Mastian J., el influencer más joven de Bolivia tiene 10 años

Su nombre es Mateo Jaén y está en las redes sociales con videos cargados de entretenimiento y mensajes de reflexión. Fue premiado como el youtuber más joven del país.
viernes, 12 de abril de 2019 · 04:07

Anabel Vaca  / La Paz 

Hace más de un año, Mateo Sebastián Jaén Sandi, en su cumpleaños, cuando cumplió nueve, recibió como regalo su canal de YouTube    Mastian J. Desde entonces está abocado  a elaborar contenidos relacionados con el entretenimiento, pero también experimentos sociales, retos con mensajes positivos y blogs, entre otros, que difunde por las redes sociales.

Su carisma y naturalidad para la actuación desborda en los videos que difunde por YouTube, como se ve en el que dedicó al Día del Padre. Se trata de una producción de casi siete minutos,  divertida y entretenida.

“Yo pedía a mis papás, todo el tiempo, si podía ser youtuber, pero no me dejaban por seguridad. Llegó el 3 febrero (día de su cumpleaños) y me regalaron el canal por mi cumpleaños XD”, cuenta   Mastian J.,  aún emocionado por el regalo de sus sueños. Su cumpleaños número nueve definitivamente fue maravilloso para el niño, porque ese día también le regalaron algunas herramientas para iniciar su carrera de influencer: un trípode, un micrófono y otros accesorios. Sus papás  comenzaron a montar en la casa un pequeño estudio para que produjera sus videos y otros soportes que cuelga en  internet.

El niño youtuber  muestra uno de sus contenidos  en las redes sociales.

Uno de los videos favoritos de Mastian J, creado por él mismo, es Liberando al mundo, un símbolo -dice-   para que las personas liberen al mundo de los problemas de la sociedad, por ejemplo del maltrato a los niños, a la mujer y a los animales.

En la grabación, el pequeño se viste de superhéroe, recorre las calles de la ciudad de La Paz, entregando globos de helio a las personas para que escriban sobre alguna problemática  que quieran erradicar de la sociedad. Después de escribir en el globo, las personas lo  sueltan  al aire.  Los mensajes fueron: “Liberemos al mundo de la injusticia, de la desigualdad, de las armas, de las drogas, del cáncer, del maltrato a la mujer, a los niños y los animales”;  entre otros, son lo que desearon los paceños, como se ve en el video del youtuber  Mastian J.

“Lo más difícil de grabar es que algunas personas no quieren cumplir los retos o se molestan, pero hay otras que sí aceptan”, añade el pequeño.

 Mastian J definitivamente  nació para ser un showman. A su corta edad se mostró con gran naturalidad en la entrevista que le realizó este medio y se desenvolvió con gran soltura en la sesión de fotos que acompaña la conversación.

Sus redes sociales son administradas por sus padres, quienes apoyan y vigilan el contenido que difunde. También lo apoyan en la grabación, edición y todo lo que implica la creación de un video.

Mastian J,  así se   encuentra en YouTuber  a este joven influencer.

“Nosotros también tenemos que youtubear o ver tutoriales para poder ayudarle en la edición o efectos que él quiere. Le hemos dado un voto de confianza. Es su sueño y como padres decidimos apoyarlo, pero queremos que lo haga con responsabilidad, con contenido productivo para él y para el público; nada de bromas o cosas pesadas, nada que no le aporte a él en su vida”, afirma su mamá Gabriela Sandi.

Premio al creador más joven 

A sus nueve años, Mateo recibió el reconocimiento al creador de contenido más joven de la comunidad en YouTube de Bolivia, en el encuentro de creadores de contenido más grande del país, que se llevó a cabo en Cochabamba, en julio del año pasado. Este evento fue el primer encuentro de sus pares en el que Mastian J  participó.

“Él estaba un poco nervioso porque no conocía a nadie. Llegaron los  demás (youtubers) y lo trataron muy bien, como si lo conocieran de años. Lo aceptaron y lo recibieron muy bien, y eso lo motiva”, cuenta  Gabriela Sandi mientras recuerda el viaje de su hijo a Cochabamba.

El encuentro de la comunidad  YouTube boliviana busca fomentar y reconocer el trabajo audiovisual de jóvenes y brindarles herramientas técnicas, impartidas por profesionales reconocidos del área de la televisión, comunicación, internet, marketing digital y tecnología para que puedan desarrollarse y superarse, según el sitio web del encuentro.

“Me sentí parte de los influencers paceños dentro del grupo, porque me recibieron muy bien, más que todo Los Gonzales y Alvinich. Estuve dos días en los que nos dieron cursos de marketing, redes sociales y otras cosas. ¡Me sentí como un rey de verdad!”, expresa  Mastian J.

Este niño influencer señala que sus youtubers favoritos son Germán Garmendia, de Chile, y Sebastián Villalobos, de Colombia, de quien leyó su libro Youtuber school: 16 lecciones para tener éxito en la web. El texto explica todo lo que se debe saber y aplicar para ser un youtuber, desde cómo crear un concepto de canal exitoso,  hasta el manejo de luces, edición de video, diseño de guion, musicalización, pasando por el tema del mercadeo, de la creación de la marca personal e incluso de la generación de  ganancias.

“El libro de Sebastián Villalobos me ayudó muchísimo porque sólo habla de YouTube y da clases de cómo ser youtuber. También leí el primer libro que lanzó Juega Germán (Germán Garmendia), que es para dar consejos de vida, buenos consejos”, dice el influencer de 10 años.

La mamá de Mastian J  asegura que este conjunto de experiencias, a su corta edad, le sirven al influencer más joven de Bolivia para “madurar y crecer como persona”. Cuando se le pregunta cómo reacciona ante los mensajes negativos, ella asegura que no lo desmotivan, sino que los toma en cuenta para mejorar. 

“Esto realmente   hizo crecer mucho a Mateo, es un orgullo saber cómo ha crecido como ser humano y cuánto está madurando”, expresa mientras mira con ternura a Mastian J.

“Lo que siempre le decimos es que haga lo que haga,  nosotros lo apoyaremos, pero que lo haga con amor, porque es así como conseguirá progresar en el trabajo, esté donde esté”, añade.

Pero no todo es sencillo para el youtuber. Para seguir adelante con su pasión, crear contenidos para las redes sociales,  tiene  que  sacar  buenas notas en el colegio, algo con lo que cumple.  Pero Mastian J. no es sólo un buen alumno, sino que es un gran compañero y en varias ocasiones fue elegido “amigo predilecto” de su colegio.

A principios de este año la familia de Mastian J. hizo maletas para cambiarse de ciudad. Por motivos laborales, migraron  de La Paz a la ciudad de Santa Cruz. 

“Tendrá que volver a empezar y es algo que le va a costar, pero no dudo que lo logre. Está embalando sus cositas con el sueño de seguir y crecer allá, de hacer que la gente lo acepte”, dice su mamá Gabriela.

 

 

76
32