Con una nueva expedición postularán las balsas de totora como patrimonio

El embajador de la Buena Voluntad de la Unesco, Kitín Muñoz, quien dirigió la expedición Uru, llegará a Bolivia para iniciar las gestiones y presentará la maqueta de su próxima aventura.
domingo, 04 de agosto de 2019 · 00:01

Alejandra Pau / La Paz

Han pasado tres décadas desde que la expedición Uru viajó  de Perú a la Polinesia en una embarcación  de totora construida  por la familia Esteban de la isla Suriqui. El capitán de esa aventura, Kitín Muñoz, llegará a Bolivia este mes con el objetivo de gestionar ante las autoridades  la propuesta  para que  las balsas de totora del lago Titicaca sean reconocidas como Patrimonio de la Humanidad ante la Unesco. 

 Muñoz  es   embajador de la Buena Voluntad de la Unesco  desde 1997    y aprovechará su visita a Bolivia para presentar la maqueta de la nueva embarcación de totora, que será construida por Fermín Esteban,   para emprender una nueva expedición.

  Pintado de la vela de  la embarcación Uru.

A través de un comunicado, el expedicionario español   ha manifestado que, después de 31 años de la expedición Uru, desea presentar la propuesta  al presidente  Evo Morales. “Para que de esta forma,   las balsas de totora del lago Titicaca sean  candidatas para convertirse en  Patrimonio de la Humanidad por la Unesco”.  

Muñoz,  que es también  cónsul honorario de Marruecos, dirigió la expedición Uru que  zarpó del Callao, en Perú,  llegó en 54 días  a las Islas Marquesas y dos meses después a Tahití. Fue el primer viaje a bordo de   una embarcación de totora  en cruzar el Pacífico y llegar a las islas en la  Polinesia.

El coordinador general de su visita a Bolivia, Rolando Vidaurre Jiménez, manifiesta  que  Kitín Muñoz llegará a Bolivia el 14 de agosto   junto con  su esposa, la princesa Kalina de Bulgaria, y su hijo, el príncipe Simeón Hassan.

 (De derecha a izquierda) Paulino Esteban, Kitín Muñoz y Rolando Vidaurre

“Muñoz ha visto  la necesidad de que el conocimiento ancestral de la construcción de las balsas de totora hechas en  Bolivia sea reconocido como Patrimonio de la Humanidad; por esa razón,   iniciará las gestiones ante las autoridades del país”, informó Vidaurre a Página Siete.
    
Uru: 31 años después

La  expedición Uru estuvo inspirada en el viaje  que el legendario  biólogo  y explorador Thor Heyerdahl  realizó en 1947 a bordo del Kon-Tiki -una embarcación hecha de troncos de madera balsa-  para  demostrar la teoría de que el origen de los polinesios venía de   los pueblos precolombinos de Sudamérica.

Muñoz  llegó a  Bolivia siguiendo la hazaña de Heyerdahl,    quien emprendió después otras hazañas en  alta mar con embarcaciones como el  Ra, Ra II y Tigris.

 La totora utilizada para la construcción del Uru fue trasladada desde el lago Titicaca hasta el Callao.

Para la expedición  Ra II, Heyerdahl fue ayudado por Paulino Esteban y los hermanos Limachi. Esta embarcación llegó desde Marruecos hasta la isla Barbados en 57 días, demostrando así la posibilidad de los viajes transoceánicos. 

Lo mismo pasó con Tigris, que partió de la confluencia de los ríos Tigris y Éufrates y llegó hasta el Mar Rojo. 

Fermín Esteban, hijo de Paulino, recuerda que Muñoz llegó a Bolivia recomendado por Heyerdahl. Por aquel  entonces, la Secretaría de Turismo  delegó a Vidaurre, operador de viajes, para que   lo ayude a encontrar a Paulino Esteban y le proponga construir una embarcación de totora para la expedición que el aventurero español tenía en mente.

 Paulino Esteban, el maestro experto en  la construcción de balsas de totora.

Paulino enseñó a sus hijos el conocimiento de las balsas de totora, pero fue Fermín quien tomó la posta de esta tradición ancestral cuando su padre murió en 2016. 

“La  construcción de las balsas pequeñas y de las balsas grandes tiene técnicas muy diferentes y ancestrales. Hoy en día no hacen las balsas de  forma correcta y por eso no aguantan los viajes”, destaca Fermín Esteban.  

Reunidos en un café, Vidaurre y Esteban recuerdan que para construir la embarcación Uru en el Callao se trasladó totora en camiones y que Fermín, junto con   todo el equipo que dirigía su padre, se levantaba  muy temprano para trabajar  o, en cambio, lo hacían en la noche porque el calor era insoportable.

 Fermín Esteban trabaja  en el  Callao.

Uru no fue la única aventura de  Muñoz  en una embarcación de totora. Tuvo  tres expediciones más: Mata Rangi (1997), Mata Rangi II (1999) y Mata Rangi III (2001). 

De todas ellas, la segunda   llegó a las Islas Marquesas en la Polinesia pero con la mitad de la embarcación debido a los daños que sufrió el navío por unos moluscos que devoraron la estructura.

A través de las décadas Muñoz se ha encargado de estudiar los conocimientos de las embarcaciones ancestrales y precolombinas para difundir su valor histórico y náutico. 

La nueva expedición

 Vidaurre -que coordina la llegada y las actividades de Muñoz y su familia en Bolivia-    anunció que  se realizará una conferencia de prensa que incluirá   la presentación oficial de la  maqueta de la nueva expedición ante las autoridades y la población boliviana. Se ha aclarado también que no  se trata de una visita oficial. 

  Un atardecer en la expedición Uru.

De momento,  no se han dado mayores detalles sobre la ruta que recorrerá la expedición ni cuando comenzará su construcción, que estará a cargo del equipo de Fermín Esteban y su hijo Richard.  

 Según un correo electrónico enviado por Muñoz a Vidaurre,  la maqueta -que ha sido elaborada por  Fermín Esteban y su hijo- muestra el nuevo diseño del casco de totora,  basado en documentos científicos publicados ya en el año 1914.  

“Mi hijo Richard es el que más ha aprendido de los conocimientos de construcción y colaborará con el equipo para   la  nueva embarcación. También se ha vuelto un experto en el tema de la maqueta”, asegura Fermín Esteban.

Se prevé que junto con  Muñoz y su familia llegue  un fotógrafo de la revista Hola de España. El reportero gráfico acompañará el recorrido del visitante por diferentes destinos de Bolivia.

 El maestro Fermín Esteban.

 

Más de
29
7