WhatsApp ayuda a los benianos a protegerse de los desastres naturales

Técnicos de los municipios de Beni emiten información constante a través de la aplicación para teléfono celular sobre los cambios climatológicos. Pueden prevenir sobre alguna inundación o sequía.
jueves, 18 de octubre de 2018 · 00:04

Margarita Palacios / Rurrenabaque

En Beni, las autoridades municipales echaron mano de la tecnología y con el WhatsApp se mantienen informadas sobre los cambios climáticos que se dan en la región para prevenir las tragedias que traen los desbordes de ríos, los incendios forestales y las sequías.

Así fue como el técnico municipal de Rurrenabaque Juan Pablo Guerrero se enteró en 2016 que el agua de la cuenca del río Beni iba a rebalsar. En ese momento movilizó a sus trabajadores para ayudar a evacuar a siete familias del lugar. Dicho y hecho, pasaron seis horas y el agua entró al barrio Isla Grande. No hubo pérdidas humanas, sólo materiales.

“Me avisaron que en Palos Blancos (La Paz) estaba lloviendo y que había crecido el río. Me enteré de que había pronóstico de lluvias extraordinarias en mi municipio. El agua estaba a nivel de barranco, o sea cualquier aporte de agua iba a desbordar. Gracias a este grupo de WhatsApp no hubo muertos, ni pérdida de ganado. Lastimosamente no se pudo rescatar bienes materiales”, cuenta Guerrero mientras rememora las inundaciones de 2016.

Inundación en San Ramón, Beni, en 2016.

Este es uno de los casos en que la red de técnicos que utiliza WhatsApp pudo alertar sobre las inundaciones a través de los boletines que se enviaron por este medio: alertas hidrológicas, por ejemplo, que incluyen información sobre los niveles y volúmenes de los ríos de las cuencas Beni y Mamoré.

Estos mensajes también pueden contener información meteorológica o de precipitaciones pluviales.

El grupo central de WhatsApp, que nació el 23 de febrero de 2017, cuenta con 81 integrantes y tiene sus reglas. La principal es que sólo se comparte información de los monitoreos ante amenazas de inundación, focos de calor y fenómenos meteorológicos adversos, como vientos huracanados, tormentas eléctricas y lluvias intensas, entre otros.

En él comparten información los siete días de la semana bajo un concepto de monitoreo escalonado; es decir, los de la cuenca alta informan a quienes viven en la media y la baja. Por ejemplo, cuando llueve en Palos Blancos, en La Paz, se informa inmediatamente a Reyes, en Beni.

Ante las inundaciones

Beni es un departamento que cada año es afectado por las inundaciones, razón por la que se creó la iniciativa. Los registros indican que la inundación más trágica de la historia que se vivió en la región fue en 1947, cuando se desbordaron las cuencas Beni, Mamoré e Iténez. Pero en los últimos años, los benianos también se han visto afectados por lluvias que terminaron en inundaciones que afectaron su principal actividad económica: la ganadería. En 2007, las lluvias terminaron con alrededor de 137 mil cabezas de ganado, en 2008 con 37.000 y en 2014 con 239 mil.

En el grupo de WhatsApp se comparte diariamente información de boletines del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) y del Viceministerio de Defensa Civil (Videci), que responde a una estrategia de gestión de riesgo y forma parte del Monitoreo Escalonado para Territorializar la Alerta Temprana (METAT). Este trabajo permite a los municipios, comunidades y familias planificar acciones de prevención, preparación y respuesta ante una probable inundación, informa Oscar Mendoza, responsable de gestión de Riesgos de Desastres de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Evacuación de ganado en San Ramón.
Foto: UGR San Ramón

“La finalidad es ver qué está pasando en la cuenca alta, media y sus posibles efectos en la cuenca baja. Con la territorialización analizamos los probables efectos de las amenazas de inundaciones a nivel departamental, municipal y comunal, estableciendo zonas de alto riesgo”, explica Mendoza.

El METAT se puso en vigencia en Beni en 2014 como resultado del trabajo de la FAO, con apoyo del Senamhi y del Videci, y en coordinación con la Gobernación de Beni y sus municipios.

Antes de implementar esta estrategia escalonada, el Senamhi realizaba un seguimiento mediante puntos de monitoreo que mostraban el crecimiento de los ríos. Cuando las aguas subían al nivel de barranco se declaraba alerta roja.

“A medida que se incrementaba el nivel del agua y se aproximaba el nivel de barranco se podía declarar alerta amarilla, naranja o roja. Sin embargo, no se tenía información de la cuenca alta y media ya que la información era sólo de un punto de monitoreo. Al no tener datos de las otras cuencas, el riesgo de equivocación era alto, porque el nivel del agua podía subir o bajar, dependiendo de las precipitaciones pluviales y crecidas de los ríos aguas arriba. No había un modelo hidrológico”, afirma Mendoza.

Esa información se la enviaba por correo electrónico, mientras que ahora la nueva estrategia de monitoreo se lo distribuye también por WhatsApp.

Todo el trabajo es impulsado por la FAO, el Senamhi Regional Beni y el Viceministerio de Defensa Civil (Videci). También se cuenta con el apoyo de la Cooperación Italiana y del departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil (ECHO).

El WhatsApp se convirtió en una herramienta de alerta temprana para prevenir tragedias por inundaciones.

Otros grupos

Después de esta experiencia se crearon otros subgrupos de WhatsApp: departamentales y municipales. Forman parte de éstos la instituciones mencionadas, así como también integrantes de la Federación de Ganaderos, comunarios y personal de Sistema de Alerta Temprana (SAT), entre otros.

Yvan Rougcher, responsable de la Unidad de Gestión de Riesgo (UGR) del municipio de Reyes, forma parte del grupo de Whatsapp denominado “UGR de las cuencas del río Beni”, en el que están más de 16 personas conectadas desde La Paz, Sud Yungas, hasta comunidades ubicadas en la cuenca del río Beni.

“La tecnología nos favorece bastante, más que todo nos ayuda a comunicarnos. (…) Cuando las riadas llegan de manera inesperada, como a inicios de este año, y no hay forma de hablar con personas de algunas comunidades es desesperante. Da impotencia no poder actuar como actuamos en otras circunstancias en las contamos con un sistema de alerta”, expresa.

En estos grupos de WhatsApp también comparten noticias e información de tragedias de diferentes regiones del país, como el incendio que hubo en San José de Chiquitos, Santa Cruz, que afectó a más de 17.000 hectáreas, o las inundaciones que se registraron en Carolina del norte en Estados Unidos este año.

Los técnicos municipales interpretan la información y la difunden en subgrupos de WhatsApp municipales. Por ejemplo, la responsable de la Unidad de Gestión de Riesgos del Municipio de Santa Anta de Yacuma de Beni en junio recibió la información que en septiembre de este año las altas temperaturas podrían llegar a una alerta naranja.

En esa circunstancias, la técnica emitió información recomendando a la población tener cuidado, especialmente con los adultos mayores y los niños, y aconsejando evitar salir de sus casas y realizar actividades en las horas máximas de calor. También informó a través del WhatsApp llevar ropa de color clara y amplia, tomar agua, usar sombrero, gafas de sol y usar protector solar.

El mensaje de la Unidad de Gestión de Riesgos del Municipio de Santa Ana de Yacuma añade que es aconsejable tomar duchas frecuentes. “Utilizar ventilador u otro sistema de refrigeración. Beber más de un litro de agua y medio de agua al día, salvo contraindicación médica”, se lee en los mensajes de prevención ante un ola de calor en Beni.

Ganado muerto después de la inundación de 2014.
Fotos: UGR San Ramón

Además de utilizar WhatsApp, los técnicos municipales se comunican por radio, televisión y radio transmisoras.

Este 2018 se prevé implementar el reporte de monitoreo escalonado a través de WhatsApp en las cuencas del río San Juan de Loro, en Chuquisaca, Potosí y Tarija, y del río Desaguadero, en La Paz y Oruro.

El técnico del municipio de Rurrenabaque, Beni, Juan Pablo Guerrero está convencido de que con un buen uso de la tecnología se puede llegar a salvar vidas. “Incluso la preocupación disminuye cuando te informas de que no habrá crecimiento de los ríos”, asegura.

Así lo hizo Abraham Mamani, de Ixiamas, quien se encontraba en Guanay y vio que el grupo de WhatsApp alertaba sobre lluvias “extraordinarias” en las cuencas altas y medias del río Beni. Pero cuando analizó la situación, gracias a los reportes de otros municipios, se quedó tranquilo porque estaba seguro de que no habría ningún incidente en su población. Y efectivamente, el río no se desbordó.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

161
94