Carola Rackete, la capitana que salva migrantes y enfureció a Italia

Es una joven alemana de 31 años, que lleva ocho navegando y en misiones de rescate humanitario. Fue detenida en Italia después de ayudar a 40 migrantes agotados.
martes, 02 de julio de 2019 · 00:04

AFP, agencias / Lampedusa 

Heroína para los migrantes, despreciable “fanfarrona” para el ultraderechista ministro italiano de Interior Matteo Salvini, la joven capitana del barco humanitario  Sea-Watch, Carola Rackete, fue detenida el sábado tras ingresar en Lampedusa en Italia para desembarcar a 40 migrantes que estaban agotados.

Cabellos castaños recogidos en una cola de caballo, mirada segura, la primera mujer capitana de una nave humanitaria  nació hace 31 años en Kiel, en la costa báltica del norte de Alemania.

  El momento de la detención por la Policía.

La joven adquirió experiencia navegando barcos rompehielos especiales para la investigación polar en el Ártico y la Antártida.

Después de estudiar ciencias náuticas y protección del medio ambiente en Alemania y Reino Unido, la capitana lleva ocho años navegando.

“Desde siempre me han encantado las regiones polares porque son muy hermosas e inspiradoras, pero trabajar allí es triste porque puedes ver lo que los humanos están haciendo con el planeta”, confesó en un video divulgado por la organización humanitaria alemana Sea-Watch. 

De su compromiso con la defensa del medio ambiente nació también el compromiso social, que la llevó a aprovechar sus vacaciones para trabajar con la ONG alemana, cuyos tripulantes siempre son voluntarios. 

 La capitana observa desde la patrulla.

Su primera misión se remonta al verano de 2016, cuando la flotilla humanitaria fue considerada un valioso apoyo para los numerosos barcos militares italianos y europeos que realizaban rescates de migrantes frente a las costas de Libia. Las tragedias en el mar marcaron esas misiones, ya que intervenían ante los naufragios y donde sólo quedaban pocos sobrevivientes en medio de cadáveres flotando.

En esos años pudo abrazar al niño que acababa de perder al padre y escuchar las tantas historias de torturas, abusos y agresiones sufridos por los migrantes que esperan zarpar en campos para refugiados de Libia. Poco a poco, los buques militares dejaron de dar asistencia y los barcos humanitarios, que estaban en primera línea, comenzaron a ser considerados cómplices de los traficantes de seres humanos por el Gobierno italiano.

  La rescatista de los migrantes.

Para ella, se trata de una cuestión de principios: “No importa cómo te has metido en una situación de peligro. A los bomberos eso no les importa, en los hospitales tampoco. Para la ley marítima tampoco eso importa. Si se necesita rescatar a alguien en el mar, tienes el deber de rescatarlo”, explicó. “La ayuda termina cuando dejas a la gente en un lugar seguro”, agregó.

Según un reporte de BBCMundo, la “mujer rica, blanca, alemana” que enfureció a Salvini se formó como capitana y estudió ciencias ambientales en Reino Unido y   ha participado en expediciones, tanto para organizaciones de investigación como para el grupo ecologista Greenpeace.

Luego se unió a Sea Watch, una asociación no gubernamental que lleva a cabo misiones de rescate en el Mediterráneo.

 El Sea-Watch a punto de atracar.

En una entrevista publicada la pasada semana  por el diario italiano La Repubblica, Rackete explicó por qué se dedica a ayudar a migrantes: “Mi vida ha sido fácil, he podido estudiar en tres universidades, soy blanca, alemana, nacida en un país rico y con el pasaporte adecuado. Cuando me di cuenta, sentí una necesidad moral: ayudar a quien no tenía las mismas oportunidades”.

Convirtiéndose ahora en una heroína de izquierda, Rackete tiene muy poca presencia en las redes sociales, a excepción de la publicación de actualizaciones de videos de la misión de rescate en Twitter en las últimas semanas. “He decidido ingresar al puerto, que es gratis por la noche, por mi cuenta”, dijo entonces.

Según la capitana del Sea-Watch “los europeos hemos permitido a nuestros gobiernos construir un muro en el mar. Hay una sociedad civil que lucha contra eso y yo formo parte de ella”.  

Asegurando que respeta escrupulosamente el derecho marítimo, afirma muy segura: “Estoy dispuesta a ir a la cárcel y voy a defenderme en la corte si es necesario porque lo que estamos haciendo es correcto”.

  Los migrantes rescatados por Rackete.

 Insultos  sexistas

“¡Las esposas!”, “¡Vergüenza!”, “¡Vete!”, “Espero que te violen esos negros”, le gritaron algunos habitantes de Lampedusa cuando bajaba del barco, escoltada por policías, en una muestra de las críticas sexistas y violentas de que ha sido objeto la joven en las redes sociales. 

 También hubo internautas que le rindieron homenaje. “Carola, gracias por haber puesto tu cuerpo en esta batalla de civilización”, lanzó el escritor  Roberto Saviano.  El senador Gregorio De Falco, exoficial de guardacostas italianos, célebre por intervenir para resolver el desastre del Costa Concordia en 2012, elogió a “una persona de alta dignidad moral, que ha dado muestras de una fuerza considerable y de coherencia frente a sus responsabilidades”.

Un migrante enfermo de 19 años y su hermano menor fueron evacuados en bote de Sea-Watch.

 

 

86
22