De migrante a embajador boliviano de un proyecto de la NASA

El ingeniero Informático cochabambino Juan Poma trabaja para la compañía aeronáutica y aeroespacial estadounidense Boeing.
domingo, 23 de septiembre de 2018 · 00:07

Alejandra Pau / La Paz

La NASA está embarcada en la carrera porque el ser humano retorne al espacio y sus ojos están puestos en Marte. En su camino para lograrlo contrató a varias compañías, una de ellas es la aeronáutica estadounidense Boeing, involucrada en el desarrollo de la inmensa nave espacial llamada Space Launch System (SLS). Un joven ingeniero boliviano recién contratado por Boeing se involucró en el proyecto, convirtiéndose en su embajador.

Juan Junior Poma Rosas siempre creyó que tenía suerte. Ahora asume que en el trayecto por la vida cada quien construye la suya.

Nacido en Cochabamba, este joven de 26 años fue embajador del proyecto SLS, Sistema de Lanzamiento Espacial, en español, como ingeniero informático de la empresa Boeing, conocida por sus aeronaves comerciales 737 y que se autodefine como la compañía aeroespacial más grande del mundo.

Una aeronave F-18 construida por Boeing de la Armada de Estados Unidos.

Empezó a trabajar en la sede de Boeing en Huntsville, Alabama, en un área alejada del proyecto de la NASA ni bien se graduó del Instituto Politécnico Rensselaer, en Estados Unidos, pero el encanto por los misterios del espacio le reservaba algunas sorpresas.

“El SLS es el siguiente cohete que se va a enviar al planeta Marte (...). Yo no estaba trabajando en el proyecto, pero me llamó muchísimo la atención; en Boeing puedes proponer participar en un proyecto para crecer profesionalmente. De esta forma, fui incorporado y me convertí en el embajador del programa de SLS, representando a NASA y Boeing. Hice exposiciones en universidades, otras sedes de la compañía, eventos y varias escuelas en Virginia, donde existe el mayor índice de población boliviana”, detalla Poma a Página Siete.

El proyecto es tan grande que se asigna a uno o dos ingenieros para que trabajen en una tuerca. Los miles de datos y resultados que generan miles de pruebas, realizadas por ingenieros, deben ser sintetizados y almacenados en las bases de datos de Boeing, ese era el trabajo que realizaba Poma.

Poma junto a su madre, Irma Rosas.

Según información oficial, la primera misión del SLS, pautada para finales del 2019 o inicios del 2020, no será tripulada por el ser humano y llegará a la órbita lunar, pero se planea que la segunda incluya una tripulación.

En tanto, la tercera y cuarta misión tendrán como objetivo el arribo a Marte. Aunque información filtrada dio detalles de que existiría tripulación desde el primer lanzamiento.

De lavaplatos a ser becario

Tenía cinco años y vivía con sus abuelos cuando su madre, Irma Rosas, que ya radicaba en Estados Unidos, llegó para llevarlo con ella al país del norte, pero enfermó gravemente y tuvo que quedarse en Bolivia para luchar por su vida antes de regresar a Norteamérica. Poma vivió su adolescencia y parte de su juventud en Santa Cruz de la Sierra, ciudad en la que cursó hasta el segundo año de veterinaria en la Universidad Gabriel René Moreno. Luego siguió los pasos de su madre en 2010.

Al llegar vivió con su tío en Massachusetts, se dedicó a estudiar inglés intensivo y a trabajar para ayudar a su mamá. Sus primeras oportunidades laborales fueron como lavaplatos y repartidor de pizza.

Después de un año encontró la forma de continuar con sus estudios en una universidad comunitaria, optó por Ingeniería de Sistemas, debido a la alta demanda en el mercado laboral.

Estudió dos años y trabajó en su historial participando en actividades políticas, fue embajador de la universidad y tutor de inglés y matemáticas. Con ello logró obtener una beca completa en Rensselaer y se graduó como ingeniero informático con especialización en Sistemas de Software. A pesar de tener la beca completa siguió trabajando como cualquier otro migrante.

“Las personas que asisten a esta universidad son de altos recursos y es un poco difícil integrarse en esa cultura y círculo de personas. El nivel académico es muy alto y tuve que estudiar el doble para nivelarme, sacar buenas notas y mantener la beca”, comenta.

Los aviones de guerra

Fue durante una feria de trabajo en Rensselaer -actividad en la que cientos de compañías asisten para entrevistar y reclutar a los mejores alumnos- que encontró sin previa planificación su oportunidad para tener una entrevista con Boeing.

Un amigo le cedió su lugar en la fila de los aspirantes. Durante la entrevista, cuando los reclutadores de Boeing le preguntaron ¿qué sabía sobre la compañía?, él respondió: “No lo sé, solo sé que es una compañía grande”. La honestidad sumada a su historial académico hicieron el resto.

Actualmente, Poma no está involucrado en el proyecto SLS porque fue ascendido a gerente de sistemas de negocios de varias aplicaciones de Boeing y trasladado a la ciudad de Saint Louis, Missouri, en la que trabaja con los aviones de guerra F-18 y F-15. Además es el presidente de la Sociedad de Ingenieros Hispanos en Huntsville, Alabama.

Se ha alejado de la informática para adentrarse más en el campo de la ingeniería. Su siguiente meta es obtener la maestría Ingeniería Aeroespacial con especialidad en manufactura aditiva.

Repasando los grandes cambios de su vida en pocos años, siente satisfacción por el orgullo que su madre le transmite gracias a todo lo que empieza a lograr, confiesa que lo batallado ha sido posible gracias al sacrificio de ella. Un esfuerzo que se materializó a pesar de que le dieron seis meses de vida cuando él tenía ocho años, pero la vida ganó.

Diseño de la nave espacial SLS de la NASA, que es desarrollado por Boeing y otras empresas.

“Con todos los problemas de salud logró sacarme adelante, una motivación muy fuerte para mí es verla feliz y alegre por esto. Hoy está aquí y eso es algo invaluable”, destaca. Considera que su carrera ha tomado un ritmo estable y que ahora puede dedicar tiempo a ayudar a personas que están pasando por los mismos problemas que él tuvo, como conseguir trabajo, aprender el idioma, estudiar, entre otros.

Por ello, es mentor de estudiantes de Rensselaer, en la Universidad Católica Boliviana y en la Gabriel René Moreno. Está empecinado en enseñarles todas las habilidades que las compañías como Boeing buscan en sus candidatos para que sean los aspirantes idóneos para futuros cargos.

En el futuro, quiere formar una ONG para entrenar a los jóvenes que aspiran rendir los exámenes para ingresar a universidades en Estados Unidos; pero también, quiere conseguir fondos para que puedan pagar los gastos que conlleva formarse en ese país. “Lo que sé, es que quiero retornar a Bolivia y ver cómo se puede ayudar al país, incluso tal vez incursionar en la política”, asegura.

Este boliviano no se detuvo a esperar el gran golpe de suerte del que muchos hablan. A él, la suerte lo encontró trabajando hasta las tres de la mañana repartiendo pizza o pasando clases a primera hora de la mañana, después de dormir unas cuantas horas. Él trabaja con ella.

La carrera espacial

  • El SLS El Space Launch System (SLS), o Sistema de Lanzamiento Espacial en español, es un cohete pesado de casi 65 metros de largo que tendrá capacidad para llevar cargas de hasta 70 toneladas.
  • Asteroides en Júpiter El cohete SLS también podría enviar misiones para visitar los asteroides troyanos de Júpiter, un lugar donde se acumulan los restos que quedaron tras la formación del Sistema Solar.
  • Space X Space X, empresa que pertenece al magnate de Tesla, Elon Musk, está desarrollando el Falcon Heavy, capaz de transportar casi 64 toneladas a la órbita próxima.
  • Turismo espacial Elon Musk informó que el multimillonario japonés Yusaku Maezawa será el primer turista espacial de la misión de SpaceX en viajar a la Luna. Maezawa es un curador de arte y empresario de 42 años.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

356
99