Carlos Guzmán, un capitán bombero con temple de caballero

Sobrevivió a un accidente mortal, lo que lo llevó a dedicar su vida a ayudar a los demás. Su esposa e hijos lo acompañan en su misión. Con los Caballeros de Fuego estuvo luchando contra la llamas en la Chiquitania.
jueves, 6 de febrero de 2020 · 00:04

Carla Lorena Moreno Churquina y  Pablo Daniel Tarifa /  Tarija

Detrás de una persona interesante hay una historia más interesante aún,  al menos eso se cree. Cuando era joven, Carlos Guzmán, técnico mecánico de profesión, sobrevivió a la explosión de un tanque cisterna. “El médico que me atendió dijo que era la primera vez que, como profesional, veía a una persona  sobrevivir a un accidente de tal magnitud”, cuenta.  Es fundador y  líder  de los bomberos voluntarios de Tarija Caballeros de Fuego. Estuvo combatiendo el incendio de la Chiquitania de 2019. Esta es la conversación con  este capitán bombero con temple de caballero. 

 Estos bomberos voluntarios están presentes en Tarija desde hace cinco años.

¿Cómo nacieron los Caballeros de Fuego y de dónde proviene el nombre?

Los Bomberos Voluntarios Caballeros de Fuego nacen hace aproximadamente  cinco años; yo pertenecía  a otra institución de bomberos. Junto a mis hijos tomamos la decisión de armar y formar una institución voluntaria que no pertenezca a ninguna institución pública ni privada, en la que nosotros tomemos las  decisiones de asistir a rescates, incendios, o cualquier evento adverso que se pueda presentar en nuestro país. 

Con el apoyo de mis hijos se armó este nuevo grupo de bomberos voluntarios en Tarija. Escogimos el nombre de Bomberos Voluntarios Caballeros de Fuego basados principalmente en la época medieval, cuando los caballeros tomaban decisiones para poder enfrentar cualquier adversidad y salvar a los pueblos. Entonces, basados en ese principio, elegimos generalizar el nombre tanto para las mujeres como para los varones que pertenecen a esta institución y darle el nombre de Caballeros de Fuego.

 El equipo de voluntarios.

¿Cuánto personal hay en esta labor y cuántos carros bomberos tienen?

Hemos nacido con 30 bomberos voluntarios, hace cinco años; se sumaron cinco más. Quienes estamos a la cabeza compramos los uniformes para dotarlo a todos nuestros voluntarios. Eso hace que en determinado momento eroguemos mucho dinero, lo que no nos permite tener una mayor cantidad de voluntarios, porque el costo de uniformar a estos chicos sería básicamente una carga para las personas que estamos a la cabeza. 

Pero con estos últimos acontecimientos, como el de la Chiquitania y los incendios  en Tarija, en una reunión de hace unos días decidimos  recibir 10 bomberos voluntarios más. 

Sobre la cantidad de vehículos, al momento contamos con una ambulancia de tercer nivel, que es muy importante, ya que nos permite atender a víctimas de accidentes muy graves. Tenemos dos carros bomberos que están próximos a llegar al  país. Estamos tratando de juntar recursos para lograr su internación.

La Aduana  no nos permite traer los vehículos rodando, tienen que ser cargados en  un camión para hacer los trámites. Para ello tenemos que erogar 5.000 dólares por vehículo; son 10.000 dólares y si hablamos en bolivianos son 70.000, aproximadamente, que no  tenemos. Entonces, para tener esos carros  debemos hablar con la empresa privada o  algunas autoridades para que nos colaboren. 

  La ayuda a las personas damnificadas por el fuego.

¿Cómo se siente desarrollando esta labor? ¿Es lo que  soñó?

Para ser sincero, no es algo que  hubiese soñado. Pasa que la vida nos da motivos para ser bomberos voluntarios. De profesión soy técnico mecánico. Cuando era muy joven sufrí un accidente muy grave, explotó un tanque cisterna cuando yo estaba soldando... (suspira). Mi hermano y otra persona, que no sé su nombre, me ayudaron a llegar al hospital y desde ese momento, y a través de un trabajo de grandes médicos que estaban en el hospital, me convertí en un superviviente.

El médico que me atendió indicó que era la primera vez que él, como profesional, veía a una persona sobrevivir a un accidente de tal magnitud. Cambió mi vida a partir de ese momento. Estaba seguro de que seguía todavía con vida porque Dios quería algo. Desde ese momento cambió mi vida y cuando asisto a diferentes emergencias, lo primero que pasa por mi mente es que yo no quiero que la gente sufra los dolores que yo sufrí cuando tuve el accidente. 

 Un tuit dedicado a la labor de  Carlos Guzmán en la Chiquitania.

¿Cómo sobrelleva su familia el saber que usted realiza una labor tan riesgosa? 

Quiero contarles que tengo hijos que son bomberos voluntarios. Son dos varones, uno tiene casi 30 años y el otro 26, y una  hijita (se emociona hasta las lágrimas). He  querido hacer de ellos personas importantes.

Vos sabes que Dios existe ¿verdad? Muchos de nosotros creemos en Dios y uno de sus primeros mandamientos es amar a Dios sobre todas las cosas. Pero luego viene un segundo mandamiento que es muy importante, y dice amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Si  tenemos que amar a nuestro prójimo, tenemos que ayudarlo; eso es lo que quiero inculcar a mis hijos, por eso cumplen esta labor que es tan importante para que puedan crecer con mejores principios. 

No fue muy difícil porque no tenemos esa pugna de ir o no a un incendio, más bien, cuando hay una emergencia, ellos son los primeros en sacar las mangueras, en descargar los vehículos y preparar el material.

Pero te quiero contar algo, cuando estamos en emergencia suceden otras cosas en mi persona: dejo de ser bombero voluntario por un ratito y me convierto en padre y estoy vigilando que mis hijos no estén arriesgando sus vidas, como sucedió en estos últimos días  en unas pendientes en la serranía de Sama.

Sé que  tienen todas las habilidades para ser bomberos, pero no deja de ser peligroso. También mi pareja es bombera voluntaria, porque nos conocimos en esta situación. Entonces convivimos en familia.  Para ayudar al prójimo a veces nos turnamos; si yo estoy trabajando, va mi hijo a la emergencia, sale con mi hija y luego el otro. He tenido mucha suerte, es una bendición de Dios tener  el apoyo de ellos. Todo esto hace que seamos una familia específicamente de bomberos.

  Los bomberos intentan  frenar el rebrote de las llamas.

¿Cómo se siente al ver todo el desastre que ocasionan los incendios,  pequeños o grandes? ¿Se siente impotente algunas veces de no poder sofocarlos?

Más allá de sentirme impotente, es preocupante. La pregunta que me hago a la edad que tengo es ¿qué voy a dejar a mis nietos?  Vemos muchos videos de lo que puede pasarle al planeta cuando no tengamos plantas, cuando no tengamos agua, ¡cómo va a cambiar nuestras vidas! Tuve el gusto de nadar y pescar en nuestro río Guadalquivir, mis hijos ya no tuvieron esa oportunidad, y esto nos da a entender que el mundo está cambiando, que nosotros somos los que lo estamos destruyendo. 

¿Qué mensaje nos deja para cuidar y cambiar lo que está ocurriendo?

Les diría que ustedes no sólo son el futuro del país, sino el futuro del mundo, que  ahora es pequeño,  no tan grande como lo veíamos antes, y son ustedes los únicos llamados a cambiarlo con buenas actitudes, con buenos pensamientos, con trabajo, con buenos principios. Si nosotros vivimos en un no importismo todo esto se destruirá. ¿Qué es con un no importismo? Que hagas una actividad de joven, que vayas de paseo y  dejes botados los plásticos, encendido el carbón, que no pongas la basura en su lugar.

Nota: Esta entrevista realizada por alumnos del colegio Jorge Araoz Campero de Fe y Alegría  de Tarija  obtuvo el primer lugar en el programa La entrevista que siempre soñé 2019, que impulsa la Fundación para el Periodismo con el apoyo del European Journalism Centre. Fue realizada con  la colaboración de la profesora  Carmen Wara Balderas.
 

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

82
1