Los siete médicos que despertaron la solidaridad de Bolivia con Beni

La iniciativa de siete especialistas de ayudar a sus colegas de Beni hizo que los bolivianos, en medio de la pelea contra el coronavirus, miren y corran en auxilio del departamento más azotado hasta hora por la pandemia.
jueves, 28 de mayo de 2020 · 00:04

Ivone Juárez  / La Paz

Cuando los siete médicos de La Paz  llegaron a Beni para ver cómo podían ayudar a sus colegas, que prácticamente les pidieron auxilio, quedaron paralizados al ingresar al Hospital Germán Busch de Trinidad  por la escena que tenían ante sus ojos: unos cuantos médicos y enfermeras fatigados con cientos de enfermos a su alrededor, todos infectados con la Covid-19. Los médicos también estaban contagiados. 

Muchos de esos galenos habían recibido los resultados de sus exámenes incluso 72 horas antes, tenían la enfermedad, pero no habían dejado su puesto del deber y en turnos de hasta 24 horas seguidas continuaban atendiendo a esos pacientes que no terminaban de llegar. Los médicos esperaban a sus relevos que no llegaban.

           Los médicos de La Paz  llegan  a Beni el lunes 18 de mayo.

“No podíamos creer lo que veíamos: un hospital colapsado,  con el 50% del personal infectado, pero atendiendo. Un médico se puso a llorar y nos explicó: ‘Así, aunque enfermo, vengo a trabajar, no puedo dejar de  atender a  mi pueblo amado; los tengo que sacar de esto, los tengo que cuidar”, cuenta la médica internista Lourdes Escalera. El llanto se le escapa al recordar esta escena. 

Junto a sus seis colegas, Escalera  está a minutos de abordar el avión Hércules que los traerá de nuevo a La Paz. Estuvieron más de una semana en Beni relevando a sus colegas, atendiendo a pacientes con la Covid-19 e informando también al personal de salud, e incluso a las fuerzas policiales, de lo que es capaz ese enemigo invisible que está causando estragos en Beni; pero también explicándoles cómo se le puede ganar terreno y vencerlo. 

La médica internista es parte del grupo de médicos que siguió al pediatra Kurt Paulsen hasta Beni  con la intención de  auxiliar a sus colegas que se habían comunicado con él, contándole cómo tenían que atender a los pacientes con coranavirus sin insumos de bioseguridad y sin equipos ni medicamentos.

Uno de los centros Covid  que los galenos encontraron en Beni.

“Les comenté a los colegas lo que estaba ocurriendo y les pregunté si se animaban a ir conmigo a Beni y aceptaron; llamamos a otros, no podían, pero podían quedarse en La Paz  para hacer una campaña,  recaudar fondos y encargarse de la logística”, cuenta el pediatra.

Y así nació la campaña de Médico a médico, con la anestesióloga Patricia Almanza,  el pediatra intensivista Jorge Salazar,  la internista Lourdes Escalera, el infectólogo Augusto Cordero y  el pediatra Kurt Paulsen, como coordinador, y un grupo de otros 15 médicos que se quedaron en La Paz para recibir la información que generarían estos mandiles blancos y  traducirla en ayuda, pese a la cuarentena.

Cuando la avanzada de mandiles blancos llegó a Beni,  una realidad más dura que la que les comentaron su colegas les cayó encima: los hospitales y centros Covid-19, ya de inicio en condiciones precarias que habían sido habilitados, estaban completamente colapsados.

“No pensábamos que fuera así. Los pacientes estaban sentados, sin poder respirar, esperando un ventilador, pero no habían ventiladores y los que habían no tenían filtros,  no tenían sensores. Los colegas estaban muy tristes porque no tenían los medios para ayudar. Nos vieron y se pusieron a llorar, tenían hasta tres días trabajando”, cuenta Kurt Paulsen.

Inmediatamente comenzaron a realizar las tareas que tenían planificadas en Beni. Paulsen se fue al Hospital Materno Infantil de Trinidad a relevar a sus colegas en la atención a los niños. Ver cómo la directora del nosocomio hacía cumplir las normas de bioseguridad y cómo cuidaba una extremada limpieza lo animaron en medio de tanta desolación.

Una de las charlas  con el valiente personal de salud beniano.

Lourdes Escalera, como internista, realizó un rápido diagnóstico a los hospitales y centros Covid: su principal necesidad era personal médico e infraestructura.

“En tiempos de  Covid otros pacientes necesitan ayuda. En Beni las personas tienen problemas de obesidad,  renales y de diabetes, y se requiere esas especialidades para atenderlos, para que no se descompencen y sean blanco del coronavirus”, explica la médica.

Los otros especialistas también realizaron los diagnósticos en sus respectivas áreas y el resultado fue similiar: falta de personal, infraestructura insuficiente y demasiado vieja, falta de equipos, medicamentos e insumos de bioseguridad.

Tenían serias limitaciones para ayudar con las dos primeras falencias, pero sí podían ayudar con medicamentos, insumos de bioseguridad y algunos equipos médicos. El grupo de logística de La Paz estaba listo para actuar y con la información que recibió se puso manos a la obra montando una campaña de solidaridad que cobró tanta fuerza que ya llegó al exterior. 

“Lograron mover una campaña a nivel nacional e internacional, la gente llama de muchos lugares para hacer aportes para ayudar a Beni. En La Paz la cuarentena es muy rígida, no hay dónde hacer compras, fue más difícil, pero tocando puertas se pudo lograr comprar equipos médicos, medicamentos, insumos de bioseguridad. Es un aporte muy grande de la ciudad de La Paz, de todo el pueblo boliviano que ya llegó a Beni”, dice Paulsen. 

Los médicos dentro del Hércules  regresan a La Paz, ayer.

El infectólogo Augusto Cordero cuenta que el sábado ya estaba la primera ayuda para Beni. Llegó en un avión militar. El martes arribó a Trinidad la segunda ayuda. “Es colaboración que nos pidieron nuestros colegas que están trabajando en los centros Covid, por eso la campaña se denomina de Médico a médico”, explica Cordero.

Pero, ¡sorpresa! Su trabajo de solidaridad ha sido seguido por muchos bolivianos, que de inmediato comenzaron a articularse para sumarse a la cruzada en favor de Beni. Los colegios médicos  de diferentes departamentos enviaron avanzadas de galenos a la región. Mientras  gobiernos departamentales y municipales anunciaron que mandarán ayuda, una comitiva de ministros llegó a Beni para implementar un  nuevo centro Covid. Todos, mientras pelean contra el coronavirus, miraron hacia Beni para correr en su auxilio.

Los médicos que encendieron la mecha de esta cruzada están más que satisfechos de su hazaña. Ayer, al mediodía, partieron de regreso a La Paz, en un avión Hércules que les facilitó las FFAA gracias a las gestiones del director del Sedes de La Paz, René Sahonero. Volverán a sus casas pero  tendrán que  ingresar en  un aislamiento por 14 días... no importa... es buen tiempo  para recobrar fuerzas y volver a la primera lucha  contra el coronavirus.

 

Lourdes Escalera   Internista

“Tengo cuatro hijos, esposo y hermanos, mi familia, pero también tengo otra familia: los médicos, y vine a ayudarlos; si tuviera que volver a tomar esta decisión, lo haría. Fue muy doloroso ver  la realidad de Beni, los hospitales están colapsados. He visto a mis colegas infectados luchar por salvar la vida de  sus pacientes,  las lágrimas de los pacientes, enfermos,  a la   gente perder a sus familiares. Uno no está preparado para esto; uno está preparado para salvar vidas”.

Kurt Paulsen Pediatra

“Los pacientes estaban sentados esperando un ventilador, pero no habían ventiladores y de los que habían, muchos no tenían filtro. Fue muy triste ver que en  Beni la salud está tan deteriorada, tan abandonada y que nadie les haga caso, nadie escuche sus necesidades. Pero, felizmente está llegando la ayuda, ya hay ministros aquí, se está instalando un hospital de campaña, la ayuda está llegando. Llegaron insumos y ventiladores, la ayuda está llegando”.

Augusto Cordero Infectólogo

“Más allá del aporte material, un gran logro de esta campaña fue haber despertado a un país, lo que nos demuestra que nos tenemos que unir para afrontar la pandemia. En la situación de emergencia en la que estamos, necesitamos responder rápidamente y esa respuesta la da el mismo el país. Cómo no vamos a ponernos al frente viendo a nuestros colegas de Beni. Uno de ellos había perdido a su padre unos días antes, pero seguía trabajando, luchando contra el virus”.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

192
2