El espacio cultural creado para los artistas emergentes

El espacio cultural MIC BancoSol permite exhibir las creaciones de los artesanos clientes y es una galería para las obras de los nuevos artistas plásticos en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.
domingo, 17 de marzo de 2019 · 00:00

Era la primera década de 1900 y el país vivía un período de auge económico. Comenzaba la bonanza del estaño. La zona situada “al otro lado” del río Choqueyapu y que se extendía desde Sapak’achi hasta las faldas de El Alto, inició una radical transformación urbana. Esta parte de la cabecera de valle donde se refundó La Paz, comenzó a cambiar los árboles frutales y las lecherías por magnificas edificaciones.

Ubicada en el corazón del barrio más antiguo de La Paz, la casona numerada con el 279 de la calle Nicolás Acosta, fue testigo del florecimiento de San Pedro. Fue una de las construcciones con las que comenzó la historia del barrio durante el proceso de crecimiento de la ciudad y la urbanización del valle que desde la época colonial, abasteció de alimentos a los habitantes de Nuestra Señora de La Paz.

La casona que cobijó a por lo menos tres generaciones de la familia Arce fue testigo silencioso de la evolución del barrio. El propio presidente Aniceto Arce le puso nombre a la calle en honor al historiador, abogado, periodista y escritor Nicolás Acosta, quien fue el primer bibliógrafo boliviano y llegó a convertirse en  diputado, y Ministro de Instrucción, Justicia y Cultura.

De la historia al arte

Pero el destino tenía algo más grande para esta importante casona situada a unos metros de la plaza Sucre, bautizada así en honor al Libertador, pero que universalmente es conocida por el nombre del santo que habita en la iglesia erigida en uno de sus flancos.

En 2010, la vivienda familiar pasó a propiedad de BancoSol que tenía reservado para los ambientes de la  crujía principal el inicio de un proyecto de promoción cultural orientado a dar oportunidades a los nuevos artistas locales.

Pero vamos por partes.

Desde 2012 el banco emprendió un complejo proceso de rescate del patrimonio arquitectónico de la casona. Se realizó un trabajo de restauración de fachada, paredes, pisos y techos de las dos plantas de la vivienda en la parte delantera del predio. Se restauró el enrejado del patio central y se recuperó y restauró la pintura de los techos de uno de estos ambientes. En la parte posterior se erigió un moderno edificio que rescató el estilo y la esencia de la vivienda.

La inauguración  del espacio cultural fue en 2017.

A mediados de 2017, el inmueble comenzó a cobijar a la agencia bancaria San Pedro; a finales del año, los ambientes que dan a la calle Nicolás Acosta albergaron el Espacio cultural MIC BancoSol, un espacio cultural compuesto por una sala donde se cuenta la historia de las microfinanzas, un salón para exhibir las creaciones de los artesanos clientes de la entidad y una galería para exponer las obras de los nuevos artistas plásticos paceños.

“Desde su concepción el proyecto tenía un objetivo ambicioso. A lo largo de los más de 30 años que operamos como entidad financiera, el banco fue protagonista de la historia de las microfinanzas en Bolivia. Queríamos compartir con la población este importante logro para los bolivianos”, recuerda Kurt Koenigsfest, gerente General de BancoSol.

Además - añade el ejecutivo - “en el marco de la filosofía del banco de generar oportunidades y mostrar que somos capaces de crear algo que nadie espera, decidimos generar estos espacios culturales que se abren a los emprendedores culturales”.

“El Espacio cultural MIC BancoSol es nuestro aporte para que los artistas jóvenes puedan hacer una primera exposición de sus obras y que las creaciones de los artesanos que son clientes de BancoSol, sean conocidas en un lugar que destaca su carácter artístico”, continúa.

El espacio cultural levantó el telón en diciembre de 2017, cerrando el ciclo de actividades de celebración del cuarto siglo de vida del primer banco de microfinanzas en Bolivia y el mundo.

Expansión

En septiembre de 2018 el MIC BancoSol dio un paso más. La exitosa fórmula que se aplicó en la casona de San Pedro fue replicada en Cochabamba y Santa Cruz con el nacimiento de dos espacios culturales insertados en las casas patrimoniales que cobijan las oficinas regionales del banco en estas dos ciudades.

La amalgama es única. La riqueza arquitectónica y la historia que exudan las paredes, techos, puertas y pisos de estos ambientes se entrelazan con las manifestaciones artísticas plasmadas en pinturas, esculturas, tallados, fotografías y, por supuesto, las manufacturas de los artesanos bolivianos.

Por eso, al ingresar a estas agencias bancarias, las finanzas conviven con el arte. Los clientes y usuarios de la entidad que acuden a realizar sus transacciones, están, literalmente, rodeados de esculturas, pinturas y artesanías en un ambiente restaurado que transmite historia.

El espacio también es lugar de exposición de los clientes de BancoSol.

En la tradicional calle Esteban Arze de Cochabamba está situada la oficina regional Cochabamba de BancoSol. La vivienda fue terminada de construir en 1872. Un tallado en piedra al ingreso de la casa recuerda la memorable fecha. Al igual que el edificio de la ciudad de  La Paz, la casa fue adquirida para el inicio de operaciones del flamante BancoSol.

En 2015, el gobierno municipal de Cochabamba declaró al edificio como patrimonio arquitectónico de la ciudad por lo que, al año siguiente cuando BancoSol inició la construcción de un moderno edificio de cinco pisos para las nuevas oficinas de la regional, emprendió por segunda vez la restauración de la vivienda en coordinación con la Alcaldía  de  Cochabamba.

En la calle Buenos Aires de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, en pleno casco viejo, se encuentra la oficina regional de BancoSol, ubicada en una casa colonial de una planta y tres patios que fue adquirida por la entidad cuando comenzó a operar como banco.

Guido Vargas Mamani artesano cliente de BancoSol que expuso en el espacio cultural.

Inicialmente se alquilaron unos ambientes para la primera agencia de BancoSol en Santa Cruz  en 1992. Pocos años después se adquirió el predio a la familia Moreno.

BancoSol emprendió la restauración de la vivienda rescatando los pisos de ladrillo, las puertas de dos hojas en los ambientes, los asientos de madera que circundaban el patio donde aún queda el aljibe que proveía de agua subterránea a la vivienda y en las paredes, las argollas que servían para sostener las hamacas donde descansaban los visitantes.

Protagonistas

El Espacio cultural MIC BancoSol fue creado para los nuevos artistas. Por eso las nuevas camadas de cultores locales de las bellas artes encuentran en el espacio no sólo la primera oportunidad para exponer sus obras, sino el contacto con los ávidos consumidores de arte.

Por eso no es extraño que absolutamente todos los artistas que pasaron por el espacio cultural vendieron sus creaciones durante la muestra. Algunos, salieron del banco sin sus obras porque absolutamente todas encontraron otro dueño que decidió llevarse a casa una pieza de arte.

La sala  de exposiciones.

“Todos nuestros expositores optaron por el arte como una forma de vida. Por eso nos llenamos de satisfacción al ver que el MIC BancoSol les dio una oportunidad para que otros aprecien y valoren sus creaciones”, explica Kurt Koenigsfest, gerente General de BancoSol.

El uso de los ambientes no tiene costo. Naturalmente, el paseo por el espacio tampoco. Un gestor cultural contratado por el banco se encarga de contactar a los nuevos artistas, los colectivos artísticos y los centros de formación, para encontrar a los expositores de las muestras que se renuevan cada dos meses.

¿Qué viene después? El cielo es el límite.

En la segunda muestra del 2019 el Espacio cultural MIC BancoSol se abrió a otras manifestaciones artísticas. La danza y la música encontraron un lugar en el espacio cultural. La experiencia ya abrió una brecha.

Pero el Banco quiere más. En el mediano plazo más agencias de BancoSol situadas en casas patrimoniales de otras ciudades del país serán enriquecidas con el espacio cultural replicando su efecto en la difusión del arte y en la generación de oportunidades para los nuevos artistas.

Los artistas emergentes  tienen un nuevo espacio.

Un lugar para exaltar el arte popular

La cadencia única de la Morenada es marcada por el cansino paso de un superachachi que encabeza la tropa con un traje que ostenta  galas. A primera vista, una multicolor y brillante máscara destaca en el atuendo. Los historiadores aseguran que los rasgos exagerados del rostro pretenden simbolizar el poder del capataz de la época colonial que comandaba el trabajo de los esclavos que llegaron a Potosí para la minería y los viñedos chuquisaqueños.

Y es que la máscara caracteriza al personaje y al tradicional baile, retratan años de historia, describen el carácter de sus personajes, dibujan las penurias de los danzantes.

El diseño que combina colores, trazos y materiales refleja la fantástica imaginación de los artesanos que plasmaron en estos accesorios, la majestuosidad de la popular danza. La Diablada y los Caporales son otros bailes tradicionales en los que las caretas engalanan estas singulares piezas del folklore boliviano.

Estas expresiones de la cultura boliviana, que por lo general son apreciadas en una entrada folclórica, cambiaron de escenario y se expusieron en la primera muestra del Espacio cultural MIC BancoSol.

La tarea fue encomendada a Guido Vargas Mamani artesano cliente de BancoSol que lleva un cuarto de siglo dedicado al oficio de manufacturar máscaras, una especialidad que heredó de sus padres y que con el correr de los años fue perfeccionando al punto de convertirlo en uno de los principales exportadores de estas piezas de arte dignas de un museo.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

16
2