Velarde: “Aunque no esté mi nombre, un boliviano ayudó a conseguir el Pulitzer para The Washington Post

El periodista boliviano Luis Velarde es parte del premiado equipo que realizó un reportaje mostrando que en la Tierra la temperatura ya aumentó 2C. Estudió en la Univalle y trabajó en PAT.
miércoles, 6 de mayo de 2020 · 00:04

Ivone Juárez  / La Paz 

El lunes, cerca al mediodía (en Washington  y La Paz), el periodista boliviano Luis Velarde trabajaba como siempre en su cobertura del día en tiempos de coronavirus para el periódico The Washington Post, cuando recibió una llamada de su jefe Peter Stevenson. Su tono era de felicidad. "Tengo noticias excelentes", le dijo. En los últimos meses todas las noticias que Luis recibe son preocupantes y tristes: más contagiados y más muertes por el Covid-19; así que esperó con atención la buena nueva.

“Ganamos el Pultizer”, le dijo Stevenson.

El premio Pulitzer es la medalla de oro al periodismo en Estados Unidos y se entrega desde 1917. 

“Lo primero que hice fue preguntar si era en serio, me confirmó que sí; estaba súper feliz y me contagió. Fue un trabajo que nos tomó mucho tiempo y el esfuerzo de mucha gente, y logramos un premio que se valora mucho en periodismo. Competimos con muchos que presentaron excelentes trabajos y pudimos ganar”, cuenta el periodista boliviano.

Luis nació en Santa Cruz en 1982, pero vivió en Estados Unidos hasta su adolescencia, cuando regresó a Bolivia para seguir una carrera universitaria. Se graduó de periodista en la Univalle de La Paz e hizo sus primeras armas en la Red PAT,  también en La Paz, hace más de una década.

Luis con el equipo  de periodistas de PAT, en La Paz, Bolivia.

Un tiempo para  buenas noticias

La gran noticia que le dio su jefe fue pretexto para sacarlo por unos momentos del intenso trabajo que, igual que sus colegas, está realizando desde que la pandemia comenzó a golpear a Estados Unidos,  y tomarse un respiro.

“Trabajamos sin parar, ahora ya no tenemos horarios, porque lo que está pasando lo exige; pero por una noticia como ésta, que te digan que te ganaste un premio por tu esfuerzo, vale la pena  tomarse un respiro”, dice Luis.

En ese respiro, el periodista se contactó con sus colegas con los que realizó la serie de reportajes 2C: más allá del límite (https://www.washingtonpost.com/graphics/2019/national/climate-environment/climate-change-america/) y con sus jefes. A las 15:00, aproximadamente, fue parte de una ceremonia virtual  en la que se anunció oficialmente que el The Washington Post tenía un nuevo Pulitzer. Minutos después participó en otro contacto, en el que se dio la buena noticia a todo el periódico y vinieron  las felicitaciones y toda una algarabía. 

Después, ya en privado, comenzaron a llegarle las llamadas de amigos y familiares, a quienes les contó de qué se trató la serie de reportajes que el The Washington Post publicó hasta diciembre del año pasado, mostrando cómo las consecuencias del cambio climático ya están en ciertas regiones del mundo y  provocan efectos visibles y concretos que alteran la vida de todos los seres vivo del planeta, incluyendo al hombre. También les comentó que fue un trabajo intenso que comenzó en febrero de 2019 y requirió el esfuerzo de un “pequeño ejército” de 53 periodistas.

“Fue un trabajo en equipo, aunque no esté mi nombre, un boliviano ayudó a conseguir (el Pulitzer”, expresa.

Un  idea y 53 periodistas

2C: más allá del límite, la serie de reportajes que muestra que los efectos del cambio climático no son una predicción para el futuro, sino que ya están presentes en muchas regiones del mundo, fue idea del periodista  Chris Mooney, quien había acopiado y estudiado estadísticas a nivel mundial sobre el fenómeno y la previsión de un incremento de la temperatura en el planeta de hasta dos grados Celsius (3,6 grados Fahrenheit), y los cambios drásticos que podrían enfrentar las regiones afectadas.

Con esa información en mano estos reporteros decidieron dar un paso adelante y verificaron que en el planeta ya había regiones en países donde ese aumento de temperatura de dos grados Celsius (2C)  ya se dio, con las consecuencias que conlleva.

“Esos datos a nivel mundial nos mostraban que el cambio climático ya estaba aquí, y que no teníamos que esperar uno o 10 años, que ya había llegado”, dice Luis Velarde.

En Vietnam donde  elaboró un reportaje  sobre pescadores.

Mapearon las regiones donde la temperatura había subido 2C y decidieron visitarlas, pero haciendo una selección.

“Fue un trabajo de muchos meses de preproducción para saber a qué partes del mundo podíamos ir, porque, aunque se tuviera todo el presupuesto, no se podía visitar todos los lugares. Tuvimos que escoger algunas regiones específicas, países específicos, historias específicas y que fueran diferentes, porque,  uno sabe que después de una o dos (historias) todas saben igual”, cuenta el periodista boliviano.

Con una lista de regiones que visitar, los reporteros marcharon a la caza de historias de esos lugares que dieran testimonio de que la temperatura en la tierra ya subió los 2C. 

Viajaron a regiones como Alaska y New  Jersey de Estados Unidos, a Siberia, Rusia, a Turquía, Tanzania,  Australia, entre otros.

En Sudamérica llegaron hasta la costa del norte de Uruguay, donde la temperatura ya  tuvo el  ascenso de los 2C y afecta al hombre en la pesca de ostras. “Los pescadores de ostras contaron cómo hace apenas cinco años podían pescar cientos de ostras en la temporada de éstas, pero ya ahora no, la pesca se redujo”, explica.

Fueron grupos compuestos por periodistas de diferentes especialidades,  fotógrafos, camarógrafos y otros profesionales para contar las historias en diferentes formatos: escrito, video, radio, fotos y otros. “Para hacer este pequeño proyecto se necesitó un pequeño ejército de 53 periodistas, especialistas en varios formatos y valió la pena”, afirma.

Luis participó en el equipo que estuvo a cargo del material de video. “Yo soy periodista en video, junto a otros dos colegas, trabajamos en el proyecto. Otros periodistas  trabajaron en redes y audiencias, cuatro con la  fotografía, muchos escribieron las notas. Colaboramos de todo, leímos las notas, teníamos debates a cada momento; fue un trabajo en equipo”, cuenta. 

“El tema no era nuevo, se mencionó antes, pero nosotros queríamos mostrar que el cambio climático ya está aquí, explicarlo y tratar de hacer comprender a la gente por qué es importante y en qué  nos afecta a todos. Buscamos presentar el tema de manera digerible, para todos, para las personas que no sabían nada del cambio climático, de las estadísticas. Las notas, los videos, las fotos, muestran que el cambio climático ya está aquí”, comenta.

Parte de los 53 periodistas   en la videoconferencia en la que se anunció el premio.
Foto:Gentileza Luis Velarde

El boliviano asegura que el secreto del innovador trabajo periodístico que se llevó el Pulitzer 2020  fue la cooperación.   “Aunque no esté mi nombre, un boliviano ayudó a conseguirlo”, recalca.
 

“Un casting me cambió la vida”

Luis Velarde tiene 38 años. Nació en Santa Cruz, pero de niño llegó a vivir a La Paz con su familia. A sus 10  años, aproximadamente, sus padres decidieron llevarlo a vivir a Estados Unidos, donde radicó hasta que le tocó ingresar a la universidad. La educación superior en ese país resultaba demasiado  cara, por lo que decidió regresar a Bolivia, específicamente a La Paz.

Aquí eligió la carrera de Administración de Empresas, hasta que lo invitaron a un casting para un programa de televisión. Fue elegido, pero el programa jamás se concretó. Sin embargo, a Luis se le metió el gusto por los medios de comunicación, así que se cambió de carrera y se inscribió a Comunicación Social en la Univalle.

“Todavía no sé si tomé la decisión adecuada”, dice desde Washington.

Regresó a Estados Unidos, después de iniciar sus armas en el periodismo en la Red PAT, donde lo contrató Mauricio Porras y trabajó con Eddy Luis Franco, Jenny Osinaga, Adriana  Gutiérrez, Hanalí Huaycho y otros periodistas a los que recuerda con cariño.

En el país del norte comenzó trabajando en una oficina de abogados, hasta que logró ingresar a Univisión, donde por un trabajo de investigación en Filipinas logró uno de sus primeros premios.

De ahí pasó a The Washington Post,  donde trabaja hasta ahora. Luis también fue parte de la BBC de Londres.

“Uno de mis sueños era trabajar en la BBC en Londres y lo hice, ahí te das cuenta que  todos, sin importar la nacionalidad, de donde vengas, somos iguales, que uno no es menos que otros”, afirma.

 Periodista en tiempos de coronavirus en EEUU

Ser parte del equipo de 53 periodistas que elaboró la serie de reportajes 2C: más allá del límite, que ganó el Pulitzer 2020 en la categoría Reportajes Explicativo, sacó  al periodista bolivianos Luis Velarde de su concentración en la cobertura periodística que le toca todos los días en esta época: el coronavirus.

Hasta hace un tiempo estuvo trabajando desde  su casa, a través de videoconferencias, mensajes en las redes sociales, pero llegado el momento, los insumos que lograba le fueron insuficientes, así que, como gran parte de los periodistas, decidió volver a la calles, a buscar los testimonios de la gente que está enfrentando la pandemia, contar sus historias para que los demás entiendan lo que está pasando.

Imágenes del reportaje  en serie y multimedia  2C: más allá del límite.

En su periódico lo aprovisionaron de mascarillas y guantes; él se compró unos lentes para proteger sus ojos, se armó de  alcohol en gel y todos los días cuida de no romper la distancia social que la OMS recomienda para prevenir el contagio.

“Tratamos de hacer entrevistas por Zoom  y otros medios remotos, pedimos a la gente que nos mande vídeos, mensajes, pero no se puede, tenemos que salir. El periodismo es hablar con la gente y contar sus historias, para que la gente pueda entender lo que está pasando. Cuando se está confinado en una casa se tiene que ser  creativo, y lo intentamos, pero no se puede, se tiene que salir”, afirma.

Su ritmo de trabajo es  intenso desde inicios de este año, cuando, en enero, cubrió las primarias de los Demócratas, el juicio político al presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el cierre Legislativo de ese país. “Parece que eso fue hace 10 años, pero fue hace unos meses. Pasaron muchas cosas”, dice en tono de asombro y broma.

La noticia del Pulitzer que recibió  casi al mediodía del lunes lo sacó unas horas de todo ese mundo, pero en la tarde ya estaba planificando su agenda para ayer (martes): ir a visitar y a hablar con personas que se recuperaron del Coronavirus y ver cómo andan los avances de la posible vacuna que desarrolla en un laboratorio. “Hay que mostrar a la gente lo que está pasando, mostrarle lo que tal vez no le llegó, para ayudarle a entender la enfermedad”, asegura.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

174
99