Carlos Amaro, el visionario que inventó su método para enseñar inglés

Se trata del Feelin English, sistema basado en su experiencia como aprendiz autodidacta y destinado a la enseñanza personalizada del inglés desde un enfoque comunicacional y a través de la tecnología.
viernes, 14 de febrero de 2020 · 00:04

María Ortiz  / La Paz

La curiosidad por entender las letras de las canciones y la necesidad de mantener su puesto de trabajo en una agencia de viajes llevaron a Carlos Amaro a aprender inglés de forma autodidacta. En un contexto dictaminado por las circunstancias y contra todo pronóstico, el joven aprendiz terminó convirtiéndose en aquello que nunca imaginó ser: profesor de un idioma para cuya enseñanza ya tenía su propio método, Feelin English.

Entre los muchos libros que su  papá guardaba en casa cuando él tenía 15 años había uno que empezaría a marcar su destino sin que ninguno de los dos lo supiera. Era un diccionario Oxford Pocket de 1999, el cual le ayudó a entender las letras de las canciones de heavy metal que solía escuchar por ese entonces.

  Presentación durante un evento al que fue invitado por  la Editorial Pearson en Bolivia, el año pasado.

“Mi papá me lo regaló y me dijo: ‘Mira, aprende si es que lo necesitas’ (…) Me acuerdo muy bien de ese libro porque fue el que me enseñó a hablar inglés británico correctamente y a conjugar la gramática inglesa. Acabó hecho trizas al final porque lo utilicé muchísimo”, recuerda Amaro.

Pero la necesidad de aplicar lo aprendido no se presentó hasta pasado un tiempo. Amaro empezó a trabajar a sus 17 años en una agencia de viajes, donde saber desenvolverse en una de las lenguas más habladas en el mundo era requisito indispensable para mantener el puesto que acaba de conquistar.

El comienzo, que debía estar marcado por la ilusión, terminó resultando “tedioso”: “Recuerdo estar enfrente de ocho extranjeros esperándome que hable inglés, porque yo era el guía que daba las instrucciones, y no podía hablar más que un ‘hello, goodmorning’ (hola, buenos días) y un ‘goodbye’ (adiós)”.

Reconocimiento por su participación como conferencista en el TechCamp 2020 en Sucre.

“Lo más importante para mí ese día fue la mirada del guía supervisor, que me decía que iban a prescindir de mis servicios, y la mirada humillante de varios de los clientes”, rememora Amaro con una claridad propia de las experiencias desconcertantes.

Molesto consigo mismo, sus ganas y su motivación por aprender inglés se dispararon esa misma noche. A los diccionarios se sumaron los manuales de las bicicletas con las que sus clientes liberaban la adrenalina durante el Death Route: “Yo me llevaba a casa los manuales, que estaban en inglés, los copiaba cientos de veces a mano y los memorizaba como si fueran un poema o un discurso. Al día siguiente lo ponía en práctica. Tal vez yo no entendía mucho, pero mis turistas sí”, asegura.

Al salirse del mundo del turismo, Amaro decidió inscribirse a clases regulares de inglés en el First Class Institute, donde dos meses más tarde consiguió su título. Y la gran oportunidad de trabajar como profesor y formarse en ese ámbito.

  Carlos Amaro enseña inglés en línea.

“Ahí es donde conozco al dueño y director de este instituto, Erick Wäntig, quien me acogió por más de 10 años, abriéndome las puertas de la enseñanza y siendo mi principal mentor”, reconoce Amaro, cuyos inicios en la enseñanza del inglés coincidieron con su primer año de universidad,  de donde salió con una titulación que lo reconoce como comunicador social.

“Nunca pensé en ser profesor de inglés. Mi enfoque siempre fue el turismo y fue algo muy simbiótico, fue algo muy espontáneo, y eso es lo que de mi experiencia como aprendiz trato de transmitir a mis estudiantes porque el método nació ahí, cuando yo lo aprendí”, explica.

Método Feelin English

Fue así como en el 2015 Amaro decidió crear su propio proyecto académico y diseñó un método con las técnicas y herramientas que a él le habían servido para aprender el idioma de una forma práctica y útil, un método en el que fusionó educación y comunicación.

“Las técnicas que yo usaba estaban basadas en la comunicación. A mí no me importaba la gramática, a mí me importaba comunicar mis ideas y lo que yo tenía que decirles a cada grupo de turistas cada día”, sostiene Amaro, quien comenzó impartiendo clases particulares -presenciales-, dando el gran -y total- salto al mundo digital tres años después, en 2018.

 Perfil de la cuenta de  Feelin English en Spotify.

En este sentido, Feelin English, más que un instituto o un centro de idiomas, es un proyecto destinado a enseñar inglés a través de la tecnología y desde un enfoque comunicacional a personas de Bolivia y Latinoamérica.

“No es simplemente el enfoque tradicional de enseñar gramática, basarse en libros, aprender por varios años y graduarte, sino más bien es aplicar conceptos comunicacionales en cualquier contexto y contextos especializados con el manejo preciso y fluido del idioma inglés”, explica su fundador.

Feelin English rompe con el estándar y ubica al estudiante en el centro del proceso de aprendizaje, haciendo que éste desarrolle la habilidad de comunicar lo que siente y piensa de manera natural. Por ello, además de tener un enfoque comunicacional de la lengua, se centra en el aprendizaje y el pensamiento de cada persona. Amaro resume y divide la ecuación en tres partes: conocimiento más emociones es igual a aprendizaje.

“Este método se basa en hacer que mis estudiantes colecten información, aprendan el conocimiento que está a nuestro alrededor y a eso le añadan sus propias emociones y su personalidad para que así desarrollen sus palabras, sus mensajes en inglés como si lo hicieran en español (…) Es decir, que se puedan expresar en inglés siendo ellos mismos”.

Bajo esta premisa, Feelin English ofrece a los mayores de 15 años dos modalidades de cursos online: cursos compartidos en los que Amaro está en contacto permanente con los alumnos a través del celular, y la modalidad privada y especializada, donde las clases son en vivo y se desenvuelven únicamente entre alumno y profesor. En ambas se entrena mucho la parte oral, ya que, según Amaro, lo más importante es hablar.

“La evaluación que hago está basada en comunicación oral, comunicación escrita y comprensión analítica. Son esos tres estándares: cómo hablan mis estudiantes, cómo escriben y cómo comprenden analíticamente lo que estamos hablando. Esa es la gran diferencia que hay entre el método Feelin English con las clases normales en un aula”, señala.

Si bien la duración de los cursos varía de acuerdo a cada estudiante,  el tiempo mínimo es de un mes. Cada curso por nivel suele durar tres meses y hay tres niveles: básico, intermedio y  avanzado. 

“Pero si una persona está en nivel avanzado y quiere especializarse conmigo en speaking de negocios entonces nos toma un mes. Mientras que el resto es estandarizado, es un método para todos, el mío es un método adecuado, diseñado y creado para cada estudiante”, explica Amaro, quien ya ha dejado huella y ha marcado los caminos de más de 1.500 estudiantes desde que está en línea.

“Tenemos que recordar siempre que las emociones y los sentimientos, unidos al lenguaje, forman un sistema natural de comunicación. Yo vivo bajo esa premisa y es algo que siempre me recuerdo, algo que siempre vivo y algo que siempre enseño a todos”, concluye.
 

Sobre  Feelin English

  • Redes sociales  Feelin English está presente en Facebook, Instagram, YouTube y Spotify, plataforma a la que suben  podscast que tienen  el propósito de enseñar inglés de manera fácil y divertida.
  • Información  Para más información pueden contactarse al celular 78802710 o enviar un email a csaenglishonline@gmail.com.

 

58
1