Conociendo a Carmen Julia

Este reportaje ganó el tercer premio dentro del programa “La entrevista de mis sueños” de la Fundación Para el Periodismo.
martes, 08 de enero de 2019 · 00:00

Claudia Parada, María Pacheco y Rosmeri Suyo  / Sucre

La legalización del aborto es un tema muy discutido en nuestro país, generando diversas controversias en distintos sectores, que provoca opiniones en contra y otras a favor.  En este conflicto, son las mujeres las que apoyan la aprobación de la ley,  llamando la atención de todos y todas a su demanda.

En nuestra ciudad, Sucre, una de las más destacadas es Carmen Julia Fátima Heredia Cavero, fundadora de las Activistas Callejeras. Mujer de carácter fuerte, luchadora como pocas, constantemente promueve protestas llenas de originalidad pidiendo la legalización del aborto. Siempre se la ve encabezando toda protesta que lucha por lo que cree justo para todas las mujeres, por este motivo quisimos conocerla y saber los verdaderos motivos por los que ella apoya el aborto. Fuimos a visitarla al Espacio Cultural “El Mercado”, donde nos esperaba en una de sus salas. La encontramos sentada y cubierta por un poncho rojo que destacaba su singular belleza. La emoción nos invadía y con esos sentimientos empezamos a entrevistarla:

¿Podría contarnos cómo llegó a ser una activista feminista y cómo llegó a fundar  las Activistas Callejeras?

CJHC: Yo soy feminista hace más de 15 años, creo que el feminismo empezó casi el mismo tiempo que la posición marxista, Yo soy feminista y marxista. Esta ideología nació al ver esta sociedad patriarcal y machista. Empecé a informarme y a leer y a tener una actitud digamos “feminista” que nace de una rebeldía ante toda la injusticia y la crueldad, la explotación que somos sometidas las mujeres en este Estado.  

Ahora, ¿cómo fundé las Activistas Callejeras? Fue hace unos seis años. Yo tenía un pequeño espacio en Yotala para poder ir a plantar lechuga, entonces invité a quienes querían venir los sábados a trabajar la tierra, fueron muchas chicas y chicos. Desde ese día, el grupo veía la relación que tenía con mi pareja el Pepe… -suspira-, se interesaron mucho, en especial las mujeres, porque teníamos una relación igualitaria y armónica. Desde ese momento empecé a hablarles del feminismo y nació con ellas las Feministas Callejeras. 

¿A qué clase de feminismo se adscribe, nos podría explicar por favor?

CJHC: El feminismo, como ustedes deben saber, tiene muchas corrientes. Nosotras nos adscribimos al feminismo marxista, como un feminismo de clase. Es decir, no solamente hay división por el género sino también de clase; es decir, eso es lo que va a determinar absolutamente  tu posición. Tú puedes ver mujeres que son y han sido opresoras y explotadoras de las mismas mujeres, entonces nosotras nos adscribimos al marxismo, a este feminismo de clase socialista, ya en el mismo sentido de que primero la realidad te muestra la división de clase después de género, después étnico, etc.

¿Cómo y por qué llegó a apoyar la legalización del aborto en nuestro país?

CJHC: Bueno, la legación del aborto es una agenda absolutamente pendiente que tienen la mayoría de los Estados, excepto aquellos que ya lo han legalizado y despenalizado. En este sentido, es donde se afianza absolutamente el régimen patriarcal y el capitalismo. Históricamente podemos ver que la sociedad estaba dominada por el patriarcado ¿qué quiere decir? que los hombres estaban por encima de las  mujeres. Por ejemplo, según San Juan Aquino, si eres hombre, el alma te viene al mes y si eres mujer, al mes y medio.

Una forma también de explotación hacia las mujeres para el servicio de este sistema capitalista, es decir, hemos sido obligadas durante siglos a hacer lo que el hombre dice en este sistema de obreros y obreras. 

¿Cómo ha sido ser feminista en una ciudad como Sucre, tan conservadora?

CJHC: Yo creo que sigue siendo algo muy duro para todas las feministas en cualquier  lugar del mundo, porque el sistema patriarcal  está en consonancia del capitalismo, peor en esta sociedad que se tiene tan arraigada la cuestión patriarcal, colonial, donde se da la explotación hacia las mujeres y los hombres son más crueles; además, la Iglesia tiene un peso muy fuerte en la mente de la sociedad, todo esto ha repercutido y ha significado violencia para mí porque no te bajan de loca, puta, abortista, etc., y son a veces esas mismas personas -sonríe-, esas mismas mujeres que tocan  las puertas porque un familiar ha sido víctima de femenicidio.

Entonces, esta sociedad machista, hipócrita y de doble moral ha sido y es muy violenta con las feministas. Hemos podido ver últimamente cómo varias compañeras han sufrido hasta agresiones físicas. Por ejemplo, una chilena fue agredida por los neonazis, obviamente de eso hay una parte absolutamente conservadora que se agarra del insulto, ni siquiera quieren debatir, simplemente insultar y discriminar.

La entrevista  a Carmer Julia ganó el tercer premio del programa.

¿Podría hablarnos de la frase que identifica a las feministas callejeras? 

CJHC: Si, la frase es “La canasta familiar siempre encendió la chispa de la lucha”, porque creemos que las mujeres de sectores más pobres, más populares a las cuales nosotras nos adscribimos, son en estos lugares donde se cuecen, en todo sentido, las rebeliones y es ahí donde las mujeres nos vamos uniendo para poder revelarnos ante este sistema machista y patriarcal. 

¿Desde qué momento de su vida empezó a nacer en usted el feminismo? 

CJHC: Creo que de la influencia materna, de la misma realidad de mi familia, al ver cómo mi madre era humillada, víctima de violencia por mi padre, no física sino psicológicamente. Desde ese momento empiezo a revelarme, desde muy pequeña me negaba a hacer lo que hacían las mujercitas, como cocinar. Ahí te das cuenta la diferencia que hay entre hermanos.

Mi madre también ha influido en mí, ella siempre ha tenido un espíritu libre.  Ella era fan de Quiroga Santa Cruz, por ejemplo, y creo que son cosas que te van influyendo.

Cuando yo tenía 7 a 8 años se dieron las dictaduras en Bolivia, Latinoamérica y toda esa revelación llegó hasta con la música. Por ejemplo, yo escuchaba de pequeña Savia Nueva y aunque no haya leído en ese tiempo a Marx te van induciendo las canciones, vas repitiendo y captando, vas creciendo y te das cuenta el enorme sentido de sus letras. 

¿Cómo afectó su vida este cambio? 

CJHC: Sentí en mi familia el rechazo, la descalificación porque, para empezar, rompes los esquemas, ante todo, te revelas. En mi colegio fui expulsada porque tuve muchos problemas con las monjas, porque la Iglesia es productora del patriarcado terrible y absoluto, apoyan  la moral de los burgueses. Su doble moral se requiere a los Estados, países, pueblos indígenas, la operación, la explotación  a través  de la religión  y es una  especie  de violencia  también. Ha significado  un sentido, una liberación individual, no existe, eres feminista y todo es lindo, te da muchísima visión de dónde puedes mirar y desarrollar  intelectualmente desde otra mirada.    

¿Cuál es la propuesta política del feminismo que promueven las mujeres callejeras?

CJHC: Creemos que la unión de todas y todos los oprimidos y explotados por este sistema, en ese sentido entendemos que una radical transformación de la sociedad es necesaria; es decir, que tenemos que transformar esta sociedad capitalista, para eso necesitamos unirnos hombres y mujeres, entre los más explotados. Yo no me puedo juntar con la burguesía; pero sí me puedo unir con todas esas mujeres que trabajan todos los días en las calles.

Yo soy psicóloga e investigadora, pero trabajo en esta cafetería El mercadito, porque he visto la absoluta necesidad de tener que solventar mi propio trabajo. Soy una desempleada ante el Estado y genero mi propio trabajo. Entonces, creemos que esa es la solución o el inicio de la solución: que seamos los hombres y las mujeres quienes manejemos las empresas, que todo este dinero que desangra nuestros países sean invertidos aquí y nos beneficie a todos.

¿Por qué quiere que se legalice el aborto en Bolivia? ¿Cree que sería mejor para las mujeres bolivianas?

CJHC: En este momento, internacionalmente hay una tendencia para legalizar el aborto, creo que el aborto también tiene que legalizarse a nivel nacional.

 Bolivia tiene la tercera tasa de muertes de las mujeres; entonces, no solamente abogamos porque es una cuestión de salud, sino también de vida. Es un derecho tan básico como decidir sobre tu propio cuerpo.

Hoy en día se aborta en la clandestinidad, ya que son las mujeres que económicamente no pueden mantener una wawa, muchas veces son obligadas a parir por sus propios maridos, nos hacen creer que el sentido de nuestra vida es ser madres, aunque no sea así.

Entonces, nosotras tenemos derecho a decidir sobre nuestro cuerpo. El Estado no legisla el cuerpo de los hombres, no le va a obligar a hacerse una vasectomía, en cambio a nosotras sí nos han obligado a veces a parir inclusive hijos de violaciones. Ante el Estado, tú como mujer eres una ciudadana de segunda, no tienes la capacidad y potestad de decidir sobre tu propio cuerpo, tampoco se ha hablado de un aborto de más de los tres meses, creemos en esa cuestión tan básica del derecho humano de poder decir sobre tu propio cuerpo.  

El programa  “La entrevista de mis sueños” considera  a estudiantes de 11 a 14 años.

¿Por qué cree que hasta hoy no se ha legalizado el aborto en nuestro país?

CJHC: En este país es fuerte la presencia del Estado y la Iglesia. Nosotros en vano decimos que somos un Estado, mentira. La Iglesia maneja absolutamente las políticas públicas. No permite, por ejemplo, una educación sexual laica, te dicen por ejemplo que tener relaciones sexuales es un pecado.

Además, las élites religiosas están unidas a la burguesía y la burguesía está muy interesada en que los sectores medios sigamos produciendo obreritos. El aborto existe en todas las clases sociales, pero la diferencia radica en que las mujeres que tienen plata lo hacen en clínicas seguras; en cambio, las mujeres que mueren acá y en todas partes del mundo por realizar un aborto, son las más pobres. 

¿Si se legalizara el aborto en nuestro país, consideraría necesario que esta información se transmita a las unidades educativas? ¿Por qué?

CJHC: Yo creo que en todos los colegios tiene que existir una educación sexual, este es un lema de todas las feminista, los estudiantes deberían tener una información científica laica para decidir qué anticonceptivos utilizar para luego no abortar y para no morir. Ese debería ser un deber del Estado, no solamente cuando se legalice sino desde ahora, eso evitaría que tantas jóvenes se embaracen.

¿Cree que las mujeres en Bolivia mejorarían su calidad de vida si se legaliza el aborto? 

CJHC: El aborto es el producto de una explotación, de un atraso económico como dije anteriormente las que mueren siempre y las que son hasta encarceladas son de los sectores más pobres, no sé si cambiará, pero sí podría dar a las mujeres, por lo menos, una condición más digna como ser humano, a decidir sobre tu cuerpo; al final, son ellas las que tienen que parir y criar a sus hijos porque ese sistema capitalista y patriarcal ha deslindado esa obligación a los hombres. 

A cuántas mujeres he visto tocar puertas, no pueden dar de comer a sus hijitos, trabajan en las calles vendiendo lo que pueden; entonces, creo que el aborto no solamente daría una posibilidad a las mujeres para poder decidir sobre sus cuerpos, sino tener igual condiciones que los hombres. 

¿Está de acuerdo que estudiantes de colegio aborten si fuera necesario?  ¿Por qué?

CJHC: El aborto es la decisión de las mujeres, estamos de acuerdo con la legalización del aborto, se ha visto casos de niñas de 8-9 años, han menstruado y han sido violadas, esas jóvenes deberían tener la posibilidad de decidir abortar, pero de forma segura y además es tan terrible la doble moral en este sistema donde una chica si se embaraza es repudiada inclusive en su mismo colegio, incluso llegan a expulsarla.

Se ha visto que las mujeres que han abortado una vez en otros países donde el aborto es legal sólo el 0,2%  vuelve    a embarazarse, el resto realmente ya asume más su responsabilidad, toma mucha más conciencia y tiene más accesibilidad a los métodos anticonceptivos.

¿Qué mensaje daría a las nuevas generaciones desde el feminismo que pregonan?

CJHC: Yo creo que primero es la organización, organizarnos desde nuestros propios cursos, tenemos que unirnos a las organizaciones que ya están consolidados, sindicatos, juntas de barrios, esto significa cambiar este sistema trabajar con compañeras y compañeros que comparten contigo la ideología y eso pasa entre todos por unirnos las más explotadas y las más suprimidas.

El  espacio cultural del Mercadito fue el escenario para realizar nuestra entrevista, rodeados de un ambiente casi mágico con frases representativas en las paredes, un decorado único y ante nosotros esta mujer realmente magnifica. Las circunstancias hicieron de ella una mujer luchadora a pesar de haber tenido una infancia difícil, donde el maltrato psicológico a su madre marcó su vida hasta convertirse en esta mujer que no sólo lucha por sus derechos, sino por el de todas las mujeres bolivianas.

Las autoras de esta  entrevista estudian en el colegio Gastón Vilar Casso “B” de Sucre. Su tutora y guía fue la profesora Marisabel Bellido. 

El programa “La entrevista de mis sueños” de la Fundación Para el Periodismo se realiza en convenio con el Ministerio de Educación y con el apoyo del European Journalism Centre. Considera a estudiantes de entre  11 y 14 años de edad. 
 

 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

27
9