Dos bolivianos cumplen un año viajando por el mundo

Gabriela Álvarez y Aurelio Méndez son nómadas digitales y partieron en enero de 2018. Llevan 24 países recorridos hasta el momento y continúan el viaje.
sábado, 26 de enero de 2019 · 00:04

Alejandra Pau / La Paz

Hace un año dejaban atrás la vida del trabajo de ocho horas y las  vacaciones de 15 días al año. Hace un año se entregaban a su pasión por viajar y trabajar  siendo nómadas digitales, esto   que les ha permitido estar  entre uno y dos meses en  cada uno de los 24 países que han visitado hasta el momento. 

Gabriela Álvarez y Aurelio Méndez son una pareja de bolivianos que hace lo que muchos sueñan. Si bien la meta inicial era viajar por  16 países, cuando salieron desde Santa Cruz el 15 enero de 2018 con su proyecto 2 Bolivianos por el Mundo, hoy casi han duplicado las naciones que contemplaba su plan inicial.

Fotos: Cortesía Gabriela Álvarez y Aurelio Méndez

Recién llegados a Estambul, Turquía, cuentan a Página Siete algunas de sus experiencias como nómadas digitales, las personas que más los han impactado, los pocos malos ratos y la experiencia de compartir con las personas de cada país, más allá de los paquetes turísticos ofrecidos por las agencias de viajes. 

“El último país en el que estuvimos el 2018 fue India (...). Todos los países tienen algo que nos ha sorprendido, pero el que más nos ha gustado ha sido Egipto, que  tiene la imagen de ser un país terrorista, con las bombas y demás; pero nos sorprendió cómo cuidan al turista. Ha sido muy transformador para nosotros con las pirámides de Egipto, el mar Rojo y muchos más lugares”, destaca Álvarez.

  Comer escorpiones

Se han comunicado por señas con un camionero que los llevó por la frontera de Egipto,  su movilidad chocó en plena carretera con  una vaca en la India, comieron escorpiones y diversos insectos en Tailandia, esas son algunas de las experiencias que han vivido en este último año.  
   
 El país más intenso por su cultura y al que  más les  costó adaptarse  fue India, porque siempre se debe estar regateando los precios, sintieron que muchas de las interacciones tenían una finalidad de venta de algún producto o para obtener dinero.  

“Eso nos chocó mucho porque nosotros buscamos conocer a los locales de una forma más espontánea (...).  Otra cosa que nos ha costado también ha sido la comida, que tiene muchísimas especias, y nosotros no estamos acostumbrados a comer de esa forma. Estuvimos 57 días, algo que nos gustó es que es un país que tiene distintas religiones, pero en el que todos conviven en paz y que es uno de los más baratos para viajar”, dijo Álvarez.  

Por supuesto que viajar como lo hacen tiene algunos riesgos. En Malasia dejaron parte de su dinero en un casillero con candado en un hostal con cuartos compartidos en el que se alojaron. Lamentablemente,  abrieron el casillero y les robaron. 
 

Una de las cosas que recomiendan  es que los viajeros guarden el dinero en diferentes lugares. En ese sentido, también aconsejan   escanear los documentos de identidad y subirlos a la nube en caso de que se extravíen o sean robados.

Personas inolvidables

  A veces la persona que menos tiene es la que más da. Eso lo aprendieron cuando conocieron a un italiano llamado Pedro,  quien los alojó  en una casa comunaria cerca a Nápoles.

Pedro es una persona de bajos recursos que trabaja en  la construcción y que tiene un hijo con  autismo; sin embargo, su manera de afrontar la vida es con humor y  una sonrisa. 

    “Él tenía solamente un par de zapatos, uno de ellos ya estaba medio abierto y hacía muchísimo frío. Un día llegó muy contento y nos contó que su jefe vio sus zapatos y le ofreció regalarle un par. Él le contestó que prefería unos para su hijo y estaba contento de darle algo a su pequeño”, relata Álvarez.

    Otra persona que recuerdan es    un guía turístico que conocieron en Mandalay,  Birmania. “Nos llevó a los dos en una moto junto a él, pasamos diez horas queriéndonos mucho porque íbamos todos sobre la moto. Disfrutaba muchísimo su trabajo, ama lo que hace y nos encantó compartir con él”, comenta riendo Álvarez.      

 Los mitos sobre viajar

 Viajar como nómadas digitales para ellos implica haber ahorrado un presupuesto inicial con el que partieron de Bolivia, pero continúan generando recursos a través de su Startup en línea (emprendimiento emergente). 

Generan recursos a través de la venta de su libro disponible en su página web, dan un curso en línea para emprender proyectos en línea; además trabajan con empresas turísticas y hoteles escribiendo reseñas y artículos patrocinados en todos los países que visitan.        

Según explican, no se necesita ser millonario para viajar. La mayoría de las personas cree que necesita grandes cantidades de dinero y no es así. Si bien es necesario tener algo para comenzar el recorrido, muchas personas trabajan por internet o durante    medio tiempo en los países a donde llegan mientras siguen viajando. 

“Se necesita cierto monto de dinero para pasajes de avión y trasladarse de un país a otro, pero dentro de un país nosotros nos desplazamos mucho haciendo dedo”, indica la viajera.

Sobre el presupuesto, la mayor parte del recorrido  gastaron entre 50 a 100 bolivianos al día. Lo máximo que gastaron fue unos 350 bolivianos al día por persona.      

 En Europa, parte de Malasia y Rusia  se alojaron en casas de locales que  encontraron por couchsurfing, una plataforma social para alojarse en cualquier parte del mundo en forma gratuita propiciando un  intercambio cultural. 
  

Ahora saben que quienes   tienen más miedo a encontrarse personas “malas” durante un viaje son aquellas que no han viajado demasiado. No obstante, recomiendan  investigar previamente los países que se visitará  y evitar zonas consideradas inseguras.

El siguiente país de destino es Irlanda.  “Aprendizajes hay miles, la ruta continúa y no tenemos fecha de regreso”, concluye Álvarez.

Lo que  hace falta

  • Predisposición Para el dúo de bolivianos lo principal que necesita una persona para viajar es el respeto por las creencias del país al que llega. Tener una mente abierta y capacidad de adaptarse a todo tipo de situaciones.   
  • El idioma   A pesar de que  Gabriela Álvarez tiene un buen dominio del inglés, no en todos los países las personas que conocieron lo hablan. Por ello, cree que no es una limitante, ya que cuando uno quiere comunicarse lo hace hasta con señas.
  •   En la Web Para conocer más sobre ellos y su viaje se puede ingresar a: www.caminitoamor.com.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

95
20