Jaime Villalobos, 11 años cambiando la vida de los “lustras”

Este ecologista dedicado al trabajo social ha logrado visibilizar las necesidades y derechos de lustrabotas, limpiaparabrisas y vendedores de dulces a través del proyecto y periódico Hormigón Armado. Junto a ellos e instituciones ha conseguido que accedan a la salud, la educación y el trabajo.
martes, 6 de junio de 2017 · 00:00
Alejandra Pau / La Paz

"Yo nunca he podido concebir que una persona tenga un trabajo digno y tenga que cubrirse  la cara”, dice Jaime Villalobos Oroza. Su motivación por transformar la realidad de   los lustrabotas y niños que viven en situación de calle  lo llevó a   cofundar el proyecto y periódico Hormigón Armado.

Una madre adolescente ha pasado de dormir en las cabinas de los cajeros automáticos a hacer galletas para el subsidio materno, otro muchacho ha dejado las calles y hoy es gastrónomo, mientras que otros han formado un grupo de rap y hip hop para  cantar sobre sus experiencias y grabar un disco.  

Como ellos, 400 lustrabotas, limpiaparabrisas y vendedores de dulces han asumido que su vida puede ser mucho más que la hostilidad que enfrentan  al estar en situación de calle.   

Hormigón Armado es un  proyecto que tiene un área cultural y social. La primera corresponde al periódico, que además de incluir textos de colaboradores lleva las vivencias muchas veces duras  de los niños y jóvenes contadas por ellos mismos. La discriminación, la violencia,  pero también la esperanza  son temas recurrentes.  

 Actualmente, el periódico vende 7.000 ejemplares, cada uno cuesta cuatro bolivianos. El 75% del monto es para el "lustra” que los vende y el 25% se va a un fondo de salud.   

"Este no es un trabajo que se ha hecho de la noche a la mañana, al comienzo fue difícil pero poco a poco se fue generando un lazo y confianza con ellos (...). No es algo que he hecho solo, muchísima gente ha apoyado al proyecto. Si bien antes era el director, hoy soy un voluntario más del proyecto”, detalla Villalobos.   

Los menores o jóvenes que se involucran en el proyecto son sus amigos. Sólo hace falta observarlo rapeando  con los "lustras” en la fuente de El Prado de La Paz o en los pasillos de la casa de  Hormigón Armado, en donde siempre hay jóvenes, niños  y actividades.

Impacto social y  otro futuro

 Desde que Villalobos cofundó el  proyecto, el área social ha crecido y generado alianzas con diferentes organizaciones, instituciones  y ha  contado con la colaboración de voluntarios de 30 países. 

Desde su inicio se han hecho cientos de talleres sobre  derechos humanos, lucha contra la discriminación, trata y tráfico, prevención del VIH, salud sexual y reproductiva, y más.  

Se han logrado convenios  para que puedan acceder a la salud, a becas de estudios en educación técnica, a apoyo en el área legal y fuentes laborales. Existe, además,   Hormigón Armado Tours, en donde los "lustras” son guías de turismo por  La Paz. 

Otros miembros del proyecto integran el grupo Líricos Klika, con el  que ya grabaron su primer disco de rap y hip hop. 

Gracias a un proyecto que tienen la ONG  Save The Children,  Hormigón Armado cuenta con una fábrica   donde un grupo de jóvenes madres elaboran 5.000 kilogramos de galletas al mes  para el subsidio materno.

Del mundo a los "lustras”

Desde niño Villalobos estuvo familiarizado con el voluntariado gracias a su familia, su madre hizo mucho trabajo social con    pequeños que tenían diferentes tipos de discapacidad.  

Estudió Ecología en Inglaterra y Nueva Zelanda, su motivación fue el interés en la conservación del medio ambiente. Se especializó  en el vínculo entre naturaleza y ser humano, posteriormente lo hizo  en  desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza.  

Villalobos ha dado rienda suelta a   su espíritu nómada y su deseo de explorar el mundo. Ha vivido en muchos países como Brasil, Australia, Laos y Camboya. En uno de ellos fue profesor de escuela, en otro sembraba y cosechaba fruta y así desempeñó muchos oficios.  

Con lo ganado continuaba viajando, pero  siempre ha regresado a La Paz, es su destino favorito, su lugar en el mundo, la ciudad de los "lustras”.  

En sus veinte  y aún con dreadlocks, o rastas, en su larga cabellera  cofundó el proyecto  junto a Alexis Camacho, Fernando Luna Pizarro, Álvaro Morón, Narda Mustafá y Luis Fernando Arrien.
 
Recuerda que su madre le dijo: "Si comienzas esto, no puedes dejarlo, es  para toda la vida”.

Hoy asume que trabajar con un segmento tan vulnerable de la población da grandes alegrías.
 
Por ejemplo,  que una persona  que vivía en la calle, hoy tiene un trabajo, ha dejado sus adicciones a los inhalantes y  tiene sueños y metas para su vida. 

"Al verlo o verla nunca te imaginarías por todo lo que ha pasado, no podrías adivinar que son sobrevivientes de un mundo hostil”, argumenta.    

No obstante, hubo momentos muy difíciles como perder a amigos a causa de la inseguridad y la violencia. A ello  se suma que el proyecto estuvo a punto de cerrar por falta de  fondos. 

  "Hoy tengo muchos amigos que enriquecen mi percepción y mi concepto de la vida. Estoy muy agradecido con esta experiencia”, dice siempre. 

Para Villalobos, la niñez  y adolescencia en situación de calle  representa un problema muy grave y masivo, que preocupa a una población que tiene una esencia solidaria. 

En más de 11 años   Hormigón Armado ha logrado visibilizar al lustrabotas y hacerlo un icono de La Paz, ha direccionado la esencia solidaria de una población para materializar acciones concretas. "No serán nuestros hijos, pero son nuestros niños y es nuestra responsabilidad hacer algo por ellos”, concluye Villalobos.   
 
 "Gente de la Casa”, una nueva sección

Casa Real y Página Siete sellaron una importante alianza con el objetivo de destacar la contribución de diferentes bolivianos que con su talento y esfuerzo se han convertido en orgullo nacional e inspiración para otros ciudadanos.

 Todos los martes hasta fin de año se publicará en Página Siete el segmento denominado "Gente de la Casa”, en el que se relatará una historia de vida, de éxito, de esfuerzo, ejemplo y compromiso que inspira a ser emulada y fortalece nuestra autoestima como bolivianos.

Casa Real es una marca que se siente identificada con la producción nacional y tiene como premisa valorar el esfuerzo y empeño de aquellos bolivianos que trabajan todos los días con el objetivo de engrandecer el país.

Este espacio no solo plasmará las historias de empresarios exitosos, sino también de jóvenes emprendedores que creen en el país y apuestan por sus sueños. Así como las historias de hombres y mujeres que luchan por un ideal o proyecto que sea digno de resaltar.

Todas las publicaciones serán reforzadas en las redes sociales y en la web de Página Siete con cápsulas audiovisuales.

 
 
 
 
 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

142
2