Rufino Carrasco, el vencedor de la batalla de Tambillo de 1879

Tras haber sido abandonado en el desierto, el coronel Carrasco habría sido apresado y vejado en la ciudad de Potosí por mandato del general Narciso Campero, quien codiciaba hacerse del mando del país.
sábado, 4 de enero de 2020 · 00:04

Ivert  Elvis Fuertes Callapino /  Potosí

Pocos conocen su historia, pero las tierras de Atacama fueron testigos de una hazaña que dio una victoria a Bolivia en la  Guerra del Pacífico. Además, le permitió ganarse el respeto de todos los chilenos, quienes, con justa y merecida razón, en plena región metropolitana de Maipú, Santiago de Chile, le pusieron a una calle el nombre de “Coronel Rufino Carrasco”, reconociendo al vencedor de la Batalla de Tambillo, quien, al mando de 70 hombres chicheños y tarijeños, sometió a más de 200 soldados chilenos.

 Rufino Carrasco, el vencedor de Tambillo.

Nació en la valluna localidad de Talina, municipio de Tupiza, provincia Sud Chichas del departamento de Potosí, el 10 de julio de 1817. En el centro de la plaza del pueblo que lo vio nacer se erigió un monumento de bronce. Varias plaquetas conmemoran su victoria, pero una llama la atención pues dice: “Aquí nació el general don Rufino Carrasco” y agrega: “Si Abaroa conquistó la gloria en Calama, Carrasco se hizo inmortal en Tambillo”. Todos sus paisanos hablan muy bien de él. 

Es el reconocimiento al humilde Carrasco que inició su formación como soldado y alcanzó el alto grado de general de brigada del Ejército nacional, ascendido a través de una resolución legislativa del Senado, el 1 de noviembre de 1888.

Una fotografía del coronel Carrasco.

El vanguardia

En 1879, Carrasco estaba al mando del Escuadrón Francotiradores Vanguardia, organizado en Cotagaita por el general Narciso Campero, quien comandaba la Quinta División. 

La historiadora Martha Dora Salazar Burgos, de la Sociedad Geográfica e Histórica de los Chichas, de Tupiza, alega que ese escuadrón formaba parte de una avanzada, cuya misión fue la de emprender defensa desde el sur. Por su parte, el Ministerio de Defensa del país refiere que el subprefecto de Sud Lípez transmitió la noticia de que el escuadrón chileno Cazadores del Desierto, compuesto por 200 hombres, se encontraba en el desierto de Atacama.

Un lienzo del general Rufino Carrasco  en Talina.

La batalla 

Era la mañana del 6 de diciembre de 1879, cuando se desataron los aires de confrontación en el barranco de Tambillo, cerca de San Pedro de Atacama. Un combate que duraría alrededor de 15 minutos, en cuyo hecho el escuadrón enemigo Cazadores del Desierto, de Chile, cayó de forma inevitable, porque sufrió las bajas de varios muertos y heridos. 

Ante lo sucedido, a los chilenos no les quedó más que escapar, con el fin de salvar sus vidas. Se registraron  11 prisioneros y, en su precipitada fuga, las fuerzas chilenas dejaron en poder del escuadrón boliviano 18 rifles Winchester, 14 espadas, 16 bestias e incontables monturas, correajes y municiones, afirma el abogado e historiador José Franz Medrano Solares en su obra Elegía para Rufino Carrasco.

Un lienzo de la Guerra del Pacífico (1879-1884).

Las tropas chilenas se aprestaban a entrar a Oruro y Potosí para cortar suministros desde Sucre. Esa causa fue frustrado por los hombres de Carrasco.

El día 10 de diciembre de 1879, Carrasco ordenó que remitieran los prisioneros de guerra a Tupiza. Después de la victoria marcharon a San Pedro de Atacama, donde fueron alegremente recibidos, y restablecidas las autoridades bolivianas. Se dispusieron las fuerzas para resistir el ataque chileno, pero con la esperanza de la llegada de refuerzos. Por alguna razón no esclarecida hasta ahora, Campero jamás asistió a los vencedores de Tambillo.

Cuando Carrasco ya había izado la bandera boliviana en Atacama, al final terminó desocupando esa población por falta de alimentos y forraje para los animales.

Fue dolorosa la retirada que se emprendió en Toconao. Los francotiradores dieron una larga y penosa vuelta hasta llegar a San Cristóbal el 23 de diciembre de 1879, y por orden del Comandante de la Quinta División siguieron marcha a Sud Chichas. 

El jefe superior de los departamentos de Potosí y Tarija, general Nicanor Flores, mandó al coronel Carrasco la orden de marchar a Potosí pero, llegando a Tupiza, recibió un segundo oficio en el que el general Flores le ordenaba conducir a pie a los 30 soldados que habían perdido sus caballos. En Tupiza, las autoridades le informaron de la carencia absoluta de recursos para poder cancelarles sus sueldos.

Después de seis semanas, el subprefecto chicheño les entregó 600 bolivianos, con los que pudieron viajar a Potosí. En Cuchu Ingenio, Carrasco se encontró con el coronel Segundo Gamés, que venía a hacerse cargo del escuadrón del coronel, ya que él había pedido su traslado al teatro de guerra, pedido que le había sido concedido a fin de relevar a Carrasco.

Procesado y olvidado

En su artículo titulado Reivindicando al General Rufino Carrasco, héroe chicheño, el historiador Hugo Menchaca Alli expresa que, después de haber sido abandonado a su suerte en el desierto por sus superiores junto a sus soldados, Carrasco habría sido apresado y vejado en la ciudad de Potosí por mandato del general Narciso Campero, quien codiciaba hacerse del mando del país.

Carrasco marchó a Potosí solo, fue recibido de manera hostil y se lo condujo al Batallón Calama, permaneciendo allí solo, incomunicado y procesado; no pudieron probar nada en su contra y, finalmente, lo pusieron en libertad. Permaneció dos meses en Potosí, le proporcionaron pasaporte, negándole el “diario” que la nación  otorgaba a los jefes de campaña. 

Él y todo su escuadrón que demostraron tanto patriotismo en los áridos y desérticos terrenos de Atacama fueron disueltos sin recibir el pago de sueldos atrasados y con orden de abandonar la ciudad de Potosí en el plazo de 24 horas.

Rufino Carrasco murió los primeros días del mes de noviembre de 1891. Sus restos se encuentran en el Cementerio General de la ciudad de Oruro, en el Mausoleo de los Héroes del Pacífico. 

En la pasada gestión, por Ley del 13 de noviembre de 2018, se declara Héroe Nacional al General de Brigada Rufino Carrasco, por la victoria lograda en la Batalla de Tambillo, un justo reconocimiento al héroe nacido en Talina.

Elvis Fuertes es socio de número de la Sociedad de Investigación Histórica de Potosí (SIHP).
 

La Guerra del Pacífico  (1879-1884)

  • Conflicto  La Guerra del Pacífico se desarrolló entre  1879 y 1884 y  enfrentó a Chile contra los aliados Perú y Bolivia. El conflicto bélico se desarrolló en el océano Pacífico, en el desierto de Atacama y en las serranías y valles peruanos.  Con la Guerra del Pacífico Bolivia perdió su única salida al mar 
  • Invasión   El 14 de febrero de 1879, las fuerzas militares chilenas ocuparon  Antofagasta, población  instalada en territorio boliviano, pero habitada en su mayoría por ciudadanos chilenos.
  • Batallas  En la Guerra del Pacífico destacan las batallas del Alto de la Alianza, el 26  de mayo  de 1880, que   marcó el fin de la guerra y la suerte de Bolivia y Perú. También destacan la batalla de  Tarapacá, el  27 de noviembre de 1879 , la de Pisiga, Camarones San Francisco y Tarapacá.
  • Tratados  El 20 de octubre de 1904, Bolivia y Chile firmaron el Tratado de Paz y Amistad con el que se puso fin al conflicto bélico. En 1884, los países suscribieron un pacto de tregua que dio fin a las agresiones armadas, mientras se negociaba el acuerdo definitivo de 1904.
  • Compensación  El Tratado de 1904 contempla un  conjunto de puntos que tienen el objetivo de compensar a Bolivia por la condición en la que le dejó la guerra: sin  una salida soberana al mar. Entre estos puntos destacan  la obligación de Chile de construir el ferrocarril entre Arica y  La Paz, la concesión de créditos, derechos de libre tránsito hacia puertos en el Pacífico y el pago de una compensación de 300 mil libras esterlinas.

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

96
7