Murió Julio Llanos, luchador por la democracia y las víctimas de las dictaduras

El representante de los sobrevivientes de gobiernos de facto en Bolivia falleció un mes después de la brutal agresión propinada por afines al MAS, ocurrida cerca de la vigilia que demanda justicia para el sector.
viernes, 29 de noviembre de 2019 · 00:34

 Alejandra Pau  / La Paz

Julio Llanos Rojas falleció este jueves. El representante de  las víctimas de las dictaduras en Bolivia murió  después de debatirse un mes entre la vida y la muerte a causa de   una brutal agresión provocada por dos miembros de una marcha de ayllus y mineros de Oruro afines al Movimiento Al Socialismo (MAS). Partió como vivió, luchando.

Su hija Carla Llanos dijo ayer durante el velorio   que, si bien se inició una investigación de oficio antes del fallecimiento, no recibieron  apoyo. “La Defensora del Pueblo (Nadia Cruz) no se ha aparecido por aquí, ni durante todo este mes; también Derechos Humanos ha colaborado muy poco (...). Nos sentimos totalmente indignados en ese aspecto”, indicó. 

Por su parte, la secretaria general de la plataforma de las víctimas de las dictaduras, Victoria López, clamó por  justicia.  

 En la imagen Julio Llanos habla con los medios  en la Defensoría del Pueblo (2018).

“Que ocurra esto a nuestro compañero es indecible (...).  No vamos a permitir que el caso  se quede así. Se tiene que investigar, se tiene que dar con los responsables de este atentado”, enfatizó.   

Absolutamente consternada con el deceso de Llanos, López y sus compañeros de la Plataforma de Luchadores Sociales Contra la Impunidad por la Justicia y la Memoria Histórica del Pueblo Boliviano Sobrevivientes de las Dictaduras recuerdan a su representante como un luchador por la democracia, un hombre comprometido con lograr la justicia para los sobrevivientes  de los gobiernos de facto, una justicia que no llegó  en vida.     
 
 Su hijo Ramiro Llanos sostuvo a Página Siete que desde el momento del ataque su padre fue internado por un coágulo en el cerebro y una fisura en un hueso de la cara. Pasó una semana en el hospital Obrero y luego fue trasladado al  Materno Infantil en el que permaneció por dos semanas y media  hasta que  falleció.
    
 Según le informaron los médicos, en la última tomografía ya   no existía el coágulo en el cerebro, pero cuando lo   iban a dar el alta su salud se deterioró  hasta que colapsó la madrugada del sábado.       

   “A las tres de la mañana  lo metieron a terapia intensiva  y desde entonces no estuvo consciente (...).  Hicimos una queja haciendo un relato de lo sucedido al hospital  y por mala praxis”, explicó Ramiro Llanos.             

El brutal ataque 
 

El 29 de octubre  el exlíder y exdirigente minero  de 81 años fue atacado a metros de la carpa que alberga a la vigilia que más tiempo ha durado en  la historia de Bolivia,  siete años y ocho meses. 

Desde el establecimiento de la vigilia  han fallecido  32 víctimas de los gobiernos de facto  sin acceder a una  indemnización o resarcimiento por parte del Estado. Julio Llanos es la muerte  33.  

Aquel fatídico martes  él dijo,  “es una vergüenza que salgan a defender a este Gobierno, yo también fui minero”, mientras observaba el paso de la marcha de los militantes del MAS  por  El Prado, según evidenció la periodista de Página Siete, Verónica Zapana, que estaba en el lugar.

  

 Un altar por el alma de don Julio en la vigilia.


Uno de los marchistas le propinó  un puñetazo. “Segundos después, otro    de los simpatizantes le puso una zancadilla y  don Julio  cayó  al piso, se golpeó la cabeza y se desmayó”, reseñó Zapana.

Faltaban 11 días para que  Evo Morales renuncie a la presidencia de Bolivia.

Desde el establecimiento del gobierno de transición, la plataforma  se ha reunido con el nuevo Ministro de Justicia, Álvaro Coimbra, y  entregó una carta dirigida a la presidenta Jeanine Añez en la que se denuncia el atentado contra Llanos.

López esclareció que antes de la muerte de Llanos  la denuncia por tentativa de asesinato estaba  siendo gestionada a las autoridades a través del Viceministerio de Justicia. Ahora la figura legal ha cambiado. 

La Defensoría del Pueblo comunicó  ayer  que solicitó un informe al Ministerio Público el 1 de noviembre  sobre la investigación del ataque al exdirigente. 

 
Prisión, tortura y exilio

Encarcelado durante cinco años en diferentes dictaduras, Llanos fue miembro de  la Juventud Comunista,  siempre se mantuvo en esa línea ideológica, razón por la que fue  perseguido y torturado.

 Durante uno de los apresamientos al negarse a hablar por una  supuesta conspiración contra uno de los  gobiernos militares, un agente  le cortó la mitad del dedo medio izquierdo con una bayoneta. 

 Segundos después del ataque a Llanos en El Prado el 29 de octubre.

Después del golpe de Estado de  René Barrientos en 1964,   huyó al exilio a Nanjing en China. Años más tarde regresó a Bolivia a reencontrarse con su esposa y sus tres hijos.

         “Fue un luchador para que la democracia esté vigente en el país”, “harta pena tenemos, el caballero  ha sufrido harto de preso, igual que mi esposo”, así lo describieron  los miembros de la plataforma.    

  La vigilia que no acaba

La vigilia   fue instalada el 13 de marzo de 2012     demandando justicia y el resarcimiento económico y social para las víctimas de violencia política durante los gobiernos de facto.

 Como presidente de la plataforma, el exdirigente minero se convirtió en una  figura clave de la vigilia que se refugia en la “carpa” de cartón prensado y que a la fecha   ha sufrido dos atentados, uno de ellos puso en riesgo la vida de Victoria López,  nunca hubo un detenido por esos ataques.       

 El 2018, Llanos  no dudó en tomar junto a sus compañeros   la Defensoría del Pueblo y exigir que se trabaje en un nuevo proyecto de ley para lograr el resarcimiento. Y lo lograron.

 Llanos  fue atacado por dos marchistas y cayó al suelo. El golpe en la cabeza le produjo un coágulo  cerebral.

La CIDH y las víctimas 

En febrero de este año, la plataforma le entregó una carta a representantes  de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)  durante su visita en Sucre. En ella denunciaban las condiciones en las que esperaban por que se haga  justicia, en una vigilia sin las  mínimas condiciones básicas. Una misiva que  hasta ahora no tiene respuesta.

“Evo Morales para repostularse ha apelado a su derecho humano, olvidándose del derecho humano de los demás y sobre todo del nuestro. ¿Dónde ha quedado nuestro derecho humano como sobrevivientes de las dictaduras?, son 33 compañeros que han muerto aquí en la vigilia con nosotros”, interpeló López.

 La plataforma no pudo reunirse con la misión de la CIDH  que llegó estos últimos días a La Paz porque estuvieron en el hospital pendientes de Llanos.  “Aquí ha habido violaciones a los derechos humanos de parte del anterior régimen y nosotros somos la prueba fehaciente de ello (…). El anterior régimen nos ha condenado prácticamente a vivir ahí (en la vigilia de El Prado)”, acotó López.

  

 Carpa  de la vigilia   en El Prado, frente al Ministerio de Justicia.   
FOTOS: Soyelgas / Página Siete


Mientras tanto, dentro de la carpa yace un altar con dos fotografías de  Julio,  el dolor ha colmado cada resquicio de ese espacio rodeado de cartones prensados que hacen las veces  de paredes, y  que han sido empapelados con artículos de prensa con imágenes de las víctimas y los gobiernos de sus verdugos.   

 Sus compañeros se niegan a que la muerte de Llanos  quede impune  como las de tantas víctimas de las dictaduras. Esa es la consigna  dentro de la “carpa”  que habitan por turnos porque ya las fuerzas no alcanzan para más, mientras esperan por justicia ante   la indolencia de la sociedad y un Estado que los condenó a ser invisibles. “Ni olvido, ni perdón”, dicen.     
 

 

Siete años y ocho meses de postergación

  La vigilia se instaló el  13 de marzo del 2012 en demanda del cumplimiento de la Ley 2640 de Resarcimiento Excepcional a las Víctimas de Violencia Política en periodos de gobiernos inconstitucionales, promulgada el 2004 durante la presidencia de Carlos Mesa. 

Posteriormente, en el Gobierno de Evo Morales   solo se calificó  a 1.714 solicitudes para  que sean  favorecidas  por el proceso de resarcimiento económico, estas fueron elegidas de más de 6.200 solicitudes que  clasificaron   de las 8.000  presentadas por las víctimas inicialmente. Todo ello debido a una nueva normativa.

La imagen de  Marcelo Quiroga Santa Cruz en la carpa.

  Muchos de los sobrevivientes observaron que se les pedía certificados forenses por los abusos, torturas, violaciones  y por el exilio, algo imposible de conseguir.

El 2016 se promulgó la Ley 879 de la Comisión de la Verdad que no los benefició  en nada, aseguró la secretaria general de la plataforma de las víctimas de las dictaduras, Victoria López.

En abril de 2018,  los sobrevivientes  de las dictaduras tomaron las instalaciones de la Defensoría del Pueblo. Como resultado de esa medida de presión se empezó a trabajar en el proyecto de Ley de Reparación Integral a las Víctimas de Violencia Política, que fue presentado por la diputada del Movimiento Al Socialismo (MAS) Nora Quisbert a la Cámara de Diputados  en abril de este año y ahí sigue. 

    Este proyecto de ley establece que las víctimas tienen derecho a la justicia; es decir, a que se investigue y se enjuicie a los responsables de las violaciones a los derechos humanos.

 Contempla  la reparación adecuada y efectiva al sector con  atención médica integral gratuita y especializada además de la cobertura de los gastos de sepelio.
 
De no ser aprobado el proyecto de ley por el Gobierno de transición, las víctimas piden que se llegue a un acuerdo para levantar la vigilia de El Prado  porque no pueden seguir exponiéndose a los peligros a los que han estado sometidos desde su instalación y ocasionados  por la gente del MAS, aseguró López.

La plataforma de las víctimas recuerda  aquello que las autoridades  parecen haber olvidado y es que  se está incumpliendo la Constitución Política del Estado que establece que  “la vulneración de los derechos concede a las víctimas el derecho a la indemnización, reparación y resarcimiento de daños y perjuicios en forma oportuna”, concluyó  la secretaria general de la plataforma, Victoria López.

 

 

7
12