Ajayo concentra la esencia de la reina de las hojas

Los productos Ajayo, elaborados a base de hoja de coca orgánica, son un suplemento energético y alimenticio natural. Los que abanderan la iniciativa son los caramelos: cada uno de ellos equivale a un bolo de coca.
sábado, 28 de diciembre de 2019 · 00:04

María Ortiz  / La Paz

Su color negro, brillante, evoca al azabache. Son redondeados y tras colocar uno de ellos entre la mandíbula y la mejilla bastan apenas algunos instantes para empezar a sentir ese entumecimiento y esa energía características de la reina entre las hojas, la coca.  

Se trata de los caramelos Ajayo, un energizante natural elaborado a partir de un concentrado de hojas de coca con el que Laboratorios Icori lleva tonificando y adaptando la vida de sus consumidores a la altura casi 15 años.

“Cada dulce equivale a un bolo de coca”, asegura el gerente general de Laboratorios Icori, Juan Salvador Hurtado. 

  Proceso de elaboración de la masa con la que se producen los caramelos.

Ajayo proviene de la palabra de origen aymara “ajayu”, que significa espíritu, alma. “Vendría a ser como la esencia de la coca”, cuenta Hurtado. Y es que, estos tan singulares como poderosos caramelos están hechos a base de un extracto 100% natural que logra mantener intactas las numerosas propiedades nutricionales y medicinales que nos brinda la hoja milenaria de los Andes. 

“Sus propiedades son las mismas que las de la hoja de coca cuando es utilizada como bolo durante el tradicional acullico”, explica Hurtado. Con una constancia de arqueología que remonta su uso a al menos 4.500 años atrás, la hoja sagrada  encuentra en Ajayo un refugio para preservar su esencia.

 Amasado de la base del producto.

Entre los beneficios de los dulces, Hurtado destaca su efecto broncodilatador, permitiendo a quienes lo consumen una mayor asimilación de oxígeno; y su capacidad regulatoria del metabolismo de la glucosa, mejorando la utilización de la energía y actuando, por ende, como un energizante.

“Es un energizante y un oxigenante. Repercute en varios de los sistemas del cuerpo, haciendo que el sistema cardiovascular se vea incrementado, que mejore la oxigenación; también ayuda a que el cuerpo se regenere más rápido y a que pienses mejor. Es un energizarte tanto mental como corporal”, subraya Hurtado.

Desarrollados especialmente para momentos que requieren de un mayor esfuerzo físico y mental, los dulces Ajayo potencian el rendimiento, la tolerancia al trabajo y la concentración. Asimismo, son un buen antídoto contra el “sorojchi” o mal de altura y sirven de suplemento alimenticio.

 Transformación de la masa en una tableta de caramelos.

Tratamiento para la adicción

Los orígenes de Ajayo se remontan a mediados de la década de los años 90. En sus comienzos, el producto no era  concebido como algo comercial, sino que fue fruto de una investigación médica del psiquiatra Jorge Hurtado, quien por aquel entonces estaba indagando sobre el uso tradicional de la de la hoja de coca como un posible tratamiento  para la adicción a la cocaína.

Cuando Hurtado empezó a utilizar el masticado de hoja de coca como una puerta de salida a esa enfermedad, se topó con inconvenientes vinculados a la forma de consumo. Este uso tradicional resultaba “poco práctico”. Fue así que decidió elaborar un producto que fuera más sencillo de consumir.

 Producto final listo para ser consumido.

“Mi papá, junto a la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), hizo una investigación para el desarrollo de un extracto (de coca) que pudiera ser utilizado de diferentes formas. Una de ellas fue el caramelo”, explica Juan Salvador Hurtado sobre el origen de este particular producto.

Más tarde, en el año 2005, se lanzó al mercado una versión del mismo que contenía una menor concentración de coca que aquellos que se habían estado usando con fines investigativos. El objetivo era que el público general pudiera beneficiarse de las propiedades medicinales de la venerada hoja verde olivo.

“Yo en ese momento estaba estudiando ingeniería industrial y una de mis motivaciones para hacerlo era la industrialización y comercialización de este tipo de productos”, confiesa Hurtado.

  Presentación de productos Ajayo: caramelos, licores, elixir y harina de coca.

Con el tiempo, el producto que abandera la marca Ajayo se fue refinando tanto en sus propiedades, como en la formulación y en la producción. De un experimento para tratar la adicción a la cocaína, el caramelo acabó convirtiéndose en un gran aliado de los que viven casi a ras del cielo.

La relación y conexión de Hurtado con esta  planta sagrada de los Andes se remonta a años atrás, siendo él todavía un niño. El amor y el respeto por la misma lo heredó tanto de su papá como de su mamá, la socióloga Sdenka Silva, quien lleva décadas estudiando el significado sagrado de la hoja de coca en la cultura andina y sus  usos tradicionales.

Fruto de las investigaciones que Hurtado y Silva comenzaron en la década de  los años 80 junto  con  los campesinos productores de esta hoja, se fundó el Museo de la coca, en pleno corazón paceño. 

Asimismo, se desarrolló una marca de productos que brinda al público las magníficas cualidades y propiedades de la hoja milenaria, preservando su raíz ancestral y la cultura andina.

 La operaria Elvira Mamani durante el proceso de elaboración de los caramelos.

Maquinaria y procesos propios 

Formado en ingeniería industrial y con un posgrado en automatización, Hurtado viene desarrollando desde hace años gran parte de la maquinaria que se emplea para el proceso de elaboración de los caramelos Ajayo. Actualmente, dice, continúan en una etapa “semi-industrial”, aunque prevén entrar  próximamente a una  industrial.

“Una de las características del mercado boliviano es que no es muy grande y, por el momento, nuestro producto es de nicho. En este contexto, en vez de comprar maquinaria industrial, la cual es muy cara y en general su capacidad productiva es muy alta, hemos ido desarrollando nuestros propios procesos y algunas de las máquinas”, afirma Hurtado, quien asegura que la empresa “crece a un paso lento, pero seguro”.

Además de los dulces Ajayo, hechos a base de un concentrado 100% natural de hoja de coca orgánica, azúcar morena y esencias naturales como vainilla, canela o menta, la oferta de la marca se extiende a licores, extractos líquidos y harina de coca.

Elixir, licor, harina

“El licor lo comercializamos como un aperitivo porque otra de las propiedades de la coca es que estimula el movimiento peristáltico de los intestinos, por lo que ayuda a la digestión; lo mezclamos con anís y eso hace que sea un muy buen aperitivo digestivo”, explica Hurtado.

Por otra parte, el extracto líquido, denominado elixir, es muy similar a los caramelos. Posee propiedades energizantes pero no contiene azúcar.

De acuerdo  con  un estudio de los investigadores Duke, Plowman y Aulix, de la Universidad de Harvard, sobre el valor nutricional de las hojas de coca: “La ingesta de 100 gr. de coca de Bolivia satisfaría con creces la relación dietética recomendada de calcio, hierro, fósforo, vitamina A, vitamina B12 t vitamina R”. 

Considerada como un superalimento, la coca, al ser consumida en forma de harina, permite que el organismo asimile mejor  todas estas propiedades alimenticias,  según Hurtado. 

Durante toda esta andadura, Laboratorios Icori ha buscado siempre la forma de proveerse de coca orgánica para la elaboración de sus productos, algo que a día de hoy tienen garantizado. Desde comienzos de  2019, la empresa obtiene la materia prima de sus propios cultivos, ubicados en los valles tropicales de los Yungas, asegurando así un producto 100% libre de químicos.

“Estamos garantizando que la producción sea de acuerdo  con  lo que nosotros creemos que es buena calidad, sobre todo en lo que se refiere a pesticidas. No estamos utilizando químicos, entonces es una coca orgánica propia”, enfatiza Hurtado.

 

Sobre los productos  Ajayo

  • Mercados  Los productos Ajayo se comercializan en La Paz, Santa Cruz, Sucre, Cochabamba, Oruro y Potosí.
  • Puntos de venta  En La Paz, algunos de los puntos de venta habilitados son: el Museo de la coca (calle Linares, 906), tiendas  Irupana, La Huerta, Magick o el Mercado ArteSano.
  • Pedidos  Se puede  realizar pedidos a través de los teléfonos de contacto 2311998 y 70574504.
  • Información  En la página web www.andescoca.com ofrecen información sobre la marca, su historia y sus productos. También están en Facebook con el nombre de cuenta AJAYO.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

70
2