A puro músculo, esculpiendo cuerpos perfectos

El fisiculturismo seduce a paceños como los competidores del equipo Paravicini Approved–Bodybuilding Team, que desde 2014 logró 14 oros y se abre espacio en competencias internacionales.
miércoles, 24 de julio de 2019 · 00:04

Ivone Juárez  /  La Paz

Muchos comenzaron con el objetivo de mejorar su apariencia física, pero el esfuerzo, la perseverancia y la disciplina terminaron coronándolos en competencias nacionales y hasta internacionales.  Es que lograr tener un cuerpo perfecto llega a ser  un deporte, el fisiculturismo, y en la ciudad de La Paz las personas que se dedican a él forman equipos, como el Paravicini Approved-Bodybuilding Team, liderado por Pablo Paravicini Sierra.

Son varones y mujeres que se preparan durante largas temporadas en los gimnasios. Se distinguen del resto por sus cuerpos bien definidos, pero sobre todo por el trabajo que realizan levantando pesas, a veces de gran peso, bajo la supervisión de un entrenador o coach que no se les separa,  que está pendiente de cada movimiento que realizan y de darles aliento. 

Lía Mollinedo,  entrenando   en el gimnasio Premier.

El objetivo es que  el ejercicio que realizan  sea perfecto para alcanzar el resultado  que buscan con cada músculo de su cuerpo: el equilibrio.   

“En el fisiculturismo estamos  dedicados a la parte estética, a alcanzar un equilibrio entre todos los músculos, haciendo del cuerpo una sola forma estética y equilibrada, armónica. No estamos abocados a conseguir fuerza, sino a construir el cuerpo como una escultura”, afirma el entrenador Pablo Paravicini.

Este coach ya tiene medallas  que penden de su escultural pecho, como las de oro que logró en 2018, al hacerse del título de  Míster Bolivia, y en el Campeonato Nacional Abierto Nabba 2016. También tiene el oro del  Campeonato Abierto Nacional Copa Reina de 2016. Pero  no sólo destaca a nivel nacional, en el Campeonato Sudamericano de Asunción, también de 2018,  llegó al sexto lugar en el Top 6 de su categoría… Y va por más… 

Micaela Castañón, se entrena una hora cada día.

Su equipo, que se formó a mediados de 2014, suma 16 medallas de oro, cuatro de plata y tres de bronce. Patricia Guzmán Jeréz logró cuatro de oro y dos de plata, en el Campeonato Apertura de 2016, categoría Bikini Fitness y el Miss La Paz Bikini Fitness. Llegó al segundo lugar en el Top 6 Bolivia y  es finalista en el Campeonato Sudamericano Asunción 2018.

 También están Neida Delgadillo Falcon, quien tiene dos oros del Campeonato Primeras de Honor de  2016 y  en la categoría Bikini Fitness; Israel Ramírez, con  medallas de oro y plata  y el Absoluto Municipal del Campeonato Clausura 2017, en la categoría Mens Physique”. Se suman  Carla Ledezma, con  preseas plata y bronce, y Blanca Guevara,  con plata.

 Carla Ledezma , Israel Ramírez  (centro), Patricia Guzmán y Pablo Paravicini.

¡Metele!

Pablo Paravicini arrancó su carrera  cuando comenzó a frecuentar un gimnasio, a sus 30 años, aproximadamente. Era un cajero de banco sumamente estresado que necesitaba deshacerse del malestar que le provocaba su trabajo sedentario y en constante presión. Después de un tiempo  decidió entrenar para ser un fisiculturista, pero  lo primero que recibió fue el desaliento cargado  con un contundente “argumento”: “tu genética no va”.
 
“Hay personas que tienen una mejor dote física que otras, es decir, que tienen un cuerpo en el que hay  equilibro entre la  parte inferior y  la parte superior; en el caso de las mujeres, entre los hombros y las caderas; a eso se llama genética. No estaba bien dotado en las piernas, eran muy delgadas, y me decían: ‘Pablo tienes buenos brazos pero tus piernas dan risa, pero si te gusta, ¡metele!”, cuenta.

Pablo Paravicini en el podio  recibiendo el oro en el Campeonato Departamental 2018, en ña categoría 80 kilos.
Fotos: Página Siete, Marco Aguilar y Paravicini Approved  Bodybuilding Team

“Tuve que hacer esfuerzos enormes para lograr lo que tengo, me costó mucho más. Hacía artes marciales, jugaba fútbol y fútsal, y sólo  era un entusiasta del gimnasio, hasta que comencé a entrenar  y me volví  entrenador, aunque un entrenador mediocre hasta que llegué  a Premier, donde me dieron formación y me di cuenta de que sabía muy poco, y que no me había  lesionado sólo gracias a Dios”, añade.

Posteriormente, Pablo se inscribió al International Sports Science Association de Estados Unidos,  donde logró su título de entrenador profesional avalado a nivel mundial.

Lía Mollinedo tiene un inicio similar. “Comencé a entrenarme  para mejorar mi salud, que no iba muy bien.   Ahora mi principal motivación es mantenerme feliz como hasta ahora,  superando  cada una de las gradas de este bello deporte”, dice. 

Lía comenzó hace cinco años y ya sumó dos oros al equipo con su participación en  Campeonato Primeras de Honor, en la categoría Bikini Fitness.

Paravicini en una  pose de competencia de fisiculturismo.

Sin edad límite

Pablo Paravicini asegura que para comenzar con este deporte no existe una edad límite “No te plantea un límite de tiempo para comenzar o para terminar, pero lo ideal es comenzar joven, entre los 16 y 18 años”, dice.

Remarca que, mientras más joven uno  comienza a entrenarse, se tiene que hacer más énfasis en el cuidado de los cartílagos de crecimiento, que se encuentran en las rodillas y otras articulaciones; esto para no truncar el crecimiento normal del cuerpo.

 Y cuando uno  comienza a entrenarse muy joven  tampoco es recomendable usar esteroides  u otro tipo de medicamento para “ayudar” a desarrollar los músculos.

“Los muchachos, varones y mujeres, a esa edad, están en plena producción hormonal, y utilizar esteroides, hormonas de crecimiento u otros productos acaba siendo perjudicial porque afecta la producción natural de hormonas, y es muy dañino para el organismo, no se puede dañar así a una personas”, sostiene. Añade que el uso de estos fármacos debe ser normado y   debe  informarse sobre su uso.

Micaela Castañón, quien   se entrena con Pablo de lunes a viernes, durante una hora, aproximadamente,  recomienda  una dieta “equilibrada y rica en macronutrientes”. “En mi caso, la dieta está diseñada de acuerdo a mi peso, talla y estatura, la elabora mi coach”, afirma.

Lía Mollinedo señala que su alimentación “ gira alrededor de varias comidas al día,  las cuales deben tener todos los nutrientes que los músculos necesitan para desarrollarse: carbohidratos, verduras y principalmente proteína”. Ella entrena hasta dos horas al día.

Añade que una desventaja en este deporte es la falta de apoyo. “Es un deporte muy caro por la alimentación, la farmacología y el apoyo de un entrenador con mucha experiencia, y no tenemos apoyo de ningún tipo, incluso cuando salimos al extranjero a representar bien al país”, dice.

 Sin embargo,  el equipo  Paravicini Approved-Bodybuilding Team tiene muchos planes para este año, entre ellos el que Patricia Guzmán  participe nuevamente en el Sudamericano de Fisiculturismo,  que se realizará en Asunción, al cual va en busca de su título profesional. Ya tiene experiencia en ese evento, el año pasado quedó como finalista. Por su lado, Pablo Paravicini quiere regresar en unos dos años a esa competencia, pero esta vez para ganarla.

 

 

93
37