Armonía y comunicación, claves para la cuarentena de los niños con autismo

Las personas con trastorno del espectro autista (TEA) son una de las poblaciones más afectadas por el confinamiento debido a que están acostumbradas a una rutina diaria.
sábado, 4 de abril de 2020 · 17:40

María Ortiz / Página Siete Digital

No toda la población sobrelleva de la misma manera el confinamiento derivado del estado de emergencia sanitaria por el coronavirus (Covid-19). Entre los que encuentran más dificultades están los menores con trastorno del espectro autista (TEA), quienes suelen tener un gran interés por actividades rutinarias y para los que el cambio es uno de los factores más difíciles de entender.

El 2 de abril se celebró el Día Mundial de la Concienciación sobre el autismo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los TEA son un grupo de afecciones “caracterizadas por algún grado de alteración del comportamiento social, la comunicación y el lenguaje, y por un repertorio de intereses y actividades restringido, estereotipado y repetitivo”.

“Los niños y niñas con autismo están acostumbrados a una rutina diaria porque esta es una de las maneras en que ellos sienten seguridad. Es así que la ruptura de la misma durante el confinamiento les afecta”, explicó la psicóloga Verónica Kaune.

En el actual contexto de cuarentena, el fuerte cambio, repentino y global, repercute sobre todos los aspectos de funcionamiento de sus vidas, llevándolos a lo que Kaune denomina “colapso”, una especie de abrumación que puede ser expresada en llanto e incluso en conductas no deseadas en el ambiente familiar.

“(Los niños) van a llorar pero no porque necesariamente quieran algo, sino porque su parte sensorial está percibiendo cosas que antes no percibía, como que toda la familia esté en casa, que ya no haya su cereal preferido, o que ya no puedan hacer algo que solían hacer, como ir al parque los sábados”, indicó Kaune, quien detalló ciertas pautas para que estos niños puedan sobrellevar de una mejor manera el confinamiento en casa.

En primer lugar, es importante que los familiares creen un ambiente que sea física y emocionalmente seguro para el menor, evitando poner en riesgo su integridad.

“Cuando los niños están teniendo el colapso hay que remover el estímulo, protegerlos de los detonantes que están creando esa situación y hacer que todo lo que está a su alrededor, tanto a nivel físico como emocional, esté a salvo”, manifestó Kaune, haciendo referencia a la doctora Angie Gonzales, de la Asociación Internacional de Davis para el Autismo y de la que ella también forma parte.

Además, hay que redireccionar su atención y buscar la fórmula que lo ayude a sentirse reconfortado, todo ello dentro de un ambiente armónico que le transmita paz y tranquilidad.

“Cualquiera de los comportamientos repetitivos que le hacen bien como, por ejemplo, mecerse, jugar con algo que de vueltas, agarrar su mantita o caminar dando vueltas alrededor de algo”, señaló la experta.

Por último, explicarle “con mucha calma” los cambios que están ocurriendo en el país como una medida temporal y la importancia de quedarse en casa en estos momentos.

“Es importante estar tranquilo, sentarse con él y comunicarle que está habiendo un cambio y que va a durar un poco de tiempo, pero que todo va a estar bien”, sostuvo Kaune, quien indicó que la persona con autismo no responde al hacer o decir, sino al ser, por lo que lo más importante es que la familia mantenga la calma y la tranquilidad y le manifieste un amor incondicional.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente.