Niños franceses que revivieron una canción cubana cuentan a Bolivia su historia

Desde Francia, Isaac, Nora y su papá, Nicolás, hablan de la sorpresa que les dio que su video lograra 42 millones de visitas.
sábado, 17 de agosto de 2019 · 00:04

Martina Prudencio C.  /  La Paz 

Son las 22:00 en la ciudad de La Paz y en Quimper (Bretaña, al oeste Francia)  comienza el día. Isaac y Nora Restoin están al otro lado de la línea del teléfono. Se notan inquietos y juguetones.

 Su papá, Nicolás  Restoin, se muestra sorprendido porque nunca imaginó que el video que grabó con sus hijos interpretando la  clásica canción cubana 20 años y  que su esposa, Catherine, subió al internet,  generara tanta  expectativa, al extremo de recibir la llamada de un medio de comunicación del otro lado del mundo.

Nora con  su acordeón diatónico.

La interpretación de la pieza musical   cubana inmortalizada por María Teresa Vera en los años 30 del siglo pasado logró alrededor de 42 millones de visitas en  Facebook (Isaac et Nora) y más de  1, 7 millones de visitas en YouTube, con 83.000 likes.

La canción dura como tres minutos y muestra a Nora y su hermano Isaac como  lo que son: dos niños tiernos y tímidos que  logran superar su timidez a medida que corre la pieza, mostrándose al final muy seguros de sí mismos cantando   en castellano. Son franceses y el acento se les nota, pero hace que la canción sea más cautivadora. 

El video, grabado de manera casera, al aire libre, comienza con las traviesas risas de los hermanitos y termina con gestos bromistas de los mismos.  Nora, que apenas tiene ocho años, le da vida a la interpretación con su voz dulce; su hermano Isaac, de 11,  la acompaña en la entonación y luego interpretando la trompeta. Nicolás, su papá, se ve en último plano, acompañándolos con la guitarra.

Nora e Isaac  ya tienen presentaciones.

Y es Nicolás quien atiende la entrevista hecha a través de Messenger y en inglés. Nora e Isaac se notan distraídos, sólo responden cuando su papá les trasmite la pregunta en francés. Las respuestas de los chicos son siempre concretas y cortas.

Están conquistando al mundo a través de las redes sociales con  sus videos de cóvers musicales en francés, inglés, español y hasta alemán.  Ya tienen su primer álbum . Lo bautizaron como Isaac & Nora, Jazz (and Love) Studies, cuenta el papá,  Nicolás, quien  tiene ascendencia surcoreana, pero nació en Francia. Con la canción 20 años, los Restoin subyugan al público latinoamericano.

¿Cómo estos dos pequeños lograron todo esto? Su padre dice que siempre estuvieron rodeados de un ambiente artístico.  Él tiene bases musicales desde los 11 años, cuando empezó a estudiar trompeta en una escuela de música. A los 14 años ya  había aprendido por sí mismo a interpretar la guitarra. Al parecer, todo ese conocimiento musical lo heredó a sus dos hijos. 

Los Restoin  tocando instrumentos de cuerda.

Los niños siempre tuvieron a la vista los  instrumentos  de su padre y en los  oídos  las canciones que su mamá Catherine suele  escuchar, lo cual –dice Nicolás– los motivó a inclinarse por la música.  Isaac comenzó a tocar la trompeta cuando tenía siete años y Nora ya cantaba a los tres. El niño es el mayor y cuando empezó a interesarse por la música, “sólo por diversión”,  también lo hizo su hermana. “Como es la menor, tiene que hacer todo como su hermano”, afirma el papá de los chicos, en tono de broma. 

La pequeña banda se formó tan pronto como tocaron su primera canción: I Just Call To Say I Love You, un hit de Stevie Wonder.

Hoy  Nora canta, toca el ukulele   guitarra pequeña) y el acordeón diatónico, que sólo tiene dos tonos. Isaac   también canta y sabe interpretar la trompeta, la guitarra y practica la batería en Bagad, una banda tradicional bretañesa, compuesta por gente que ejecuta gaitas y otros instrumentos de percusión. 

Nicolás Restoin tiene ascendencia surcoreana.

Al principio,  los chicos sólo tocaban y cantaban para la familia y algunos amigos.  “Empecé a publicar videos en mi página de Facebook personal para compartir con otras personas, sólo para mis contactos, quien en ese momento eran menos de 80. De pronto, nos dimos cuenta de que  muchas personas que veían las canciones las disfrutaban, así que decidí crear una página para compartir nuestra música con todos”, cuenta Nicolás   Restoin desde Francia con una notoria emoción. 

Al ver cuán populares se volvieron los videos en tan poco tiempo, no puede evitar la emoción y expresar su gran sorpresa. “¿Es esto una broma? ¿Dónde están las cámaras?”,  pregunta, bromeando. 

Cuando toca la hora de hablar con Nora e Isaac sobre lo que más les gusta de hacer sus videos musicales, primero contesta la niña “Me gusta cuando es rápido”, dice. Isaac opina lo mismo. Es que no les agrada repetir más de una vez la grabación.  Su papá explica que los chicos se desaniman cuando no logran un buen tono rápidamente. “A Nora no le gusta escucharse a sí misma cantar una nota incorrecta. Si es que no lo hace en el momento, prefiere tratar otro día”, comenta. Añade que  Nora e Isaac prefieren tocar en vivo antes que grabar un video.  

  La familia entera.

Además de las populares interpretaciones que tienen en el internet, los niños ya dan  conciertos, y se presentan en vivo. Por ejemplo, en el Festival Chanteurs, que cada año se realiza en su localidad, al cual asisten desde hace cuatro años: desde que Isaac tenía siete y Nora cuatro. Los chicos también van a las casas de los amigos de sus padres, quienes también son músicos. 

Y su fama aumenta cada día. Pese a su corta de edad, ya fueron invitados a cantar en España y Estados Unidos. A pesar de que no dominan el castellano, el inglés y alemán, se memorizan las letras hasta entenderlas, mediante traducciones y el aprendizaje de palabras básicas.

Nicolás reconoce que no domina la industria musical, pero les va bien, hasta ahora. “No soy un músico profesional, sólo soy un cartero con una bicicleta”, expresa el hombre, desde Francia. 

“Recién publicamos nuestro primer álbum. Lo único que sé es que es posible compartir nuestra música gracias al internet”, añade el francés de origen surcoreano.

 Isaac y Nora con  su primer CD.

Los chicos están contentos con el álbum y  su canción favorita es Somewhere Over The Rainbow, una balada romántica, pese a que prefieren los ritmos más movidos. Su papá considera que es muy pronto para componer sus propias canciones. Comenta que sus hijos aún no muestran indicios de querer dedicarse definitivamente a la música. 

Por el momento –dice–, sólo se trata de un hobby, a pesar de su repentino éxito. 

Estos niños se aferran a la niñez como todos nosotros lo hicimos alguna vez y no les gusta cuando la cosa se pone demasiado pesada. Practican casi todos los días, la mayoría de las veces a manera de juego, durante 10 minutos, media hora y hasta una hora, si tienen algún concierto. 

El resto del tiempo, Isaac se siente atraído por el cine  y le gusta jugar con legos y leer Harry Potter;  mientras que Nora pasa el tiempo dibujando u horneando tortas de chocolate con su mamá. También se distraen con su Ipad y los smartphones de sus padres, tendencia común en estos tiempos de alta tecnología. ¡Quién sabe cuál será su elección! Al fin y al cabo estos pequeños gigantes son unos niños con un sinfín de posibilidades en frente.

  María Teresa Vera, cantante cubana que inmortalizó 20 años.

La canción que después de 90 año es viral

Nora e Isaac revivieron en el internet 20 horas, la canción que en los años 30 del siglo pasado fue inmortalizada por la cantautora María Teresa Vera. La pieza, convertida en un clásico de la música   cubana, fue compuesta  por Guillermina Aramburu, amiga de la infancia de María Teresa. 

“Guillermina, quien  escribía canciones desde joven, le entregó a María Teresa su creación 20 Años, para que la cantara con la promesa de que nunca dijera que había sido escrita por ella”, se lee    en el blog de Gladys Palmera. 20 años fue interpretada también por Pablo Milanés y  Buena Vista Social Club.

 

 Martina Prudencio Claros es estudiante del Colegio Alemán de La Paz.

157
3