Corazón de María, el kínder que ayuda a reforzar los nuevos roles en la familia

Desde hace 29 años, el kínder ve cómo cambia la dinámica de las familias, donde las madres dejaron de ser cuidadoras para salir a trabajar. Se enfoca en valores espirituales y buenos hábitos alimenticios, asegura su directora.
jueves, 16 de mayo de 2019 · 00:04

Ivone Juárez /  La Paz 

Son las 10:30 y la  hora del recreo-merienda comienza en el Kindergarten Corazón de María. Decenas de niños, entre los tres y cinco años, salen  incontenibles de las aulas, donde hasta ese momento sus maestras tenían toda su atención. 

Algunos van corriendo a apoderarse del resbalín, del sube y baja, del columpio y otros juegos de plástico instalados al final del patio, sobre un césped sintético; otros hacen grupos y comienzan a saltar o a hacer rondas, cantando a voz en cuello “arroz con leche me quiero casar…”.         

Fotos Priscila  Saaravia / Página Siete

Los que estaban muy abrigados van apresurados hacia los colgadores instalados en el otro extremo del patio para colgar sus chamarras o abriguitos. La prisa por no perderse un segundo más del recreo obliga a muchos a colgar sus prendas de vestir de cabeza…

 “Los niños son iguales siempre, su inocencia, esa predisposición a aprender todo, como esponjitas que absorben todo; lo que cambia es la dinámica de la familia, los roles: por ejemplo, si antes las mamás nos quedábamos en la casa, encargadas expresamente de su cuidado y educación; ahora, en muchos casos, son los papás los que asumen ese rol y las mamis salen a trabajar porque son las nuevas proveedoras”, dice Ma. Elizabeth Sánchez,  directora y fundadora del kínder.

En ese cambio de roles, la profesora destaca la dedicación con la que  muchos papás se quedan en la casa, cuidando a los niños. “En estos 29 años vimos padres ejemplares, dedicados a sus hijos, demostrando su cariño sin prejuicios y siendo muy  detallistas y perfeccionistas, sobre todo  con  los peinados de las niñas”, comenta satisfecha.

Sánchez añade que ahora muchas parejas de padres de familia, además de trabajar estudian, lo que les resta tiempo para compartir con sus pequeños, algo que –dice la directora– obliga a pensar en formar a los hijos, no sólo criarlos. Asegura que en ese nuevo contexto de la familia, el Corazón de María busca ser un apoyo para los padres, reforzando en sus hijos  valores  espirituales y dándoles  herramientas que les permitan convertirse en hombres y mujeres que aporten a la sociedad.

  “Los papás ya no son sólo los proveedores,  los que  brindan comida, techo y ropa al niño, sino  los que tienen que formarlos, y en ese aspecto creo que nosotros coadyuvamos, porque tenemos la disposición   para  darles a los niños ese detallito, para que en el futuro su vida sea productiva en bien del prójimo. Si bien la educación es integral, con la parte cognitiva, emocional, espiritual, lo que hace trascender a estos futuros hombres y mujeres será la parte espiritual”, asegura.

Pero en  el kínder también se identificó que debido al ritmo de vida de los padres,   gran parte de los niños  almuerzan en una pensión o consumen comida rápida, lo que hace que muchos no conozcan, por ejemplo, las virtudes de tener una alimentación basada en frutas y verduras.  Para ayudar en ese aspecto, la profesora Luisa Prieto  cuenta que en la merienda de media mañana esos productos son infaltables; mientras los chicos que llevan de recreo una fruta son destacados.
 
“Nos damos cuenta que esto trasciende a la familia, porque luego vemos que los niños traen de recreo ensaladas de frutas; que los papás, con la orientación que les damos, responden”, dice la maestra que tiene más de 30 años de experiencia trabajando con niños.

Al Corazón de María llegan todos los días  niños de diferentes zonas de la ciudad de La Paz, incluso de El Alto. La directora explica que se debe a la ubicación de kínder, en la calle Guerrilleros Lanza, a media cuadra de la curva norte del Estadio Hernando Siles. 

Zenobia Mendoza, auxiliar regente, tiene 20 años en el kínder y ha visto y cuidado a cientos de niños. “Los niños son la razón de mi vida, los cuido con todo mi amor, me encanta compartir con ellos su alegría y su tristeza”, expresa.

   Y esa dedicación de Zenobia y del resto de las maestras del Corazón de María no la olvidan los niños que pasaron por el kínder, por eso, cada  cierto tiempo -cuenta Zenobia-  escuchan que  alguien golpea la puerta, abren y se encuentran con un “hombre  grande, barbudo” o una “señorita muy linda” que se lanza hacia ellas con un fuerte abrazo. “No se olvidan de nostras, nos besan y nos agradecen porque los cuidamos cuando eran chiquitos. Es muy emocionante verlos convertidos en hombres y mujeres, en profesionales, ese es nuestro premio, nuestro mejor regalo”, afirma.

Educación inclusiva y  solidaridad

El kindergarten Corazón de María nació en 1990 como Children plays (El lugar de los niños), entre la Villalobos y la avenida Busch, en la zona de Miraflores.  “Teníamos cinco niños y tres mesitas”, cuenta Ma. Elizabeth Sánchez,  directora y fundadora del kínder. 

“Éramos una guardería. Después de dos años, debido a la necesidad que surgió en la comunidad, fueron los papás  los que nos pidieron que ampliáramos a prekínder y kínder, y lo hicimos, sacamos la Resolución Ministerial N° 42 y a partir del año 1992 comenzamos a funcionar como Corazón de María. Nos llamamos así porque estamos cerca del templo Corazón de María”, añade la maestra.

En el marco de la Ley Educativa Avelino Siñani,  el kínder desarrolla un programa de educación inclusiva que le da la oportunidad no sólo de trabajar en valores con los niños, sino también sensiblizar a los padres de familia, dice Sánchez.

Precisa que en el tema de inclusión el centro educativo tiene  el 10% de su capacidad cubierta  con niños con capacidades diferentes, a los que incluye en todas las actividades, sin  discriminación. 

“Nuestra tarea es enseñar a los niños que tienen que ser tolerantes y ser solidarios con los pequeños que tienen capacidades diferentes”, dice la directora. “También incluimos en nuestra currícula equidad de género y  rescatamos los valores y los saberes ancestrales”, añade.

El kínder cuenta con un brazo social que cada mes lleva a cabo una obra. “En el mes del Día del Padre, los papás donan ropa para llevarles a los privados de libertad. Este mayo, que es el mes del Día de la Madre, las mamás donarán prendas para llevarlas al Hogar Virgen de Fátima, y en todas estas actividades los niños son parte activa”, afirma la directora. 

 Remarca que en el Corazón de María todas las  maestras son normalistas y licenciadas en ciencias de la educación y  cumplieron con el Profocom,  la capacitación  para la implementación del nuevo modelo educativo sociocomunitario productivo.

 

Travesuras y ocurrencias  

Zenobia mendoza Auxiliar  regente
 

Los niños que vienen al kínder están entre los tres, cuatro y cinco años, y tienen cada ocurrencia. Un día uno de ellos se me acercó y me dijo: “Conozco a una señora que es igual que vos”. Yo le respondí: qué bien, qué bonito. Enseguida el niño me dijo: Tiene mil años.

 LUISA prieto Maestra

Los niños son lo más puro, su inocencia conmueve, y nosotros (los adultos)  somos su espejo. Un día uno de los niños viene y me dice: “Luchita, te has cambiado hoy tu faldita a cuadros, ¡te    haz venido guapa!”. Ese día me puse una falda. Los niños están al tanto de todo, no  pierden   ni un detalle.

Jhoana salas Parvularia

La mayor ocurrencia que tuvieron los niños fue cambiarme de nombre: me dicen Sarito. Mi nombre es Sara, pero un día alguien se equivocó y me quedé con ese nombre. Otras veces se confunden y me dicen mamá, y eso me conmueve, igual que la confianza que me tienen, ese es mi mayor logro.

esmeralda mamani Parvularia

Es muy lindo trabajar con estos niños, sobre todo cuando les cuentas un cuento o les cantas una canción y todos se callan, y te  ponen atención. Lo que más me acuerdo de ellos es que cuando estoy enferma se me acercan, me acarician y se dicen entre ellos: “está enfermita, la vamos a cuidar”.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

17
1