9 de noviembre de 1989, el día que cayó el gran muro de Berlín

La próxima semana se cumplen 30 años de la jornada que cambió el mundo y dio paso a transformaciones con la reunificación alemana y el fin del comunismo.
martes, 29 de octubre de 2019 · 00:06

AFP / Berlín

Günter Schabowski se rasca la cabeza, se coloca las gafas, duda, hurga en sus notas manuscritas. Parece que intenta comprender lo que está leyendo y luego responde: “Hasta donde yo entiendo, esto entra en vigencia de manera inmediata, sin demora...”.  

La bomba acaba de ser lanzada. Son cerca de las 19 horas del 9 de noviembre de 1989.

Miembro de la oficina política del comité central del Partido Comunista de la República Democrática de Alemania (RDA), responsable de la información, este integrante del primer círculo de la dirección del “Estado de los obreros y los campesinos” llega como si nada a anunciar la apertura del Muro de Berlín ante decenas de periodistas estupefactos.

Un policía  de Alemania  Oriental en  Muro de Berlín el 22 de diciembre de 1989.
 Foto: AFP

Parece hacerlo de manera inadvertida, al final de una conferencia de prensa y en respuesta a preguntas sobre las condiciones de salida del territorio para los ciudadanos de Alemania Oriental.

Pero treinta años después el debate sigue muy vivo: ¿la brutal caída del Muro de Berlín, en preludio de la del bloque comunista entero, es un accidente de la Historia? ¿El fruto de un error de la jerarquía comunista mal preparada o un gesto calculado de parte de una dictadura de la RDA agotada?

La  frase   dice “Esta casa solía estar en otro país”  en un edificio en  Berlín.
Foto: EFE

En los pasillos del poder en Berlín-Este, en el interior de las suntuosas residencias de Wandlitz que ocupan los burócratas del aparato comunista, la atmósfera es irrespirable desde hace varias semanas. ¿Cómo salvar la situación?.  La población de la RDA, encadenada detrás de la Cortina de Hierro desde 1961, vota ahora “con los pies” y desde agosto de 1989 emigra a Alemania Occidental pasando por otros países del bloque comunista como Hungría o Checoslovaquia, que cierran cada vez más los ojos.

En forma paralela desde principios de septiembre, cientos de miles de alemanes orientales se manifiestan contra el régimen en varias ciudades todas las semanas al grito de “¡Somos el pueblo!” o “¡Queremos salir!”.

Berlín en la actualidad, una ciudad moderna del primer mundo.
Foto: EFE

La crisis se encuentran en su clímax. Y la RDA no puede contar con una intervención del gran hermano soviético.En Moscú, Mijaíl Gorbachov sólo tiene en sus labios las palabras “perestroika” y “glasnost”.  A principios de octubre el dirigente soviético acaba de lanzar una advertencia profética a Erich Honecker, el hombre fuerte de la Alemania comunista: “La vida castiga a los que llegan tarde”.

Este dirigente, que apenas unos meses antes aplaudía a China por “el aplastamiento del levantamiento contrarrevolucionario” en la plaza Tiananmen, es reemplazado por Egon Krenz.

Este  pretende salvar a la RDA con algunas reformas, por ejemplo la liberalización de los viajes con visa de salida sin condiciones previas. Es en este contexto que Schabowski ve cómo le confían la noche del 9 de noviembre de 1989 la misión de anunciar en directo las medidas de flexibilización decididas ese mismo día en círculo restringido.

A partir de allí, las versiones varían. Egon Krenz está enojado aún hoy en día con Schabowski, a quien acusa de haber llevado a la RDA “a una situación difícil” al proclamar por su propia iniciativa la entrada en vigor “inmediata” de la posibilidad de salir del país. A su entender Schabowski debería haberse limitado a la lectura de un comunicado anunciando la liberalización de los viajes a partir del día siguiente.

La idea habría sido autorizar salidas controladas con visa obligatoria y mantener las instalaciones fronterizas, y no hacer caer el Muro de manera súbita.  Hasta su muerte en 2015 a los 86 años, Günter Schabowski nunca respondió claramente a estas preguntas.

“Ya nadie podía detener el movimiento que acababa de ser lanzado con mi anuncio”, analizó con simpleza. Según su versión, la apertura de las fronteras fue impuesta el 9 de noviembre de 1989 de manera brutal al comité central del partido, dominado por una retaguardia de herederos del estalinismo,  reformistas.

“Llegamos a la conclusión de que si queríamos salvar a la RDA había que dejar partir a la gente que quería huir”, contó Schabowski al diario TAZ en 2009.

Sin embargo, el ex opositor alemán del este y presidente del Parlamento germano Wolfgang Thierse está persuadido de que Günter Schabowski nunca midió el alcance de su anuncio.

“No creo que haya sabido lo que iba a pasar. Sospechábamos que se preparaba algo sobre la libertad de viaje porque el Partido Comunista quería levantar la tapa de la olla para hacer bajar la presión. Pero Schabowski no imaginaba que iba a volarse por completo”, dijo a la radio pública.

El resultado tomó por sorpresa a la RDA y cambió la situación internacional tras más de 40 años de Guerra Fría. Tras haber escuchado el mensaje en la radio, la televisión o por el boca en boca, rápidamente son miles los alemanes del Este que se agolpan en frontera.

Primero prudentes, incrédulos, se envalentonan alentados por los berlineses del Oeste que ya celebran del otro lado. Frente a una multitud que se anima, pronto se abren por completo los controles. El primero en levantar las barreras en Berlín es Bornholmer Strasse.

Entre los berlineses del Este que se abalanzan en ese lugar hacia el oeste símbolo de libertad sin creer demasiado en lo que ocurre se encuentra una tal Angela Merkel. La actual canciller alemana vive por entonces en el barrio y acaba de salir del sauna. “Estábamos mudos y felices”, recuerda en declaraciones a ARD.  Quien era aún investigadora en química en la Academia de Ciencias de la RDA irá a festejar modestamente bebiendo “una lata de cerveza” en la casa de amigos del Oeste. “La acogida en Berlín-Oeste fue muy, muy cálida”, cuenta en el diario Frankfurter Rundschau.

 Muy pronto se abren los puestos fronterizos de Invalidenstrasse y del célebre Check Point Charlie. Superados por los acontecimientos, la mayoría aún no informados de las decisiones del partido, los guardias  renuncian a  las formalidades y retroceden.

Fue una noche de alegría y de lágrimas

“El Muro de Berlín ya no divide nada”, escriben los periodistas de la AFP, muy emocionados y conscientes de ver la Historia en marcha.

En esa noche de locura, los berlineses de uno y otro lado escalan el Muro ante la Puerta de Brandeburgo, símbolo de la división de la ciudad.

Algunos sacan los primeros martillos para destruir la construcción de cemento de 160 kilómetros de largo.

En cada rincón las mismas escenas de alegría darán la vuelta al mundo, el reencuentro en lágrimas de un pueblo separado desde el final de la guerra, los abrazos. “¡Es algo completamente loco!”, será la expresión que se repetirá en bocas de todos.

En la cámara de diputados alemana, aún instalada en la capital “provisoria” Bonn, los parlamentarios entendieron ya desde las 20 horas la amplitud del sismo. Interrumpen su sesión y comienzan a entonar de manera espontánea el himno nacional. Algo nunca visto.

El excanciller Willy Brandt, padre del acercamiento con el bloque del Este, tiene lágrimas en los ojos. A las 22:40, el presentador estrella del telediario de la noche de la televisión pública de Alemania Occidental, Hanns-Joachim Friedrichs, decreta como título: “Berlín-Este abre el Muro”.

¿Y Günter Schabowski? Para el mensajero de la apertura del Muro, la historia terminal mal: una condena a tres años de prisión en 1997 por ser uno de los responsables de la ejecución de alemanes del Este que intentaron cruzar el Muro.

Puesto  de control entre la  frontera de Berlín Este (sector soviético) y Oeste (EEUU), en   1968. 
Foto: AFP

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.