La casa de Armando Alba, un patrimonio en peligro

La casa colonial que perteneció al patricio potosino Armando Alba Zambrana está en riesgo de desaparecer. La Alcaldía de Potosí realiza trámites para su expropiación.
viernes, 08 de marzo de 2019 · 00:04

 Glenn Stephen Murray Fantom y Daniel Bernardo Oropeza Alba  /Potosí

 Una ciudad Patrimonio de la Humanidad tiene que honrar la memoria de los grandes hombres que han conservado y preservado los más importantes monumentos que conforman la identidad de una ciudad o una nación, como el caso de Armando Alba, un ciudadano potosino que se ha preocupado por la historia y patrimonio de Potosí, con su gran obra de salvar el edificio de Casa de Moneda y consolidar la formación del museo más importante de Bolivia.

La obra de este personaje del siglo XX, destacado escritor, historiador y poeta, fundador del movimiento literario de Gesta Bárbara, alcanzó la notoriedad internacional que la preponderante actividad cultural hizo de Potosí el epicentro del debate y de la creación literaria. 

Hombre representativo de su generación, ocupó las funciones de concejal, alcalde, prefecto, diputado, senador, ministro de educación, embajador de Bolivia ante España, Francia y Venezuela, pero, en resumen, su obra magistral, de vocación histórica con fuerte visión de preservación del patrimonio cultural, fue la recuperación y restauración de Casa Nacional de Moneda.

El techo  de la planta alta cedió como consecuencia de las lluvias.

La historia de la casa

Así como se precia Lima de la Casa Museo de Miguel Grau, o la ciudad de La Paz de la Casa Museo de la famosa escultora Marina Núñez del Prado, la Villa Imperial tiene en Armando Alba su más alto representante en cultura e historia, por lo que es conveniente convertir su casa de vivienda en un museo ilustrativo de su importante aporte a la región, al país y la humanidad.   

La casa del patricio potosino Armando Alba, ubicada en la calle Lanza N° 23, es un solar colonial inscrito en el Catálogo del Patrimonio de Potosí con el grado de Conservación “B”; corresponde a una construcción de finales del siglo XVI, ya visible en el famoso lienzo de Gaspar Miguel de Berrio de auténtica arquitectura colonial. Esta casa se encuentra dentro de la zona declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987. 

Según la tradición oral, Catalina de Erauso más conocida como la Monja Alférez, una mujer que en traje de varón anduvo buscando pendencia en toda la América española, protagonizó en la tienda esquinera de esta casa una de sus más famosas hazañas con el manejo de las armas, venciendo a 12 varones a espada limpia.

Entre sus más antiguos propietarios durante la época virreinal podemos mencionar al general Pedro de Oyanume, caudillo del bando de los vascongados que fue dueño del ingenio llamado del Quintumayu que fue parte esta casa. En 1624, el general Oyanume contrajo nupcias con la hermosa dama Eugenia de Castro, hija del capitán de los vicuñas don Francisco de Castro, poniendo fin a la guerra de naciones en la Villa Imperial.

A principios de la república esta casa era denominada “casa del Quintumayu” y así aparece registrada en las escrituras notariales de su tiempo. 

En 1852, este inmueble fue adquirido por Don José de Alba, Tesorero de Casa Nacional de Moneda y fue heredada a su hijo  Wenceslao Alba, célebre jurisconsulto potosino, que fue prefecto de Potosí y uno de los principales patriotas opositores a la firma del “tratado de paz y amistad con Chile de 1904”, que resultó tan nefasto para nuestro país. 

El día 9 de febrero de 1901, en este predio nació  Armando Alba, hijo de Wenceslao Alba y de  María Isaac Zambrana. Sus ocho hermanos menores también nacieron en este solar familiar que con el tiempo se convertiría en un centro cultural de tertulias literarias y recopilaciones históricas.

Alba  propició la restauración de   inmuebles patrimoniales.

Las artes y la Casa de  Moneda

Desde su juventud demostró gran talento en las artes literarias y a los 18 años publicó su primer libro poemario Voces Áulicas y siempre mostró especial predilección por los estudios históricos.

En 1918 fundó Gesta Bárbara con el liderazgo del ilustre literato Carlos Medinaceli Quintana y la participación de grandes personalidades como José Enrique Viaña, Daniel Zambrana Romero, Gamaliel Churata, María Gutiérrez entre otros.

En 1925 empieza su gran desafío de salvar el edificio de Casa Nacional de Moneda, y se dedicará durante 49 años, hasta el final de sus días a la consolidación y dirección del Museo, convirtiendo el majestuoso edificio en el repositorio de arte, numismática e historia más importante y representativo de Bolivia.

También se dedicó a recuperar lienzos, imágenes y obras de arte que se encontraban dispersas en nuestra capital para enriquecer la colección de la Casa de Moneda. De la misma manera, organizó el Archivo de la Casa de Moneda y lo enriqueció  cediendo, cuando fue Alcalde, fondos coloniales que se encontraban en poder de la municipalidad.

 

  Bajo su dirección funcionó Editorial Potosí, entidad que publicó los más importantes libros de historia, artes, literatura de la cultura boliviana, que le permitieron ganar diferentes premios internacionales y la nominación de Académico en Bolivia, Argentina, España, Perú, Paraguay, EEUU, Venezuela, Colombia y Francia.

Armando Alba ocupó en vida los cargos de concejal municipal y alcalde de nuestra ciudad, fue diputado y senador por Potosí y, cuando estaba en funciones legislativas, fue uno de los cuatro diputados que se presentaron de voluntarios para defender la patria en la Guerra del Chaco.

En 1933 realizó las gestiones para la repatriación de los restos mortales del gran poeta Ricardo Jaimes Freyre que llegaron a nuestra capital para ser enterrados en la cripta de los Ilustres de la Catedral. 

Fue prefecto de Potosí en dos ocasiones y embajador de Bolivia ante España, Francia y Venezuela. Fue precisamente durante sus misiones diplomáticas que hizo amistad con  literatos y escritores de su época y consiguió la atención internacional para sus proyectos culturales.

La casa  figura en el famoso lienzo de Gaspar Miguel de Berrio.

  El legado y un museo 

Entre sus principales legados están la conformación del Comité Pro IV Centenario de la posesión del Cerro y Minas de Potosí, logrando restaurar importantes edificios de nuestra capital como el Colegio Pichincha, el Teatro Modesto Omiste y la construcción del Hotel y Teatro IV Centenario con una visión totalmente turística. En 1974 falleció en su casa familiar de la calle Lanza N° 23, rodeado del respeto y la veneración de la colectividad nacional, sus restos descansan en la catedral de Potosí. 

El Gobierno de Bolivia creó para Armando Alba el Premio Nacional de Cultura que se otorga anualmente a las más importantes personalidades de ponderable labor artística, literaria e histórica en nuestro país. Ha recibido el Cóndor de los Andes, el Sol del Perú, la Orden de Isabel La Católica de España y muchas otras condecoraciones como testimonio de su labor constante por la cultura boliviana. 

El motivo por el cual se pretende realizar la expropiación  de la casa de Armando Alba es para convertirlo en un museo que se convierta en un espacio cultural, museístico, sobre su vida   para que sirva tanto para los potosinos como para el futuro turístico de la ciudad. 

El repositorio apunta a exponer su obra, documentos, biblioteca y efectos personales en un lugar para conservar su importante memoria y que sea el inicio de un centro de interpretación sobre la importancia de recuperar y conservar el patrimonio cultural, inspirada en el ejemplo de  Armando Alba de conservar el patrimonio cultural de Potosí y de su Casa de Moneda.

 

 

31
2