Museo Zavaleta, homenaje a un pensador boliviano del siglo XX

El filósofo nació en Oruro. A los 17 años decidió trasladarse a La Paz, donde terminó sus estudios en un colegio nocturno. Se graduó en Derecho en la Universidad Mayor de San Andrés, que le hizo un museo.
viernes, 15 de marzo de 2019 · 00:04

Chris Herbas /  La Paz

En la biblioteca de la Facultad de Ciencias  Sociales de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), situada en el primer piso del edificio que lleva el nombre de René Zavaleta Mercado (RZM) se ha inaugurado hace muy poco  un museo dedicado a su memoria.

Resultaba incongruente, como tantas otras cosas en nuestro país, que una avenida principal que conecta Miraflores con Obrajes, y el propio edificio de la UMSA, detrás del monoblock, lleven el nombre del pensador orureño, y el público en general, sobre todo, los estudiantes no sepan quién fue, qué hizo en vida, qué legó al país en el campo de las ideas.

Biblioteca de FLACSO  en México  lleva el nombre del boliviano.

Se graduó en Derecho de la UMSA, fue Ministro de Minas del MNR, exiliado dos veces, director de FLACSO, en México (la biblioteca de esa institución lleva su nombre), y autor de una obra recogida cuidadosamente por Mauricio Souza en cuatro tomos gruesos de la editorial Plural. 

RZM quedó huérfano de padre (el médico René Zavaleta Arroyo)  a los 12 años afrontando la vida con sus tres hermanos, a cargo de su madre, la profesora Herminia Mercado. La suya fue una infancia de pobreza y a sus 17 años decidió dejar Oruro y trasladarse a La Paz, donde terminó la secundaria en un colegio fiscal nocturno. Zavaleta murió tempranamente, a los 47 años, en 1984, en México.

René Zavaleta  nació en Oruro  y murió en México, en 1984.

Esto es lo que se ha querido reflejar en el museo. Idea que fue acogida por el rector Waldo Albarracín, pero que demoró tres años en plasmarse por los sucesivos obstáculos que el ingenio de la burocracia universitaria ponía en el largo trámite de implementación. Sin embargo, se concretó gracias a la colaboración de Pedro Maillard y sobre todo de Carmen Galarza, que en lugar de plantear problemas, hallaban soluciones, y lo hacían con gentileza, y cortesía, virtudes cada vez más extrañas en nuestro medio, donde domina la suspicacia, el recelo y también la envidia, según destacó el gestor del museo Mariano Baptista Gumucio.

El acto de inauguración del museo contó con la presencia y las palabras del rector Albarracín y del director de la carrera de Sociología, Fidel Rojas. Sobre las ideas de Zavaleta, intervinieron Fernando Molina, autor de un excelente opúsculo sobre Zavaleta, también Pablo Zavaleta, hijo de René.

Inauguración del museo  en homenaje a Zavaleta, en la UMSA.

El repositorio está extendido en cuatro ambientes, dos más pequeños en las entradas de la biblioteca, y los otros dos en las salas de lectura. Al fondo figuran los mentores y autores que menciona Zavaleta en su obra, desde León Bloy, Benedeto Croce, Soren Kierkegard, Hegel, Marx, Engels, Lenin, Trotsky, Tomas Mann, Antonio Gramsci, hasta Papini y Albert Camus.

Entre los autores bolivianos hay retratos de René Moreno, Tamayo, Medinaceli, Yolanda Bedregal, Julio de la Vega, Guillermo Lora, José Antonio Arze y Juan Quirós. Y entre los latinoamericanos, naturalmente, Mariátegui. Por la revolución tecnológica que estamos viviendo, el estudiante no tiene más que hacer una consulta en internet para enterarse de la obra de todos los autores señalados por RZM.

En las paredes, que antes solamente lucían su fría cubierta de cemento, se hallan textos y láminas de distintos autores que trabajaron con René o fueron discípulos de él.

En una de las entradas figuran 10 láminas con la biografía suscinta de RZM, preparada por su biógrafo Hugo Rodas Morales. Cuatro vitrinas recogen efectos personales del homenajeado y una colección de 12 volúmenes donados por Baptista Gumucio de y sobre RZM, así como dos álbumes con 160 fotografías de Zavaleta y de su época; de manera  que los investigadores y sociólogos que quieran escribir sobre él tienen el material a mano.

En la otra entrada se ven imágenes de Oruro de los años 30 (ciudad en la que vivió RZM hasta los 17 años) y de La Paz en los años 50 (RZM. se trasladó a la sede de Gobierno en 1954).

Mariano Baptista, después de agradecer a sus colaboradores inmediatos, Hugo Rodas Morales, Gonzalo Díez de Medina, Clovis Díaz, Nayda Tejerina, a su esposa Beatriz Rossells y a su hijo José Manuel, que lo acompañaron en sus tribulaciones, señaló que a los que se preocupan por las finanzas de la UMSA hay que aclararles que el costo de este museo está por debajo de la suma que el Sicoes toma en cuenta para contratos, y que llega a los 42.000 bolivianos, descontando el IVA. 

Toda esa suma se ha invertido en lo que pueden apreciar ustedes aquí y el trabajo intelectual y material que ha significado, sostuvo Baptista. “Aquí no ha ganado nadie nada sino la UMSA, que se ve enriquecida con un museo; honrándose a sí misma al honrar la memoria de uno de sus más brillantes egresados de Derecho y cuya obra intelectual enorgullece a todos los bolivianos”, sostuvo.

Durante la inauguración, Fernando Molina opinó que Zavaleta es el pensador más importante de la izquierda boliviana, por delante de autores de la talla de Carlos Montenegro, Sergio Almaraz, Marcelo Quiroga o Guillermo Lora.

 “En efecto, escribió con una prosa incorrecta, pero también más original y atractiva que la de ellos e interpretó la historia del país de una forma poderosamente sintética a la vez que elegante, tan plástica y verosímil que parece muy real aún cuando está prescindiendo de los hechos en beneficios de algún esquema preconcebido”, dijo.

Al concluir el acto de inauguración del museo,  Baptista Gumucio se preguntó cómo hubiese evolucionado el pensamiento de René Zavaleta de haber vivido hasta nuestros días. “De lo que sí estoy seguro es que no habría aceptado el esperpéntico experimento del socialismo del siglo XXI expresado en las  hambrunas, el terror y el éxodo masivo de Nicaragua y Venezuela. En cuanto a nuestros temas locales, él, que era defensor apasionado de la clase obrera, se sorprendería al ver que la directiva actual de la COB se ocupa de administrar un hotel y de pasear en automóviles que les han sido obsequiados”, respondió el mismo Baptista Gumucio. 

“Me contó alguna vez René  de su niñez transcurrida en la pobreza. Solía jugar fútbol en la calle con una pelota de trapo que le hizo su madre. Cómo han cambiado los tiempos ¿para mejor, para peor? Si él pudiese revisar la prensa quedaría pasmado con la noticia de que la Federación Boliviana de Fútbol pagará al nuevo técnico de la selección  medio millón de dólares para que realice el milagro de incorporar al equipo al campeonato mundial de futbol, cosa que no ha podido hacer en tantas décadas ni la virgen del Socavón”, añadió.

Chris Herbas es comunicadora social 
 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

29
4