Cien filtros para potabilizar el agua en Comanche

Cuatro comunidades recibieron dispositivos que eliminan el 99% de contaminación biológica. Cada uno puede purificar cuatro millones de litros.
jueves, 11 de julio de 2019 · 00:04

Alejandra Pau / La Paz

“Es lindo, bien interesante usar el filtro. Tenemos agua de la pila, pero a veces se seca y tenemos que recoger del río y esa no es muy buena para nosotros a  pesar de que la hacemos hervir. Ahora tomamos agua purificada con el filtro, sin necesidad de nada”  cuenta Silveria Quispe, de la comunidad  Botijlaca, en Comanche. 

El acceso al agua potable en las zonas rurales todavía es un problema en Bolivia. Las comunidades de  Comanche, cuarta sección municipal de la provincia Pacajes del departamento de La Paz, no están exentas de ello, pero confían en  que, gracias a los filtros gratuitos que recibieron  el pasado fin de semana,   su relación con este recurso vital será menos sacrificado y más práctico. 

Los filtros que ahora poseen son capaces de eliminar un 99,9% de la contaminación biológica, que incluye bacterias y parásitos que provocan salmonelosis, cólera, E. coli, entre otras enfermedades.

Voluntarias  de  Global Shapers La Paz durante la entrega de filtros.

Cada dispositivo   tiene  la capacidad para filtrar cuatro millones de litros de agua por más de  cinco años.    

El  proyecto Yaku, que significa agua en quechua, y que está a cargo de la Comunidad  Global Shapers La Paz fue el encargado en hacer posible la entrega de filtros a Botijlaca, Palcoma Centro, Huanacollo y Huacallaya, además de dos escuelas y el centro médico Comanche.

“Identificamos la comunidad a través del Rotary Club (Sopocachi) porque ellos ya habían trabajado en el área anteriormente y nos informaron que eran comunidades que podían beneficiarse (...). Se realizó un diagnóstico y observamos que las personas toman agua del río, que no es potable y necesita ser filtrada. De esa forma fue que  seleccionamos Comanche”, indica la voluntaria  de Global Shapers La Paz, Adriana Arandia.

Una voluntaria  hace la demostración del funcionamiento del dispositivo.

Esta organización integrada por voluntarios formó una alianza con la ONG de ayuda humanitaria Waves for Water (W4W), cuya misión es llevar agua limpia a quien lo necesite alrededor del mundo. Según sus datos,  hasta el momento ha beneficiado a  siete millones de personas en más de 27 países.

 Dos  miembros de la ONG llegaron a Bolivia con los  filtros, cuyo costo por unidad es de alrededor de 350 bolivianos, monto que no se cobró a los beneficiarios, que   aportaron con  40 bolivianos para trabajos en la comunidad. 
     

  El 65% tiene agua potable 

  En Bolivia la cobertura de agua potable en el área rural  alcanzó el 65%, según datos del Gobierno respecto a  la presente gestión.      

No obstante, en Latinoamérica 34 millones de personas no tienen acceso al agua potable y la cobertura de saneamiento está por debajo del 15%, según datos del jefe de la División de Aguas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Sergio Campos. 
   

La primera intervención de Yaku  fue realizada en la zona Sur de Cochabamba en noviembre de 2018 y estuvo a cargo de la comunidad de voluntarios  de esa ciudad. 

Los dos miembros  de Waves for Water explican los beneficios de la purificación del agua en Botijlaca.


  
  De la vulnerabilidad a la salud

  El  diagnóstico que realizó la organización de voluntarios en el altiplano  determinó que los habitantes de las zonas que no tienen agua potable  consumen este recurso  contaminado por residuos bacteriológicos, aspecto que influye en la cantidad de dinero que las familias destinan  para recuperar su salud.

Otra consecuencia de consumir agua no potabilizada, es la pérdida de nutrientes que sufren los niños por diarrea, lo que afecta el desarrollo normal de sus funciones cognitivas. Por la falta  de  nutrientes, los niños son vulnerables a tener  anemia y, en el peor de los casos, si la diarrea no es tratada  a tiempo, su vida estará en riesgo.

El coordinador del proyecto de W4W, Riley Garrison, destaca que el efecto positivo en las comunidades que usan los filtros es casi inmediato. 

“Este cambio se ve sobre todo en la salud de los niños y su asistencia a la escuela, porque si tienen diarrea no pueden asistir a clases  ni tampoco  hacer sus tareas. Del mismo modo, los adultos que deben faltar al trabajo para cuidar a los pequeños y si alguien está delicado en la familia deben comprar agua embotellada”, indica Garrison.
 
   “Estoy tomando agua con mis nietos del filtro y  sin hervir, antes agua sucia nomás   tomábamos del río. Este año nos han puesto la pila, a veces se seca y tenemos que tomar de nuevo del río, pero con el filtro es mejor y fácil”, asegura Lucía Sánchez, de 65 años,   de la comunidad Palcoma Centro.

Los voluntarios   regresarán al mes, a los seis meses y al año para evaluar si las comunidades continúan usando adecuadamente los filtros  o tienen alguna dificultad.   

Construir puentes sostenibles

Para el director ejecutivo de W4W, Christian Troy, es importante  hallar socios eficientes que puedan facilitar el desarrollo de un proyecto enfocado al acceso al agua en los países que así lo requieran. Es ahí donde  Global Shapers juega un rol importante al momento de identificar los lugares de mayor vulnerabilidad, ellos establecen  un puente con las comunidades para realizar los proyectos.  

  Troy argumenta que la sostenibilidad de los proyectos es posible a través de alianzas con socios locales -gubernamentales o no-  que se interesen en  apoyar el acceso al agua limpia.
 
Para el proyecto es vital que uno o dos filtros que se entregan en las comunidades sean destinados a unidades educativas. Cuando los niños aprenden de las normas de higiene para el consumo del agua se convierten en agentes de cambio en sus hogares.

   De regreso en Estados Unidos, W4W transmite a  sus financiadores  la experiencia sobre los lugares que ha visitado.  “Cuando vamos a un lugar que tiene acceso limitado al agua limpia, transformamos la relación con este recurso y su salud mejora, nos gusta compartir esa historia. Así  tenemos la oportunidad de  conseguir más recursos y beneficiar a  más comunidades”, concluye Troy.

 Global   Shapers

  •  Creación En 2011, el Profesor Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico  Mundial,  creó la Comunidad  Global  Shapers  para empoderar  a  los jóvenes y que desempeñen un papel activo en la elaboración de las agendas locales, regionales y globales.
  •   La Paz Global Shapers La Paz fue fundado el 2012, es  manejado en esta  gestión  por  su  curadora Carla  Tórrez  y  la  past curadora  Estefanía  Ortuño.  Cuenta  en  la actualidad con 14 miembros y lleva a cabo varios  proyectos, entre ellos: Diseña tu vida , Yaku  y Efecto Gratitud.