La lucha diaria por niños y adolescentes

Este reportaje ganó el segundo premio dentro del programa “La entrevista de mis sueños” de la Fundación Para el Periodismo en convenio con el Ministerio de Educación y el apoyo del European Journalism Centre.
miércoles, 02 de enero de 2019 · 00:04

Alejandra Mendoza, Scarlet Aramayo  y Valeria Ruiz  /La Paz

Nacida en Cochabamba, mujer con mucho valor, eligió servir a los demás y, aunque su trabajo asume riesgos, defiende la vida, juró lealtad a su país y a su bandera. Cada día lucha por mejorar y contribuir al desarrollo de su país porque eligió ser policía. Actualmente es jefa de la División de Trata y Tráfico de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) La Paz.

¿A qué edad supo que quería ser policía?

Yo decidí ser policía cuando tenía 19 años, después de salir de colegio, influenciada por mi hermano. Él es policía y me gustó mucho como trabaja, lo vi como un ejemplo.

¿Cómo fue su experiencia en la Academia de Policías?

Es un poco compleja para las mujeres, es una formación muy vertical y disciplinada. Cuando salí de la Academia éramos pocas mujeres. De un batallón de 500 personas, solamente  50 mujeres y el resto eran varones. La etapa de formación es un poco dura para la mujer, pero si tienes un objetivo claro, quieres ser parte de la institución policial, pues eso te alienta para que puedas salir y cumplir con todas las obligaciones que te dan dentro de la Academia. Fue una cuestión de voluntad más que todo.

¿Cuéntenos qué significa ser policía?

Esta pregunta es muy bonita… policía significa ser una persona de servicio para tu sociedad. Significa compromiso, servicio a tu ciudadanía, a las personas que te necesitan. Tener criterios de responsabilidad hacia las personas que necesitan ayuda. Cuando nosotros cumplimos la función de policías y generamos una autoridad, debe ser una autoridad para el bien de la sociedad, de protección a las personas para que se sientan seguras cuando ven a un policía. Por ejemplo, los niños y niñas (como ustedes) puedan confiar en pedir ayuda a un policía. En definitiva, ser policía es un compromiso con el bien común, la seguridad y el desarrollo de nuestro país. Ahora que yo trabajo en investigación, me represento dentro de nuestra sociedad a través de los casos que llegan a esta oficina, en lo que puedo aportar para ayudar a esas personas que buscan justicia, apoyo, ayuda de la  Policía y eso es lo que hago.

Es poco frecuente ver profesionales policías mujeres.

Cuéntenos si encuentra obstáculos y ¿cómo los supera?

Yo pienso que los obstáculos se presentan como en todo lado, eso es parte de la vida y es parte de la superación -responde con una sonrisa-. Entre los obstáculos que se pueden encontrar, puedo decir que todavía se nota en nuestra sociedad una influencia de varones, esto hace que sea más difícil que una mujer pueda romper ese tipo de influencias. Por esto, si se presenta un obstáculo es para superar esa situación, eso es lo importante no el problema como tal, sino cómo vayas a solucionarlo y cómo vayas a salir de eso, siempre con un objetivo claro de lo que tú busques y lo que quieres ser, eso es lo más importante. 

Coca en la entrevista con las estudiantes.
Foto: FPP

¿Nos podría comentar cuáles son las especialidades que ofrece la Policía a los egresados de la Academia de Policías y usted en qué especialidad se encuentra?

La Academia de Policías dentro de su nueva currícula tiene especialidades en diferentes áreas: en régimen penitenciario, orden y seguridad, investigación y administración. Yo estoy dentro de la especialidad de investigación. Egresé de la Academia de Policías hace 12 años más o menos. La mayoría de mis destinos estaban vinculados a la investigación, ya son ocho años que trabajo en investigación criminal.

¿Cuéntenos por qué decidió formarse en esa especialidad? 

Me formé en esta especialidad porque desde la etapa de formación en la Academia ya te perfilan para lo que mejor puedes hacer. Entonces, comencé a trabajar en este perfil y  estudiando e investigando me formé en esta especialidad. Llevo mucho tiempo dedicada al trabajo de investigación. Actualmente, estoy en la unidad de trata de personas y me agrada mi trabajo.

Sabemos que actualmente encara a un monstruo que amenaza a nuestra sociedad con muerte como es la “trata y tráfico de personas”. Como jefa de la División de Trata y Tráfico de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen ¿cómo encara su trabajo?,  ¿cuál es su motivación para dar lucha día a día?

Mi motivación principal son las víctimas, lo que uno busca es ayudar a esas personas que son víctimas de trata de personas. Todos tienen ese objetivo, especialmente yo,  que estoy trabajando en esta área. Mi principal motivación son ellas, por ellas es que se hace todo este trabajo para ayudarlas. Pedimos ayuda a otras instituciones, no solamente trabaja nuestra división, trabajan muchas instituciones del Estado y otros ministerios también. Ellos son parte de nuestro apoyo y nos ayudan a salvar a las víctimas.

Cuando nosotros decimos “trata de personas”,  nos referimos a cuando se compran y se venden personas, es como si yo comprara este teléfono o cualquier otro objeto. ¿Y qué hacen con esas personas? les obligan a cumplir trabajos que ellas no desean hacer porque alguien paga por esa persona.

En este sentido, nosotros hacemos todo nuestro trabajo en torno a la víctima que ha sido comprada y vendida. Por esto, si alguien les ofrece un trabajo con estas características no lo acepten,  ustedes pueden ser víctimas de trata de personas. 

Desde niños debemos aprender a decir “no” porque si alguien se acerca y les dice: “Estás muy guapa, puedes ser una gran modelo”, ustedes deben decir no, y avisar a sus profesores y a sus papás. De ahí que nace el trabajo de prevención. Nosotros como unidad damos charlas de reflexión e información a los niños y adolescentes en las unidades educativas, porque las formas de captación varían y queremos orientar a los y las estudiantes para que no sean víctimas de trata y tráfico de personas.

 ¿Qué aporte le dio a su vida la carrera policial?

La institución me ha dado todo. Todo lo que soy ahora, me ha dado una familia. Mi esposo también es policía, tenemos dos hijas. Tengo un cargo actual con el cual puedo desenvolverme muy bien, me ha dado capacitación. Es decir, la Policía me ha hecho la persona que yo soy ahora, me ha permitido que yo pueda crecer profesionalmente, me ha permitido ayudar a la sociedad. Eso es lo más importante y lo más gratificante es recibir un “gracias” porque tú has podido ayudar. 

¿Cuáles son sus expectativas en la carrera policial?

Es seguir creciendo dentro de la institución. Si me dieran a escoger, escogería investigación y crecer en investigación, ser parte de la Dirección Departamental, ser parte de la Dirección Nacional, ser comandante general, todo esto está en mis expectativas. Siempre y cuando la institución me lo permita, y te lo permite cuando tú también haces el esfuerzo y tienes la voluntad para que eso suceda, no es que las cosas te caen del cielo, no lo es. Uno tiene que prepararse, uno tiene que estudiar porque la preparación y conocimiento es lo mejor que puedas tener para seguir creciendo profesionalmente. Yo me quedaría aquí, pero estoy sujeta a disposiciones superiores. Lo que ellos dispongan yo tengo que cumplir porque estoy dentro de un régimen disciplinario. Sin importar el destino donde me manden,  siempre trato de cumplir con mi trabajo de la mejor manera posible.

Las niñas  que entrevistaron a Coca dentro del programa”La entrevista de mis sueños”.
Foto: FPP

Teniente Gaby Coca, ¿qué les diría a las estudiantes que sueñan con ser policías y ven como ejemplo a su persona?

 Ser policía es hermoso desde la primera etapa en la Academia. Implica tener la responsabilidad  de ser una persona de bien para la sociedad. El policía no debe generar miedo, debe generar confianza; entonces, yo les diría: “Si tú quieres ser policía, tienes que estar convencida, convencido de tus deseos, tus aspiraciones, objetivos y metas”. Quienes quieren ser policías y quieren servir a la sociedad aquí en La Paz o lejos de su familia, tienen que ser personas comprometidas, tener convicción y voluntad. Si fusionan esos tres valores serán profesionales exitosos, personas preparadas y disciplinadas.

Las autoras de esta  entrevista estudian en el colegio República de Panamá de  La Paz. Su tutora y guía fue la profesora Ernestina Arguata. 

El programa de la fundación considera a estudiantes de entre  11 y 14 años de edad. 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

40
3