Médicos que volvieron a Caranavi tras ser agredidos: “Los enfermos nos necesitan”

Fueron amenazados y expulsados pero volvieron a Caranavi para cumplir con su misión de salvar vidas. Algunos siguen en cuarentena por haber tenido contacto con un galeno que dio positivo a Covid-19.
domingo, 31 de mayo de 2020 · 00:22

María O. García  / La Paz

La doctora Estefanía  acababa de cenar   cuando, de repente, empezó a sentir un resabio amargo que hasta ahora no se va. “Tenía miedo de prender la luz del cuarto,  estaba muy asustada. Fuera comenzaron a oírse  gritos: ‘¡que se vayan, que se vayan’!”. Y se fueron, ante amenazas y agresiones  médicos y enfermeras se fueron  de Caranavi dejando tras de sí a  unos 143 mil pobladores que permanecieron sin atención sanitaria durante cinco días.

Dos meses después de que se reportaran los dos primeros casos de Covid-19 en el país y justo cuando Caranavi acababa de flexibilizar la cuarentena, el  responsable de la Red de Salud 7, Iván Villarroel, daba la noticia: “El municipio de Caranavi tiene su primer caso”. 

Al anuncio le siguieron  el pánico y la desinformación, las otras dos grandes pandemias que dejaron al Hospital Municipal sin directora -y a la deriva-. Pamela Rojas renunció a su cargo ante las  amenazas de  pobladores por confirmar el caso positivo.

“El domingo 17 de mayo nos comunican que el caso cero salió positivo y nos indican que tenemos que entrar en cuarentena”, relata Estefanía (nombre convencional), una de las 16 profesionales del hospital de Caranavi que, por protocolo, se puso en aislamiento al haber tenido contacto con el enfermo. Y con  su esposa, quien dio positivo un día después.

Para evitar la susceptibilidad de los vecinos, la Alcaldía habilitó el alojamiento El Faraón como centro de aislamiento para estas personas, entre las que había médicos, enfermeras y auxiliares.

“Mientras buscaban el lugar nos quedamos haciendo cuarentena en nuestras propias casas. Y el martes en la mañana nos dirigimos con todas las medidas de prevención al alojamiento, donde nos designaron a cada uno una habitación”, cuenta Estefanía.

“En la noche

Foto:Radio Caranavi

, después de traernos la cena, empecé a escuchar petardos desde mi cuarto, pero no sabía qué estaba pasando. Después comenzaron a oírse unas voces que gritaban: ‘¡que se vayan, que se vayan!’. Nos hemos empezado a comunicar vía telefónica y hemos llamado a nuestros representantes para que vinieran a ver qué pasaba”, continúa.

Durante una interminable hora, el personal de salud escuchó gritos de amenaza: “¡Si no se van les quemamos en la casa!” y desinformadas arengas que los acusaban de querer contagiar a los vecinos con el virus. 

Mientras tanto, diferentes pedidos de auxilio comenzaba a llegar a través del grupo de WhatsApp del Sindicato de Ramas Médicas de la Salud (Sirmes), su organización sindical.

“Por favor, ayúdennos urgente. Están agrediendo a colegas profesionales de salud en Caranavi. Estaban en cuarentena por haber atendido a pacientes enfermos de coronavirus. Necesitan ayuda de la policía y militares, quienes puedan comunicarse con autoridades locales y nacionales ayúdennos”, dice uno de los mensajes.

Pero los policías y militares nunca llegaron. Fueron sus mismos colegas del hospital quienes, como héroes -una vez más-, se acercaron a las inmediaciones del alojamiento y consiguieron sacarlos en varias ambulancias. Y entre muchos y más fuertes gritos.

“Pensaba que iban a ingresar (al alojamiento) cuando nos ha llamado nuestro representante para indicarnos que salgamos. Han formado una cadena para evitar que ese grupo de personas nos haga daño y nos han ayudado a salir. De ahí nos han llevado al hospital”, cuenta Estefanía y confiesa que las lágrimas  inundaron sus ojos y la resaca del miedo hizo que pasaran la noche en vela.

Uno de los galenos que fue al rescate explica que pese a los intentos por informar al grupo sobre la razón del aislamiento, no hubo éxito: “Pedían que nos retiremos porque, aparentemente, nosotros éramos los que estábamos contagiando el lugar. Había amenazas y hostigamiento”.

 

Repliegue de los profesionales

Esa misma noche, el Servicio Departamental de Salud (Sedes) ordenó el repliegue de todo el personal médico de Caranavi a la sede de Gobierno hasta que se les dieran las garantías para trabajar. 

En el patio del hospital, que atiende a pobladores de siete municipios del norte de La Paz, el director lee el pronunciamiento a la mañana siguiente. Afuera, un grupo de vecinos diferente al de la noche anterior, ofrece  disculpas a los médicos y pide que se queden.

“Algunos vecinos que no tenían mucha información han actuado de una forma que no era la correcta y han hecho quedar mal a todas las personas de Caranavi (…) Durante cinco días hemos estado desprotegidos, hemos estado sin médicos”, sostiene la representante de la Federación de Juntas Vecinales de Caranavi, Janeth Yujra. 

Y es que, el hospital se quedaba vacío a la par que el Centro de Aislamiento de La Paz, en instalaciones del emblemático hotel Real Plaza, se iba llenando con los 106 profesionales en salud que habían sido replegados el miércoles. 

Ese mismo día, la Alcaldía de Caranavi denunciaba ante el Ministerio Público a nueve personas que habían sido identificadas por los hechos acontecidos durante la noche anterior. Según Yujra, estas personas están siendo sometidas a un proceso de investigación.

Foto:Radio Caranavi

“Nosotros hemos pedido al fiscal asignado que haga su tarea, que es la  investigación correspondiente porque estas personas se han salido de foco”, asevera.

Asimismo, el Comité de Emergencia Municipal (CEM) emitía un Decreto Municipal que dictaba que desde las cero horas del jueves se retomaba la cuarenta total en esa región por la confirmación de los casos de Covid-19. Pero tres días después, Caranavi entraba de nuevo a la calificación de riesgo medio y volvía a la cuarentena condicionada y dinámica.

El jueves 21, autoridades y dirigentes de Caranavi firmaron un acuerdo con el Sedes y la Gobernación por el que se comprometían a garantizar “la estabilidad y la seguridad de todo el personal de salud”. 

El retorno se pactó para el domingo 24 de mayo. Para esa jornada ya era de conocimiento público el tercer caso de Covid-19 en el municipio: un galeno que dio positivo a la prueba de detección de la enfermedad mientras cumplía aislamiento en La Paz, donde continúa a día de hoy.

 

Del rechazo a los aplausos

 Tras cuatro días de aislamiento, 88 trabajadores de salud regresaron con todas las medidas de prevención al lugar del que nunca debieron irse. Y lo hicieron en medio de aplausos, banderas blancas, muestras de agradecimiento y promesas de mejora en la atención. El resto se quedó en la sede de Gobierno, donde esperan ser sometidos a una segunda prueba de la Covid-19. 

“Desde el nivel nacional y departamental se va a trabajar en convertir y hacer que este centro sea un centro de referencia importante como lo merece Caranavi”, prometió el ministro de Obras Públicas, Iván Arias, tras el retorno del personal a quien él acompañó. Además, anunció que se sumará al proceso penal que iniciaron las autoridades municipales contra los que hostigaron a los médicos.

Mientras que parte del personal del hospital de Caranavi  retomó sus labores el pasado lunes, Estefanía y otros colegas que habían mantenido contacto con el galeno contagiado -que sumó el tercer caso positivo en el municipio-, continúan cumpliendo la cuarentena en un nuevo alojamiento. 

“Vamos a ir retornando al hospital paulatinamente. Irnos fue muy doloroso porque estábamos abandonando a gente que nos necesita, y eso es lo que nos ha hecho volver. Volvemos por los pacientes”, confiesa.

“Hemos sido muy bien recibidos. Algunos vecinos lloraban, nos decían ‘bienvenidos’, nos aplaudían… era muy emocionante, hemos sentido mucha alegría y es algo que nos anima y nos fortalece para seguir velando por la vida de las personas. Ahora todo el personal de salud necesita ese apoyo”, reconoce Estefanía.

Foto:Radio Caranavi


 

Carencias y  excesiva carga laboral en el hospital edil de Caranavi

“Siempre hemos sufrido la carencia de personal, pero cuando nuestros colegas entraron a la cuarentena la carga laboral se redobló (…) El lunes, luego de retornar de La Paz, hemos  reabierto el servicio de emergencias y estamos retomando la actividad de manera paulatina dado que hay un número considerable de profesionales que siguen aislados”, explica un médico del hospital de Caranavi.

Ese nosocomio de segundo nivel y se encarga de cubrir la demanda de los siete municipios que comprenden la Red 7: Palos Blancos, Alto Beni, Tipuani, Teoponte, Guanay, Mapiri y Caranavi. En total, está a cargo de la salud de unos 143.000 pobladores, a los cuales atiende en medio de muchas carencias.

“Hemos tenido que cerrar algunos consultorios y priorizar emergencias porque también tenemos que hacer el seguimiento de los contactos de Covid-19 y la toma de muestras. Ahora no tenemos habilitada el área quirúrgica y sólo tenemos tres especialidades, las básicas”, relata el galeno y exhorta a las autoridades a cumplir con la dotación de recursos humanos a la que se comprometieron.

Lamenta que las muchas promesas de autoridades anteriores nunca se cumplieron. Hasta ahora, el hospital  no ha visto incrementados sus ítems ni ha podido habilitar la sala para terapia intermedia porque carecen de un intensivista. “Es penosa la situación”, sentencia el médico con la esperanza de que, esta vez, a las palabras le sigan  los hechos.
 

Covid-19 en Caranavi

El Ministerio de Salud confirmó que el municipio  de Caranavi pasó la última semana de riesgo moderado a riesgo alto. Hay 3 tres casos confirmados y varios sospechosos.

16-5A mediados de mayo se confirman los dos primeros casos de Covid-19 en Caranavi, días después  de la  flexibilización de la cuarentena en el municipio ubicado en el norte del departamento de La Paz.

16 profesionales de salud del hospital municipal de Caranavi, que habían mantenido contacto con los dos enfermos se ponen en aislamiento en un alojamiento local alquilado por la Alcaldía. Siguiendo el protocolo, cada uno va a un cuarto.

19-5 La noche del martes 19 de mayo, un grupo de vecinos rodeó, amedrentó, hostigó y expulsó del alojamiento al personal de salud que se encontraba aislado.

106 trabajadores de salud son replegados desde Caranavi al Centro de Aislamiento de La Paz, donde fueron sometidos a la prueba de detección de la Covid-19 y uno de ellos dio positivo.

20-5El Comité de Emergencia Municipal emite un Decreto  que dicta que desde las cero horas del jueves se retoma la cuarenta total. El domingo, se dicta la cuarentena condicionada y dinámica a partir de las cero horas del lunes 28.

88 trabajadores de salud regresaron a Caranavi el domingo, luego de recibir todas las garantías para  continuar con sus labores. Fueron recibidos con aplausos, banderas blancas y muestras de agradecimiento.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

Más de
77
5