Pol Bardají, el perfumista que viaja entre fragancias y sueños

Toda fragancia es una obra de arte, dice, difícil de replicar por la armonía de su creador. Ser es su ultima creación y simboliza el empoderamiento femenino.
lunes, 24 de junio de 2019 · 00:03

Noelia  Rojo  /  La Paz 

Pol Bardají, especialista español en marketing de fragancias, llegó a La Paz para promocionar el lanzamiento de su más reciente creación: el perfume Ser, que busca retratar el alma y la fuerza que hay en toda mujer. El barcelonés asegura que el mundo de la perfumería es mágico, y atribuye ese encanto a la conexión que se provoca entre las fragancias y la mente de cada persona.

“Me gusta pensar que las fragancias dan matices a la vida y que la vida le da matices a la fragancia, es una dualidad entre los sueños y la vida misma”, manifiesta  Bardají.

Según el especialista, “el olor tiene un poder: el poder de hacernos soñar, de hacernos creer en quien queremos ser”, y es por eso que a la gente le gusta utilizar perfume, pues potencia su seguridad. Además,   defiende la idea de que “cada fragancia es una obra de arte”, difícil de replicar por la armonía que alcanza cada perfumista en su creación.

“Es casi imposible imitar al 100% una fragancia, porque ante todo es una mezcla de diferentes ingredientes que en su perfecto balance crean una armonía y ahí entra el arte del perfumista, que es único”, explica.

Viajes llenos de aromas 

El perfumista  ha vivido en España, Dubái y reside actualmente en Estados Unidos. Ha aprendido, gracias a estas experiencias, que las preferencias en perfumería dependen de “la cultura, el tipo de crianza y el entorno”. Su vida nómada lo acercó al mundo en todas estas facetas.

 Todas sus experiencias lo inspiraron en su desarrollo profesional. También le hicieron  entender que es importante acercarse a todos los tipos de mercado para tener una visión más global de su producto.

“La globalización está afectando al mundo de las fragancias, por lo cual es importante tener el conocimiento de diferentes mercados para que, finalmente, los perfumes que tú estés aportando sean fragancias que entienden una globalidad y no sólo una región”, afirma.

Sobre su experiencia en Dubái, el español cuenta que las fragancias tienen connotaciones religiosas, y que el tipo de olores que les gusta a los locales son completamente diferentes. “Allí las personas exigen perfumes mucho más intensos”. Y este es un toque que pone en práctica en sus nuevas creaciones.

La tendencia en  Sudamérica 

Bardají comenta que en Sudamérica los mercados se inclinan por las fragancias clásicas. Aunque Bolivia no es la excepción, el país comienza a abrirse a nuevas combinaciones de olores gracias a la globalización.

“Se comienzan a hacer nuevas composiciones de flores con chipre, con madera o con cítricos que son cosas que estamos viendo en otros mercados externos y que  están empezando  a influenciar a la región”, afirma el especialista.

Actualmente, Bardají trabaja con la empresa especializada en productos de belleza y cosméticos Yanbal donde apoya el proceso de creación de nuevas fragancias. 

Respecto a la exclusividad de sus perfumes, el especialista comenta que se  ha garantizado ser “irremplazable” al forjar  un “sello olfativo” característico. Esto gracias al trabajo continuo de los mismos perfumistas desde hace más de 25 años.

“Mi función es ver nacer una fragancia cuando es una idea y acompañarla hasta que finalmente se hace un producto”, dice   este amante del olor. 

Cuenta que en aquel proceso entra mucha gente, desde perfumistas, creativos, hasta gente de packaging.

El aroma Ser 

La próxima semana se lanzará su nueva fragancia Ser, en la cual Bardají estuvo trabajando por más de dos años y medio para dar con la “armonía perfecta”. 

Para el perfumista,  este no será un aroma más, sino que tiene un concepto muy fuerte que es el empoderamiento femenino. Para ello quiso  representar en el aroma  los diferentes tonos del  alma y la fuerza de las mujeres. 

La fragancia Ser tiene como principal ingrediente a la flor de camelia y añade esencia de mate para “darle un punto de frescor y modernidad”.

4
1