“Caseritos ”del Miraflores reivindican la Alasita y el oficio de sus mamás

Son hijos, sobrinos y nietos de las vendedoras que armaron un ch’iti mercadito. Atenderán hasta hoy desde las 8:30. Ofrecen desayunitos con sándwiches de palta, el rico plato paceño, verduritas, flores y masitas.
jueves, 24 de enero de 2019 · 01:07

Ivone Juárez /  La Paz

Unos luchan con todas sus fuerzas contra su timidez, otros se mueven como un pez bajo el agua: sonríen, llaman a los clientes y ofrecen lo que tienen.  Pero todos siguen al pie de la letra lo que sus mamás, abuelas o tías, maestras de las ventas, les recomendaron: ser amable, cariñoso, no cansarse de ofrecer el producto y, sobre todo, contar  bien el dinero que reciben de los compradores.

 Foto: Douglas Ormachea / Página Siete

   Son los “caseritos” del Miraflores. Con la ayuda de sus familiares instalaron un ch’iti mercadito al ingreso del tercer piso de ese centro de abasto. El objetivo es que conozcan y valoren más la fiesta de la Alasita y  al Ekeko -que  este mediodía llega a la ciudad de La Paz, cargado de sueños y deseos- y el oficio de sus mamás, abuelas o tías que venden en el mercado, muchas desde hace más de 50 años.

 Foto: Douglas Ormachea / Página Siete

“El objetivo es que se diviertan, pero lo más importante  es que no se olviden de nuestras tradiciones, del Ekeko, de la Alasita,  y que valoren nuestro oficio . Yo he criado y sacado adelante a mis hijas con este puesto en el mercado, ya están en la universidad. El trabajo da dignidad”, afirma Rosalía Limachi, impulsora del ch’iti mercado Miraflores.

 Foto: Douglas Ormachea / Página Siete

Rosalía, vendedora de verduras,  tuvo la idea el año pasado y se la propuso a sus compañeras.  La apoyaron y se organizaron para armar los puestitos con productos reales  en miniatura: verduras, flores, alimentos preparados, masitas... todo lo que se encuentra en el mercado  todos los días.

 Foto: Douglas Ormachea / Página Siete


   “El año pasado eran cinco niños, hoy son siete”, cuenta satisfecha la comerciante de 47 años, que hace 35 años atiende su puesto de verduras en el Miraflores.

El mercadito de Alasita  atiende sólo el 23 y 24 de enero. Ayer aparecieron los puestitos y permanecerán hasta hoy, desde las  8:30 hasta las 17:00.

 Foto: Douglas Ormachea / Página Siete

Los siete caseritos instalados en el lugar  tienen de todo para los que  lleguen hoy  al Miraflores. Desde minidesayunos, a tres bolivianos, compuestos por una  tacita de café o sultana caliente, con un sándwich  de palta, carnes frías o sólo con un pancito con una tajada de queso. Sayuni, de nueve años, asegura que están sabrosos.  Sonriente ofrece sus desayunos junto a su ayudante Monserrat, de cinco años.

Anet y Andrés  venden un  delicioso platito paceño a cinco bolivianos. Ayer, hasta las 10:00, habían vendido ya 12 platos, preparados por sus mamás. “El año pasado todo hemos vendido, nos ha faltado”, cuenta contento Andrés, de 14 años, que cuando sea grande quiere ser policía.

 Foto: Douglas Ormachea / Página Siete

Y después de saborear las delicias mencionadas ¡a hacer compras! Carlita tienen las verduras más variadas y frescas del mercado. Todo a buen precio y “con yapa”, asegura.   

Ariana tiene unas masitas ideales para el té: cuernitos, empanaditas y brownies.  Camila, de ocho, ti ene unas  flores coloridas y lozanas para la casa. El ramo a cinco bolivianos. “Las que más he vendido son las  Maravilla”, dice. Su mamá es florista en el Miraflores.  Carlita tiene los mismos productos y recuerda la principal recomendación de su mamá: “contar bien la plata”.   

El mercado Miraflores está ubicado en la calle Díaz Romero, entre las avenidas Saavedra y Busch.

Una iniciativa de madres e hijos

Los compradores habituales del mercado Miraflores quedaron gratamente sorprendidos ayer en la mañana  cuando llegaron al centro de abasto y se encontraron con un ch’iti mercadito “manejado” por los hijos e hijas de sus caseras.

“Qué bonita iniciativa de las caseras para que sus hijos conozcan nuestras tradiciones y de paso valoren el trabajo tan sacrificado que realizan ellas”, comentó Sandra, mientras disfrutaba de una tacita de café caliente en el mercado de Alasita en Miraflores.

 “Personalemente me preocupa cómo se van perdiendo las tradiciones, como la de Todos Santos, por ejemplo, los niños piensan más en Halloween”, afirmó Rosalía Limachi, impulsora de la iniciativa que nació el año pasado.

“Queremos que los niños aprendan mientras se divierten”, añade la vendedora.

Josefina, otra compradora del mercado de Miraflores, expresó su satisfacción al ver tantas verduras y comida en miniatura. “Qué bien que los niños aprendan a valorar nuestra cultura, nuestra fe en el Ekeko y la Alasita”, dijo. 

 

“Muchos niños son tímidos y esto les ayuda. Mi nietita dice que ya perdió el miedo y está vendiendo flores”.
Elizabeth, florista, y su nieto

 “Tenemos tradiciones que se están perdiendo y los niños no conocen. Tenemos que enseñarles nuestra cultura”.
Rosalía, impulsora del mercadito

“Mi nietita está vendiendo verduras. Le he recomendado que sea amable y cariñosa con los caseros”.
Teodora, vendedora

}

“Es divertido vender  en la Alasita. Estoy atendiendo como lo hace mi mamá todos los días en el mercado, con cariño y paciencia”.    
Sayuri, una caserita

“Qué bonita iniciativa de mamás e hijos para recuperar   tradiciones como la Alasita. Buena idea para que los chicos aprendan”.
Martha, compradora

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

37
12