Desde hoy, el barbijo y estar a un metro de los demás rige la vida de los paceños

Los que vuelven hoy a trabajar sienten pánico a las aglomeraciones y al imaginarse que pueden llevar la enfermedad a sus casas. Un médico aconseja: “Que sea un pánico útil y sirva para cumplir las medidas de prevención”.
lunes, 1 de junio de 2020 · 00:30

Ivone Juárez  / La Paz 

Janneth es una de los tantos paceños que hoy, después de mantenerse casi dos meses en cuarentena  en su casa por el coronavirus, tiene que salir a trabajar. “Estoy asustada, nerviosa, tengo miedo de salir, contagiarme de la enfermedad y traerla a mi casa”, expresa. “Me siento como el primer día que fui a trabajar, con esa ansiedad, sin saber qué pasará”, añade.

Vive en la avenida Periférica de La Paz y su trabajo, en la administración pública,  queda en la zona central. Antes de la cuarentena hacía ese tramo en movilidad, pero ahora piensa hacerlo a pie. No quiere usar el transporte público.

“Saldré temprano y caminaré hasta mi trabajo. No van a cumplir con el distanciamiento físico y seguro que habrá aglomeraciones para tomar el minibús; prefiero caminar, porque con tanto pánico que siento, me puedo querer meter al minubús para llegar rápido a mi casa”, afirma.

Pese a todos esos sentimientos, está resignada a que tiene que volver al trabajo y retomar las actividades que realizaba antes de la pandemia, pero está firme con las medidas de prevención que cumplirá para protegerse de cualquier contagio.

 “Tengo que cuidarme, protegerme y proteger a mi familia. Tengo listo mi barbijo, el alcohol en gel y mis guantes. Estoy dejando en la puerta de mi casa una muda de ropa, para cuando  regrese, cambiarme de inmediato  hasta los zapatos. No tengo que traer la enfermedad a mi casa”.

Guadalupe, que trabaja en un colegio privado, también dice que irá a trabajar a pie. Tiene miedo al contacto con la gente y a las aglomeraciones. “Estoy nerviosa, ansiosa, es como volver a empezar”, dice al referirse a su estado de ánimo. “Lo que más cuidaré es no acercarme a las aglomeraciones y mantenerme a más de un metro de los demás”, dice.

La Alcaldía de La Paz emitió la Ley 414 que establece las medidas de bioseguridad que debe cumplir la población para prevenir la expansión del coronavirus (ver infografía) a partir de hoy con la flexibilización de la cuarentena. En la norma se indica que el uso del barbijo es obligatorio, igual que el mantener la distancia física de más de un metro.

El neumólogo Enrique Oropeza señala que el pánico que sienten Janneth y Guadalupe es normal después de la cuarentena de más de dos meses que cumplimos los bolivianos para contener a la Covid-19;  sin embargo, señala que ese pánico tiene que ser positivo e impulsarlas a cumplir con las medidas de prevención instruidas por las autoridades, sobre todo el uso del barbijo y el cumplimiento de la distancia física de más de un metro con los demás.

“Es normal que después de más de dos meses de encierro por la cuarentena las personas sientan pánico e inseguridad, pero ese pánico tiene que ser útil para no descuidar las medidas de bioseguridad, el protocolo que tenemos la obligación de cumplir”, dice.

“Ese pánico no puede llevarnos a cometer errores, como por ejemplo meternos a una aglomeración por conseguir transporte o hacernos olvidar que tenemos que ponernos un barbijo”, añade. 

El especialista que trabaja en el Hospital del Tórax sugiere a los paceños transformar la ansiedad y el pánico en la voluntad de contribuir a que todos cumplamos con el uso del barbijo y guardemos  la distancia física de más de un metro de los demás, fundamentalmente.

“No permitamos que el pánico nos lleve a disociar, a alejarnos de las personas; más bien, ayudemos a que los demás cumplan con las medidas de bioseguridad, sugiriendo, de manera amable, que, por ejemplo,  use barbijo el que no lo hace   y  guarde la distancia física”, indica.

Barbijo y la distancia de un metro

Pese a ese sentimiento de pánico que las domina al pensar que dejarán sus casas, donde se sentían seguras, protegidas del contagio del coronavirus, Janneth y Guadalupe tienen todos sus insumos de bioseguridad listos para salir a la calle hoy: barbijos, guantes y el alcohol en gel y, sobre todo,  la firmeza de mantenerse a más de un metro de distancia de los demás.

Igual de preparado está Juan José para protegerse de la posibilidad de un contagio. “Hay que cuidar de llevar siempre el barbijo, procurar no tocarlo con las manos; tener con uno el alcohol con gel y no acercarse a concentraciones de gente, ¿no?”, dice.

Sin embargo, no confía en que los demás cumplan con las recomendaciones que dieron las autoridades. 

“Es difícil que toda la gente cumpla, sobre todo en el transporte. La gente se aglomera para subir a la movilidad. ¿Se imaginan cómo será mañana (hoy)? porque habrá menos transporte. No cumplirán”, afirma.

Janneth considera que ni las autoridades lograrán que algunos paceños cumplan con las medidas de bioseguridad para frenar al coronavirus.

“Yo creo que la Policía tiene que ponerse muy estricta para hacer cumplir las medidas de bioseguridad porque hay personas que no lo aceptan, y no les importa ponerse en riesgo y ponernos en riesgo a los demás”, sostiene.

“Tiene que haber sanciones pero también mecanismos para hacerlas cumplir”, insiste.

En el caso del uso obligatorio de  la mascarilla, la comuna estableció una multa de 587 bolivianos o el cumplimiento de trabajos comunitarios contra los paceños que incumplan la determinación cuando estén fuera.

Sugieren horarios escalonados para no generar tumultos

El médico neumólogo Enrique Oropeza considera que el Ministerio de Trabajo y las autoridades correspondientes deben establecer horarios de trabajos escalonados y turnos en los centros laborales, esto con el fin de prevenir aglomeraciones de personas, primero en los puntos de espera del transporte público, en la calles y, segundo, en  las oficinas.

Oropeza añade que las empresas, tanto públicas como privadas, además de organizar horarios y echar mano del teletrabajo, para que “menos gente llegue a sus oficinas”, deben dotar de todo el material de bioseguridad necesario a sus empleados, más si éstos tienen contacto con el público.

“Desde hoy regresan al trabajo los empleados públicos, que están en constante contacto con el público, se debe considerar si es necesario  que todos estén en los mismos horarios, que todos estén en la oficina. Mientras más vacíos estén los espacios es menor la posibilidad de contacto”, dice.

Las personas que no usen barbijo  tendrán una multa.
Foto.Freddy Barragán / Página Siete

Oropeza añade que otro factor importante es que las empresas se preocupen por dotar de todos los equipos e insumos de bioseguridad que necesitan sus empleados para protegerse del contagio de la Covid- 19.

“Se debe dotar de todo los equipos e insumos de bioseguridad, considerando, por ejemplo, que un barbijo no puede se usado durante más cuatro horas. Es importante que las empresas tomen esto con gran responsabilidad porque descuidar la bioseguridad de sus empleados les puede generar problemas de descontento muy serios”, alerta el neumólogo.

El médico remarca que los trabajadores que desde hoy vuelven a sus puestos de trabajo estuvieron “encerrados” en sus hogares durante más de dos meses, pensando que era el único lugar donde podían estar a salvo de la enfermedad. “Hoy están afuera y son presas del pánico, están ansiosos y con el miedo de estar con otras personas  en medio de aglomeraciones”, dice.

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

Más de
76
4