Libro muestra al tributo como una forma de resistencia de los ayllus de Macha

La investigación del antropólogo inglés Tristan Platt sobre el archivo indígena del Curacazgo de Macha Alasaya muestra que su curaca mantenía la autonomía de su comunidad con el pago de una tasa.
jueves, 25 de julio de 2019 · 00:04

Alejandra Pau  / La Paz

El curaca Agustín Carbajal creó un archivo indígena que guarda la memoria del tributo como una forma para mantener la autonomía y legitimidad del ayllu Macha Alasaya, en Norte Potosí, frente al Estado. Su descendencia guardó parte de esa documentación en sobres de cuero cosido durante décadas y gracias a la investigación del antropólogo  inglés Tristan Platt se ha convertido en una obra inédita en Bolivia. 

Defendiendo el Techo Fiscal: curacas, ayllus y sindicatos en el gran ayllu Macha, Norte de Potosí, Bolivia, 1930-1994 es el libro que se ha presentado en La Paz y Sucre, y que este 28 de julio será entregado a las autoridades  de Macha en Potoscollo, como una restitución de la memoria comunitaria.

Pronunciamiento  Campesino de Macha, que denunciaba a Víctor Paz Estenssoro y al Impuesto Único.

Platt, profesor emérito de la Universidad de St. Andrews, en Escocia, explica que la retoma del proyecto tributario después de la Guerra del Chaco fue parte de un intento de proteger a los “ayllus libres” del campo  y de conservar su existencia, como parte del “pequeño Estado” de Potosí. De esta forma  se conservaba la posesión de sus tierras a cambio del pago de la tasa  o contribución territorial.

En Macha Alasaya esto se perseguía a través del liderazgo del curaca recaudador Agustín Carbajal (1900-1985) del ayllu Alacoyana, cabildo Pichichua, quien daba continuidad y consolidaba el camino de los curacas que lo antecedieron. 

“Agustín Carbajal fue un patriota. Fue a la Guerra del Chaco, cumplió con sus servicios de turno en su ayllu Alacoyana (...) y condujo la resistencia contra los abusos de los corregidores, de las patrullas militares  y los mozos de los pueblos. Buscaba la igualdad de todos los bolivianos ante la ley”, detalla  el autor del estudio Tristan Platt a Página Siete.

 Archivo  de la recaudación de Macha Alasaya en 2013.

Para el etnohistoriador inglés  todo comenzó con una investigación de campo  que realizó allá por  1970, fue cuando vio por primera vez algunos documentos del Archivo del Curacazgo de Macha Alasaya  gestionado por Agustín Carbajal, legado que años después fue  continuado  por su hijo, Gregorio (1941-2014).

La obra recientemente presentada  tiene  512 páginas y  guarda 730 documentos  en un total de 15 series.   

Tributo por legitimidad

Con el pago del tributo, este emblemático  curaca mantuvo contento al Tesoro de la  Prefectura de Potosí con sus “entregas puntillosas” del dinero de la tasa; pero también mantuvo el apoyo de sus ayllus y cabildos denunciando los abusos que sufría su gente.  

Su autoridad, que se prolongó por 50 años,  descansaba en ese respaldo  y gracias a ello recibía el nombramiento, a su vez,  de las autoridades nacionales.    

Primer Congreso  Indigenal (La Paz 1945). Agustín Carbajal está sentado adelante y al centro con sus papeles en la mano.

     
 
 Según indica el director de  la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional, Luis Oporto, el archivo  contiene toda la información del tributo que los  curacas recogían de sus cabildos en dos partidas anuales. 

Entre los papeles más importantes se encuentran pronunciamientos, memos y   recibos de estos pagos; es decir, una prueba de su contribución al Estado.   

 “Este es un registro sorprendente y revelador de esa relación tan desigual entre el ayllu andino y el Estado boliviano a partir de una fuente primigenia, que es la versión de los indígenas sobre su propio proceso y desarrollo histórico”, enfatiza Oporto. 

Acta  en la que Agustín Carbajal  da el título de curaca a su hijo.

Defensa patriótica a la injusticia

Para Platt, toda aclaración de la historia cambia la “autocomprensión” de los seres humanos y ayuda a reconocer las injusticias de la sociedad.  

“Aquí vemos que no se trataba de una posición indigenista o ‘racializada’, sino de una defensa patriótica y justiciera de los ayllus por un miembro de la administración pública del país, dentro de lo que Agustín llamaba ‘nuestro Estado’. El dinero de la tasa era sagrado porque era ‘de nuestro Estado’”, argumenta el antropólogo y autor inglés.   
  
Así,  los documentos que todavía son   celosamente custodiados desde hace décadas  hacen posible escribir una etnohistoria del siglo XX desde una perspectiva regional andina muy diferente a la oficial, según indica Oporto.

El curaca  Gregorio Carbajal (1941-2014) fotografiado por Fortunato Laura.
Fotos: Cortesía Tristan Platt, Luis Oporto.  Marco Aguilar / Página Siete

   MNR y la exclusión de Carbajal

El Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) excluyó a Agustín Carbajal de su cargo por siete años, entre 1954 y 1961. Durante  ese tiempo, el tributo no llegó al Prefecto y las autoridades campesinas menores se sujetaron a las decisiones  de los dirigentes sindicales  y al Subprefecto de Colquechaca, todos miembros del MNR. En 1962 el curaca retomó su puesto con el apoyo del Prefecto.

 “Pero volvió muy enojado. En 1964 hizo que se sacara  un Pronunciamiento Campesino de Macha que denunciaba a Víctor Paz Estenssoro, al dirigente corrupto Hugo Reinaga, al Impuesto Único y a toda la maquinita movimientista. Una copia de este pronunciamiento está en el Archivo del Curacazgo de Macha Alasaya, que acabamos de publicar”, destaca Platt.
  
Curacas y archivistas indígenas

Agustín Carbajal no sabía leer ni escribir y hablaba quechua, para generar la documentación se valió de escribanos que transcribían la palabra oral al alfabeto castellano.  
 
Cuando Agustín muere en 1985, su hijo Gregorio asume como curaca y custodio del archivo que inició su padre  y genera contribuciones al archivo en castellano  sin necesidad de escribanos. 

El archivo muestra como Paz Estenssoro y Jaime  Paz Zamora terminaron con el derecho de la Prefectura a percibir la tasa. “Cortaron la participación de los ayllus en el ‘pequeño Estado’ de Potosí, rompiendo el ‘techo fiscal’ que los  protegía  de otros impuestos y consecuencias”, rememora el antropólogo. 

Los sindicatos se habían consolidado  y en muchos casos se apropiaron del tributo  para sus propios objetivos,   fueron  apoyados por  autoridades nacionales, como  el Instituto Politécnico Tomás Katari de Ocurí, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y Movimiento Bolivia Libre (MBL),  asegura Platt. 

Esto  significó el fin de la democracia real, propia y directa de los ayllus. En ese contexto y en 1994, Gregorio Carbajal presentó su renuncia definitiva.  


Hoy el hijo de Gregorio, Macario, custodia el archivo del ayllu, que si bien contiene  documentos originales desde 1930, tiene copias que datan de la Colonia. 

Así los Carbajales se han convertido en los primeros archivistas indígenas de un ayllu en Bolivia, de los que  se tenga conocimiento público.   

  Un catálogo y los sellos

Una segunda parte del libro  es el  Catálogo del Archivo del Curacazgo de Macha Alasaya. Documentos de la familia Carbajal.

 Para ello, la documentación fue digitalizada por la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional y fue un trabajo de Platt y Gonzalo Molina Echeverría. Toda la sistematización ha sido incorporada en un CD que acompaña la publicación.

   La tercera parte tiene un catálogo sigilográfico; es decir,  de los  sellos que figuran en  los   documentos del  archivo. Esta labor estuvo a cargo de  Floriana Soria Galvarro.  

En el contexto actual y respecto al estudio Platt lanza una pregunta sobre el presente en Bolivia.   ¿Cómo es posible seguir hablando de  descolonización si las primeras víctimas del proceso de colonización, los ayllus andinos,  han sido sometidos otra vez al dominio de entidades neocoloniales (como los sindicatos) que son manejados por un Estado  muy parecido, en este sentido,  al del MNR?

 

¿Dónde se  encuentra?

  • Libro La publicación tiene un costo de 50 bolivianos,  está disponible en la librería de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional, calle Mercado, en el  edificio de la Vicepresidencia,   y en las principales librerías del país.
  • El proyecto se inició en 2014 y culminó con la publicación del libro, editado por la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional.
32
4