Piezas textiles se inspiran en el macramé de las mantas de chola

La diseñadora de moda boliviana Melissa Lara fundó en 2018 la marca Munai, un proyecto para trabajar con artesanas y crear obras destinadas a la decoración de interiores para su exportación.
jueves, 31 de enero de 2019 · 00:04

Alejandra Pau / La Paz

 Los nudos de cada cinta que integran una pieza textil de Munai componen más que los patrones de cada ejemplar; son nudos que han forjado un lazo entre cuatro mujeres bolivianas. La diseñadora de modas Melissa Lara Gutiérrez se ha inspirado en el macramé de las mantas de chola para lograr un objeto decorativo para interiores y de colección.  

En 2018 Lara regresó a La Paz después de estudiar Diseño de Modas en Miami, Estados Unidos, con la inquietud de trabajar con textiles tradicionales y expresiones bolivianas. Una de las técnicas a la que prestó especial atención mientras estudiaba fue el macramé.

FOTOS: Cortesía de  Yamil Antonio, Pablo Quiroga, Melissa Lara

“En Bolivia estamos acostumbrados a ver el macramé en las mantas de las mujeres que llevan pollera y ahora mismo en Estados Unidos hay una tendencia en decoración de interiores con textiles de macramé, pero ellos utilizan  cordones de algodón, un material  muy diferentes a las cintas que utilizan las cholitas”, detalla la diseñadora de 25 años.  

El macramé denominado “andino” –a pesar de que empezó  a ser usado desde la época colonial– está hecho de cintas delicadas, llamadas comúnmente “sedas”, que se incorporan en la vestimenta de la chola boliviana.  

La diseñadora paceña decidió  elaborar un proyecto de creación de macramé tradicional boliviano, pero para crear  obras textiles  eclécticas  con piezas hechas completamente a mano. 

El objetivo desde el inicio fue crecer brindando nuevas oportunidades a las  artesanas de Bolivia e impulsarlas a  desarrollar su talento innato, según reseña Lara. No obstante, el proceso para encontrar a las mujeres especializadas en esta técnica fue arduo.

 Nudos de mujeres

Macramé es una palabra de origen francés que significa “nudo”. Hace alrededor de seis meses, Lara emprendió la búsqueda de artesanas que se especialicen en esta técnica. Tardó alrededor de dos meses en encontrarlas. 

Halló a Felipa Alicia Luque y Juana Lidia Mamani de El Alto y a Sandra Flores de la localidad de Uni,  camino al Illimani. 

Estas mujeres se han dedicado a diferentes trabajos como   vender fruta o  comida, limpiar casas, cultivar y  realizar labores de construcción. Aprendieron macramé de las awichas, de otras mujeres y de familiares a muy temprana edad. 

Hoy elaborar este textil tradicional les significa tener un momento consigo mismas, una pausa para la introspección, un momento de paz en el que las manos hablan por ellas.   

“Yo saco nuevos diseños sólo cuando puedo estar en paz, saber que mi familia está bien y cuando estoy feliz”, dice Sandra Flores.

Felipa Alicia Luque  siempre veía cómo las mujeres tejían  en el mercado en el que vendían fruta. Un día decidió comprar su propio hilo y aprender por sí misma. Con el tiempo, las mujeres mayores del mercado le enseñaron las nociones básicas para convertirse en experta. 

 Juana Lidia Mamani aprendió la técnica de macramé casi forzada por su tía, pero se convirtió en su pasión. Como las otras mujeres el principal  desafío que enfrentó fue mantenerse  vendiendo sus tejidos en las calles sin ningún tipo de apoyo. La necesidad la llevó a conseguir trabajo en otros rubros. 

  En la actualidad, Mamani sigue siendo ama de llaves, pero debido a este proyecto  cree que el macramé  pronto le proporcionará un ingreso estable para ayudarla a mantener a su familia.

  “Considero que las  tres, en diferentes momentos de su vida, fueron limitadas por actitudes machistas   normalizadas  en nuestra sociedad, eso me dio más ganas de trabajar con ellas y que tengan un ingreso económico que mejore su calidad de vida”, añade Lara, quien  se desempeña como la directora creativa de la marca. 

 El proceso del textil  

El proceso creativo empieza con un boceto elaborado por Lara y los elementos de inspiración que van aportando entre todas. A partir de ello se crean las formas que componen el patrón de la pieza decorativa con las “sedas”, que son fabricadas en Sucre. 

Así lograron medio centenar de piezas con seis diseños que destacan la prolijidad, rapidez, destreza de las artesanas. En definitiva con calidad de exportación.

La mitad de las  piezas fueron presentadas en una exposición realizada en la Galería Puro la semana pasada.  El siguiente paso será que el proyecto crezca y desarrollar una colección de prendas de vestir. Dentro de poco, Lara regresará a Miami para abrir un mercado para Munai.  

La diseñadora define como mágico el proceso de trabajo que realiza junto a  las tres mujeres. “Los nudos que hacemos para lograr los textiles no sólo significan trabajo, sino una hermandad entre todas, es un lazo  personal difícil de desatar. Son seres humanos hermosos”, concluye Lara.

Sobre la nueva  marca

  • En La  Paz Los diseños se pueden encontrar en la tienda Eureka, avenida Montenegro #1549, esquina 21 de Calacoto.    
  • La tienda en línea    Munai cuenta con una página web y con una tienda en línea: www.munaibolivia.com. 
  • En las redes La marca tiene cuentas en Instagram y Facebook: Munai.Bolivia.
  • Fondo Una parte del dinero obtenido por la primera línea de Munai se destinará a un fondo para comprar maquinaria y diversificar la producción de la marca.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

21
29