El Colegio Alemán de La Paz logra premio germano

El segundo mejor colegio alemán del mundo está en La Paz. Su director, Volker Stender-Mengel, cuenta la experiencia y el valor del reconocimiento.
jueves, 15 de agosto de 2019 · 00:04

Volker Stender-Mengel /  La Paz 

¿El mejor colegio de Alemania? Esa pregunta fue inequívocamente respondida en la ceremonia de entrega del Der Deutsche Schulpreis (Premio al Colegio Alemán), llevada a cabo en Berlín, Alemania, en junio.

 La canciller Angela Merkel emitió un discurso en presencia del Presidente de la Conferencia Permanente de los Ministerios de Educación y Asuntos Culturales de la República Federal de Alemania,  Alexander Lorz, y comenzó la premiación. 

El director   Stender-Mengel muestra el premio logrado en Alemania.
 ©Max Lautenschläger / Robert Bosch Stiftung GmbH

El Colegio Alemán Mariscal Braun de La Paz es el segundo mejor colegio alemán, el  primero es el colegio Gebrüder-Grimm Schule de la ciudad de Hamm, en Alemania.

¡Realmente increíble! El concurso para el Premio al Colegio Alemán sólo está abierto a colegios de alto nivel dentro de Alemania. Y el círculo de colegios premiados es algo así como una elite escolar. ¡Pertenecemos a ella!, a 10.000 kilómetros de Alemania. Realmente increíble.

Para el colegio, fundado en 1923, ser reconocido como el segundo mejor colegio Alemán  es un logro que llena de inmensa emoción y orgullo a toda su comunidad. 

El acto  se realizó en Alemania.
©Max Lautenschläger / Robert Bosch Stiftung GmbH

No es un logro fácil de alcanzar, debido a que todos los colegios que postulan cada año al Premio al Colegio Alemán, otorgado por la Fundación Robert Bosch y la Fundación Heidehof, son colegios altamente comprometidos, que han encontrado formas adecuadas para responder a sus retos individuales.

La fundación Robert Bosch GmbH, junto con la Fundación Heidehof, patrocinan el premio, considerado el más prestigioso, exigente y mejor recompensado en Alemania, y   que reconoce las buenas prácticas profesionales de los diferentes colegios en ese país. Entre sus socios de cooperación se encuentran el grupo ARD (cadena de radio y televisión alemana) y el grupo editorial ZEIT. 

En un aula del Alemán,  el director  Volker Stender-Mengel.

Desde la creación del premio, en 2006, alrededor de 2.000 colegios se postularon al reconocido galardón. Para elegir a los  ganadores, un riguroso jurado, formado por un equipo de académico alemán, evalúa seis áreas de calidad como: desempeño, manejo de la diversidad, calidad de la enseñanza, responsabilidad, clima escolar, vida escolar y socios extraescolares, además del colegio como institución que aprende. En la actualidad estas características se reconocen como signo de una buena calidad escolar. 

En el pasado, siempre ha habido indicios de que estamos haciendo un trabajo excepcionalmente bueno en el colegio. Por ejemplo, como resultado de la inspección escolar que Alemania llevó a cabo por última vez en nuestras instalaciones en 2015, recibimos de nuevo el certificado de  Excelente colegio alemán en el extranjero. Pero el Premio Escolar es otra cosa, es una competencia con los mejores colegios. Los expertos vienen y quieren ver qué tan buenos son comparados con otros buenos colegios, y nosotros ganamos el premio al segundo lugar.

La biblioteca  del colegio en la ciudad de La Paz.

En el caso del Colegio Alemán Mariscal Braun de La Paz, el jurado destacó la gran dedicación de su personal, la buena integración de los nuevos profesores al plantel educativo y la utilización de dispositivos digitales en las clases. 

También alcanzaron una alta valoración  los diversos proyectos que se llevan adelante en el interior del establecimiento en beneficios del medioambiente,  como la clasificación y reciclado de la basura que se genera en el colegio, y que tiene por objetivo fomentar valores del ciudado del medioambiente entre los estudiantes. 

Por otro lado, un proyecto que también llamó la atención del jurado, fue el que el colegio, hace más de cinco años, ha estado implementando  con éxito  la inmersión, que significa que los estudiantes inician su educación desde prekinder en idioma alemán.

Hora del recreo   en el colegio, donde los alumnos son formados en alemán desde prekínder.

Desde el primer día, las profesoras y profesores, a través del juego, sólo hablan a los estudiantes en alemán. Para nosotros inmersión significa generar la posibilidad y facilitar el entorno adecuado para que las niñas y los niños puedan sumergirse verdaderamente en el idioma alemán.

Alrededor del 95% de los estudiantes acuden a nuestro colegio sin ninguna referencia en alemán, con el pasar de los años lo perfeccionan e incorporan el inglés. Al finalizar la secundaria, nos encontramos con estudiantes trilingües, que además del bachillerato boliviano tienen la posibilidad de graduarse con el bachillerato alemán.

Las instalaciones   del establecimiento ubicadas en Achumani, de la zona Sur de La Paz.

 Una vez recibido el bachillerato, nuestros estudiantes también tienen la posibilidad de continuar sus estudios durante dos años en nuestro Instituto de Formación Profesional Dual, que en convenio con la Cámara Boliviano Alemana, permite una formación que durante el estudio alterna la formación teórica como la formación práctica, llevada a cabo en empresas afiliadas a dicha cámara. Los estudiantes obtienen un título técnico alemán reconocido internacionalmente, como también un título de técnico superior boliviano.

Desde 2016, los colegios alemanes en el extranjero también pueden participar en el Der Deutsche Schulpreis, junto a todos los colegios de Alemania. Desde entonces, tres colegios alemanes en el extranjero han dado el salto al top 6 del año respectivo.

El colegio alemán de Johannesburgo, Sudáfrica, lo logró en 2016. El Colegio Alemán de Río de Janeiro, Brasil, obtuvo el segundo lugar en 2017. Este año nuestro colegio fue el único en el extranjero en llegar a la recta final.

Con la creación del Premio al Colegio Alemán en 2006, la Fundación Robert Bosch y la Fundación Heidehof buscan premiar los logros educativos y hacerlos útiles para el desarrollo escolar en Alemania.

Todos están orgullosos y felices: el colegio, el centro escolar alemán, los padres y estudiantes, las generaciones de exalumnos, toda la comunidad escolar. Alegría también en Alemania: en el Ministerio de Política Cultural Exterior y en la Oficina Central de Colegios Alemanes en el Extranjero. No puede haber más elogios para sus políticas que el Premio al Colegio Alemán. Lo que se consigue en los colegios alemanes en el extranjero no tiene nada que envidiar y vale la pena.

En el colegio mismo, este premio fue precedido por una gran cantidad de trabajo muy comprometido. Esto nunca hubiera sido posible sin un buen trabajo en equipo. También es importante que todo el personal participe. Tenemos un gran espíritu de comunidad en el colegio y queremos desarrollar cosas juntos, para el beneficio de nuestros estudiantes.

Nos esforzamos mucho y podemos confiar en que el centro escolar alemán y el centro cultural alemán siempre nos apoyan. ¡Así da gusto trabajar!
 

 

370
15