme perro que rescató del abandono de sus anteriores dueños, igual que a  Italia, que busca un hogar. “Está lista para integrarse a su nuevo hogar”, dice el joven adiestrador.

Edu-can l788- 27736 

Muerde mis  zapatos
 

 Se trata de un  problema de estrés y falta de ejercicio físico. Los perros necesitan una actividad física y mental diaria que si no realizan la compensan  mordiendo cosas, lamiéndose el cuerpo, rascando o llorando en la puerta.

Se sube a mi  cama

 Si un can sube a la cama de su amo sin permiso es consecuencia de una falta de estructura en el hogar, que hace que la mascota crea que todo lo que está a su alrededor es de su propiedad y no toma en cuenta los espacios de su dueño. Se le debe enseñar que hay espacios en los que no pueden ingresar sin permiso.

Orina en  todo 

 Este comportamiento es una muestra más de la falta de estructura en la casa y de que el perro cree que todo el espacio es suyo  y  que debe marcarlo. Sin embargo, si se trata de una mascota adulta puede ser que tenga algún  un problema de salud que le impide controlar su micción.

Se queda  triste

 Los canes son muy observadores y están pendientes de todo lo que hacemos todos los días. Ellos reconocen los días que vamos a trabajar de los que nos quedamos en  casa por el comportamiento que tenemos desde que despertamos,  la forma cómo nos vestimos, etcétera, y saben si vamos a dejarlos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

99
3