El mensaje político y social que dejó la vestimenta en los Óscar

Natalie Portman llevó en su atuendo los nombres de directoras que no fueron nominadas y Jane Fonda, que lucha contra el cambio climático, llegó con un traje de 2014.
martes, 11 de febrero de 2020 · 00:04

AFP/EFE / Los Ángeles

La gala de los Óscar como la cena posterior a la ceremonia dieron paso al glamour de los trajes y vestidos de actrices, actores y directores de Hollywood, pero detrás de la vestimenta también se pudo leer un mensaje político, social y de preservación del medio ambiente. 

La actriz Natalie Portman eligió su atuendo para dar un mensaje: en su capa llevaba los nombres de las directoras que no fueron nominadas para esta edición de los Óscar: desde Gerwig (Mujercitas) hasta Lorene Scafaria (Estafadoras de Wall Street), Lulu Wang (The Farewell) y Marielle Heller (Un buen día en el vecindario). 

  Jane Fonda con un vestido que utilizó en  2014 y su  tradicional abrigo rojo.

“Quería reconocer a las mujeres que no fueron reconocidas por su increíble trabajo este año”, dijo Portman a Los Angeles Times.

Con unos artistas con cada vez menos miedo a expresar sus ideales políticos, es normal que aprovechen un evento tan multitudinario como es la alfombra roja de los Óscar para usarla de escaparate, señala el portal 20minutos.es. 

Margot Robbie con un vestido Chanel que  emula al que usó Claudia Schiffer en 1994.

 Portman desde  que pronunció  su  frase “and here are the all male nominees” (y estos son todos los hombres nominados) en la entrega de premios de los Globos de Oro de 2018,  no ha parado de hacer reivindicaciones por el reconocimiento del trabajo de las mujeres. 

Jane Fonda quién entregó el premio a la mejor película  Parásitos, asistió con un vestido rojo de Elie Saah que ya había lucido en 2014 en el Festival de Cannes. 

  Elizabeth Banks  con un vestido rojo de  2004.

 La reconocida actriz a finales de 2019 había mencionado que no iba a comprase más ropa para apoyar la lucha contra el cambio climático.  Además llegó a la ceremonia con su famoso abrigo rojo con el que asiste a las protestas de todo los viernes para reivindicar esa causa.

Según el portal Elle, con sus vestimenta Fonda lanza el mensaje sobre la importancia de reutilizar  la ropa que se tiene en los armarios.

Sandy Powell y un traje con fines benéficos.

Algo similar ocurrió con la actriz Elizabeth Banks  que asistió a la ceremonia con  un vestido rojo que ya había empleado en la ceremonia de los Óscar de  2004.

 Sandy Powell volvió a repetir el traje que llevó a los Bafta por una buena causa. El traje, que originalmente era blanco, fue llenado en las últimas galas de premios con las firmas de actores grandes y mandatarios para subastarlo y ayudar a salvar Prospect Cottage, la casa del cineasta Derek Jarman.

 Natalie Portman y una capa con los nombres de directoras ignoradas en los  Óscar de este año.

 Spike Lee  quiso rendir homenaje a Kobe Bryant luciendo un esmoquin morado con los ribetes amarillos, los colores de los Lakers. Además, en las solapas llevó bordado el 24, número de la gran estrella del baloncesto.

La actriz Margot Robbie llevó un precioso vestido de Chanel a la gala, su firma de confianza, al igual que la de Penélope Cruz. Pero lo curioso de este traje es que se trata de un diseño vintage de Alta Costura que emula al vestido que llevó Claudia Schiffer  sobre la pasarela en 1994, hace 26 años. Las redes no tardaron en notarlo y se hicieron eco del homenaje.

 Billy Porter en la fiesta luego de la ceremonia con una cartera y un mensaje provocador.

Otra actriz que siguió el ejemplo de  Fonda fue Elizabeth Banks.   Prefirió apostar por un vestido de Badgley Mischka que ya llevó en los Oscar de 2004, hace 16 años. La actriz compartió la noticia en Instagram con este mensaje: “Orgullosa de usar mi vestido Badgley Mischka que llevé por primera vez en 2004, reimaginado por Wendi & Nicole, para crear conciencia mundial sobre la importancia de la sostenibilidad en la moda y el consumo en relación con el cambio climático”.

Si de moda se trata, con Charlize Theron a la cabeza, el negro triunfó en la alfombra roja de los Óscar, una pasarela por la que desfilaron con poderío Natalie Portman, Penélope Cruz, Margaret Qualley o Lucy Boynton. Con un papel secundario, el blanco brillo con el protagonismo de Renée Zellweger y Salma Hayek.

El diseñador de moda estadounidense Jeremy Scott y un traje anarquista.

Si en 2017 el negro fue el color elegido para denunciar situaciones de acosos y desigualdad, este año ha triunfado por decisión estilística  la entrada  al teatro Dolby es el centro de la moda. 
 

 Joaquin Phoenix y su novia Rooney Mara se sirven una hamburguesa vegana.

 

12
3