El poliamor está en el aire de Latinoamérica

El más claro reflejo es un boom de publicaciones, películas, series y libros. En Netflix, Tú, yo y ella cuenta la historia de una pareja que se enamora de un tercero.
sábado, 15 de febrero de 2020 · 00:04

Luján Scarpinelli y  María Paz Salas  /  Montevideo

El término no figura en el diccionario de la Real Academia Española y las historias de quienes lo practican no se cuentan en las típicas películas de San Valentín.  Pero el tema es materia de libros, series, y sobremesas: el poliamor junto a otras formas de concebir las relaciones se cuelan en el reinado de la monogamia, tradicionalmente enraizada en América Latina.

El amor romántico de pareja ha dejado de ser para muchos el único vínculo legítimo, y aunque no se trata de nada nuevo, son cada vez más los que se atreven a vivir y exponer sus relaciones alternativas.

El poliamor, definido como las relaciones sexoafectivas de más de dos personas; la anarquía relacional, que rechaza encasillar los vínculos en categorías, y las relaciones abiertas son algunas formas de “amor libre”, más honesto y consensuado, según sus adeptos.

“No es una guerra contra la monogamia si es elegida, sino contra la mononorma, que es la imposición de ese mandato”, dice Deb Barreiro, de 29 años, activista en Amor Libre Argentina.  

Desde la adolescencia eligió el poliamor como “una forma de relación en la que no se presupone la propiedad del otro”.

Deb tiene una relación con Gabriel López (39) desde 2012; May (36) empezó a salir con Gabriel tiempo después, y desde hace casi un año forman una “trieja” poliamorosa, que definen abierta y “dinámica”.
 

 Celos... a otra parte 

Las relaciones no tradicionales tienen el desafío de “derribar mandatos y construir valores que atienden a otras necesidades”, describe Deb. Pero el éxito implica despojarse de lo adquirido.

Para Julio César Jerez, mexicano de 40 años, cruzar la barrera del amor romántico y la monogamia implica “dejar de lado sus características nocivas”. La primera - dice - es “creer que somos personas incompletas hasta que encontramos a la media naranja”. La otra es “identificar que la exclusividad amorosa y sexual representan el amor verdadero”.

Dejar eso de lado ayuda a excluir emociones “negativas” como los celos, dice Jerez, que tuvo relaciones con mujeres casadas que priorizaban sus matrimonios, lo que se denomina poliamor jerárquico.

May cuenta que “era enferma de los celos”, pero los superó al entablar relaciones “transparentes”.   La ruptura es también con prejuicios de afuera, ya que hay quienes reducen estos vínculos a lo sexual. “Se cree que el poliamor es un juego que sólo consiste en ‘polisexo’”, dice Jerez, que habla de compartir más que la cama.

El espectro de relaciones no monógamas abarca incluso las que se construyen sin sexo. Es la elección de Federico Franco, un “anarquista relacional”, que reniega de etiquetar o enumerar sus vínculos. Este argentino de 28 años explica que, sin ser célibe, basa sus relaciones afectivas fuera de la atracción sexual, sin limitarlas en número o sexo.

 

 ¿Fin del amor? 

¿Asistimos al principio del fin del amor tradicional? “No creo que estemos cerca del fin de la monogamia”, dice Tamara Tenenbaum (30), escritora argentina y autora de El fin del amor. “Lo que sí estamos viendo es el fin de la pareja como única forma de vida”.

Tenenbaum es una de las voces que aseguran que el modelo afectivo está mutando, aunque es un fenómeno difícil de dimensionar, ya que ni censos ni encuestas dan cuenta del poliamor u otras formas.  

El más claro reflejo es, en cambio, un boom de publicaciones, series, películas y libros. En Netflix, Tú, yo y ella, cuenta la historia de una pareja que se enamora de un tercero, y Wanderlust muestra un matrimonio abierto. Y hay más. 

También se debate en redes sociales y medios. “Hay un tabú que a la vez se está rompiendo y por eso aparecen todas estas conversaciones”, dice Tenenbaum, quien identifica una brecha generacional sobre el tema.

Aunque los transgresores hoy no tienen edad definida, los millenials, nacidos entre 1981 y 1990, y que han crecido en ambientes más liberales y abiertos, muestran particular interés en las nuevas relaciones. AFP

 

El amor romántico de pareja  ha dejado de ser para muchos el único vínculo legítimo. Son cada vez más los que se atreven a vivir y exponer sus relaciones alternativas.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

85
47